Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Movimiento Apostólico

Matrimonio Baumgartner: «seguir la ley de la puerta abierta»

By: Susi Mitter

El matrimonio Baumgartner, ambos médicos, pudieron vivenciar la escuela de amor del P. Kentenich, especialmente en lo referente a la crianza de los hijos. El P. Kentenich distinguía entre tres tipos de amor, que se convirtieron en una pauta para ambos: «El primero es el amor que abraza, que acepta, es decir, el niño se siente aceptado tal como es, se siente valorado con sus puntos fuertes y débiles. El segundo es el amor edificante. Se trata de descubrir lo que es grande en el niño. El tercero es el amor que perdona, el amor misericordioso. Cualquiera que tenga hijos en la pubertad sabe lo que significa. En esa edad se expresa con mucha fuerza y se puede explorar muy bien.

Hace unos años, a Helmut Baumgartner se le diagnosticó un tumor maligno, y al principio no estaba claro si ya se había formado metástasis. Describe esta larga fase de incertidumbre y espera del diagnóstico de la siguiente manera: «A través de mi relación con Dios, que aprendí a través del Padre Kentenich, experimenté tal paz que esto sigue siendo un regalo o una perla en mi vida. Cuando tenía controles, me encontraba con otras personas que tenían miedo de tener una recaída. Tengo que decir que siempre he vivido estas oportunidades para comprobar si sigo dispuesto a aceptar cuando la voluntad de Dios contradice mi deseo. Eso es algo que nunca habría experimentado sin el Padre Kentenich.

La familia Baumgartner continúa relatando: «Creemos que todo depende de estar seguros de que Dios tiene un plan de amor, y eso solo se puede hacer sintiendo siempre lo que Él quiere y mirando hacia atrás y recorrer lo sucedido. Vivimos en la conciencia de la gratitud. Hemos recibido mucho, y todavía queremos dar mucho a los demás».

 

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you

Un guía hacia la luz: Una experiencia con el P. Kentenich

Al final del artículo anterior, el P. Fleischlin relataba que experimentó al P. Kentenich tras su regreso del exilio, no tanto en encuentros personales, sino en las grandes conferencias y retiros. A continuación describe uno de esos encuentros que tuvo en noviembre de 1966 durante un retiro organizado por su comunidad.

Read More »