Search
Close this search box.

Schoenstatt
Apostolic Movement

Karl Leisner: cuando la pasión y el amor determinan una vida

By: Claudia Brehm

El 23 de junio se cumple el 250 aniversario de la beatificación de Karl Leisner por parte del Papa Juan Pablo II en Berlín, durante su viaje a Alemania. ¿Quién era este hombre, el único diácono que fue ordenado sacerdote en un campo de concentración durante la Segunda Guerra Mundial, bajo el más estricto secreto, y cuya fuerza eran su Alianza de Amor con la Virgen y su pasión por Cristo?

 

Cristo – mi pasión

 

En cada vida es decisivo con quién me encuentro, dónde, y en qué momento. Este es también el caso de Karl. Nacido el 28 de febrero de 1915, ingresó al Movimiento de la Juventud Católica cuando era estudiante de secundaria. Allí, en 1925, conoció a un sacerdote que le causó una profunda impresión: el profesor de religión y deportes Walter Vinnenberg. Los ideales del profesor y las ideas del movimiento juvenil brindaron a Karl experiencias comunitarias con jóvenes, las vivencias de grandes viajes y el entusiasmo por la música y el canto. Encontró una relación íntima con las Sagradas Escrituras, la Misa y la Eucaristía. Hizo todo lo posible para que la juventud que dirigía se convirtiera en la juventud de Cristo y no cayera en la ideología del Tercer Reich. En su diario escribió: “Cristo – ¡Tú eres mi pasión!”. Convencido de querer ser sacerdote tras graduarse en el instituto en 1934, comenzó a estudiar teología en Münster.

El obispo de Münster, Clemens August, al percatarse rápidamente de las extraordinarias cualidades de Karl como animador de la juventud, confió al joven de solo 19 años el cargo de dirigente diocesano de la juventud. Esto suponía la responsabilidad de más de 30.000 muchachos de entre 10 y 14 años, en los que quería encender la pasión por Jesús con mucha alegría, empuje y dinamismo.

Durante el semestre que dejó la escuela en Friburgo y durante el siguiente servicio laboral obligatorio en el verano de 1936/1937 conoció a Elisabeth, la hija de la dueña del lugar que alquilaba para vivir. En este tiempo comenzaron duras luchas interiores: ¿sacerdocio o matrimonio y familia? La Pascua de 1938 confió a su diario: “Señor, te agradezco que me hayas enviado esta hermosa muchacha creyente a mi vida”. Finalmente, tras una dura lucha, decidió hacerse sacerdote y escribió a Elisabeth en su carta de despedida: “Te agradezco tu bondad y tu amor de hermana. Te debo mucho, y Cristo me ha encontrado en ti como nunca antes me había encontrado”.

Ordenado diácono el 25 de marzo de 1939, esperaba ser ordenado sacerdote unos meses más tarde. Pero de pronto le diagnosticaron una grave tuberculosis en los pulmones, que le obligó a ingresar en un sanatorio pulmonar para curarse.

 

Fue en ese hospital donde expresó una frase que le costaría caro: “Es una pena que no estuviera allí”, en relación con el intento de asesinato de Adolf Hitler por parte de Georg Elser el 8 de noviembre de 1939. Esto condujo a su detención, porque su compañero de habitación lo denunció. Tras varios períodos de detención en varias prisiones, finalmente fue enviado al campo de concentración de Dachau, al bloque de sacerdotes, donde vivían más de 2.700 sacerdotes de 23 naciones, entre ellos el fundador de Schoenstatt, Padre José Kentenich.

En marzo de 1942, su enfermedad pulmonar volvió a aflorar con potencia. Sabiendo que no le quedaba mucho tiempo de vida, las Sagradas Escrituras y la Eucaristía, guardadas en secreto, se convirtieron en un gran consuelo para el joven diácono. De acuerdo con su ideal de servir a los demás como sacerdote, acompañó espiritual y materialmente a sus compañeros de prisión a pesar de su enfermedad, llevando de contrabando hostias consagradas a los enfermos y a innumerables moribundos. Muchos relatan cómo animaba y deleitaba a los presos con la oración, la intercesión y el entretenimiento musical. Hasta 1942, se reunió con un grupo secreto de Schoenstatt fundado en el campo llamado “Victor in vinculis” – vencedores en cadenas-, en el que también estaban el P. Kentenich y el P. José Fischer. Tenía un profundo deseo de ser ordenado sacerdote, lo que parecía imposible, ya que no había ningún obispo entre los prisioneros. Pero ocurrió lo inesperado: en septiembre de 1944 el francés, obispo Gabriel Piguet de Clermont, llegó al campo de concentración de Dachau.

Se le presentó el deseo de Karl, y el obispo accedió a ordenarlo. Los preparativos para la celebración se hicieron rápidamente y en secreto: desde el campo se envió una carta al obispo de origen de Karl para pedirle permiso para ordenarlo, se fabricaron en secreto ornamentos e insignias episcopales con los materiales más sencillos, se crearon candelabros con latas de conserva. El domingo de Gaudete, el 17 de diciembre de 1944, el obispo Piguet ordenó en secreto al diácono gravemente enfermo en el bloque 26, con el riesgo de vida de todos los implicados. Numerosos sacerdotes presos de todo el mundo le impusieron las manos. Él mismo solo pudo participar en esta celebración con el máximo esfuerzo. Días después, el día de San Esteban, pudo celebrar la primera y única Santa Misa de su vida.

El 4 de mayo de 1945 fue liberado del campo de concentración. Pasó las últimas semanas en el sanatorio pulmonar de Planegg, cerca de Múnich. Sólo dos pensamientos le dominaban todavía: el amor y la expiación. Murió el 12 de agosto de 1945. Su última anotación en el diario, el 25 de julio de 1945, decía: “¡Bendice también, Altísimo, a mis enemigos!

 

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you