Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Movimiento Apostólico

Un guía hacia la luz: Una experiencia con el P. Kentenich

By: P. Josef Fleischlin

Para mí fue una experiencia inolvidable. Me había llevado mi grabadora que tenía de mi anterior trabajo. Tuve que sentarme bastante cerca del atril para poder colocar el micrófono y ahora pude vivirlo de cerca: este hombre, que hace unos 20 años todavía vestía ropas de preso y después tuvo que experimentar tanto sufrimiento por parte de la Iglesia, de hecho injusticia, ¡fue capaz de hablar del amor de Dios de esta manera! Eso me impresionó mucho. Y luego, la interpretación del Concilio, la conmovedora interpretación que la Iglesia hizo de la situación.

1966 fue el año posterior al Concilio. La Iglesia estaba atravesando un tremendo período de cambio. La gente pensaba: ¡Ahora todo va a cambiar! ¡Ahora las cosas avanzan! Y nosotros, que acabábamos de vivir el regreso del exilio del P. Kentenich, naturalmente esperábamos por varias razones: ahora todo será distinto y mejor.

Y luego, el Padre interpreta la situación, y para mí esa fue la primera orientación fundamental para el camino a seguir. Afirmó plenamente todo aquello por lo que luchaba el Concilio cuando dijo: Aggiornamento (adaptación al mundo de hoy), esa es la obra del Espíritu Santo. Pero luego también dijo: Sí, pero también debemos estar alerta, esta lucha por la renovación también puede convertirse en una adicción a la innovación. También puede ser mal utilizada por otro espíritu menos bueno. Esa fue realmente una orientación fundamental para mí.

Excursión a la montaña: a través de la niebla hacia la luz

Foto: Manohar Manu, unsplash

La forma en que nos interpretó la situación fue para mí la primera orientación fundamental para el resto del viaje. La forma en que lo hizo me dio una imagen básica: para mí, era como una excursión de montaña cuando empiezas en la niebla en el fondo del valle y subes por horas, esperando atravesar el mar de niebla hasta llegar a la luz. En un avión, por supuesto, puedes hacerlo en dos minutos. Pero en una excursión, cuando primero caminas a través de la niebla durante horas y luego llegas a la luz allí arriba y ves el cielo azul, el sol, el calor, la vista de las montañas, eso es otra cosa. Y para mí, esa fue la imagen básica que me conectó con el Padre Kentenich durante este retiro: Un hombre que está en la luz, que está allá arriba en la luz, en la visión divina, y desde allí trata de interpretar las conexiones para nosotros.

Un hombre que permanece en la luz

Sí, y luego volvimos a bajar a la niebla, y luego nos recogió de nuevo allí abajo, en la siguiente lectura, y pacientemente volvió a subir con nosotros, cada vez de nuevo… No se queda ahí de pie y nos dice: «Hola, es hermoso allá arriba, ¡vengan aquí también!» En lugar de eso, recorre el camino, camina con nosotros, nos lleva de la mano, por así decirlo, y recorre el camino hacia la luz con nosotros.

¡El hombre que está en la luz! Y creo que puedo decir que esta es todavía hoy una experiencia fundamental para mí, cuando hago una «lectura del Padre», como decimos aquí, es decir, cuando leo de los escritos del Padre Kentenich, y simplemente entro de nuevo en esta cosmovisión, en su profunda cosmovisión espiritual, y comparto su cosmovisión.

Un preso de un campo de concentración que puede hablar así del amor de Dios

De pronto comprendí mejor una palabra que leemos con tanta facilidad en la Biblia del Antiguo Testamento: El Dios de Abraham, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob. Sí, para mí Dios se hizo accesible como el Dios del Padre Kentenich.

Cuando alguien que ha pasado por el infierno de Dachau, que ha vivido tantos años de exilio, habla del amor de Dios y de la maravillosa guía de Dios en cada una de sus vidas, cualquiera que pueda hablar así de ello ha tenido realmente una experiencia de Dios en la que puedo confiar. Para nosotros, el Dios de Abraham es precisamente el Dios del Padre Kentenich. Lo experimentó, lo vivió y nos hace partícipes de su experiencia de Dios. Y quisiera decir simplemente que esto ha dado a mi vida sacerdotal estabilidad y orientación a lo largo de todos estos 50 años.

Luego vino un segundo retiro un año más tarde. Luego vinieron las grandes semanas de octubre y las conferencias de Navidad, donde continuó con esto y donde uno simplemente se asombraba de nuevo de la visión soberana con la que recogía los últimos acontecimientos de la Iglesia, pero también de la sociedad, y los abría desde esta dimensión espiritual.

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you