Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Apostolic Movement

Surgen preguntas sobre José Engling en Roma: Ocasión para conocerlo mejor

By: Heinrich Brehm

El 16 de mayo de 2022, la Dra. Alicja Kostka, miembro de la Federación de Mujeres de Schoenstatt, fue nombrada por el postulador general de los palotinos como vicepostuladora del proceso de beatificación de José Engling en Roma. Así, ha tomado el relevo del Padre Joachim Schmiedl, fallecido en diciembre de 2021 y que acompañó el proceso durante los últimos 20 años. En febrero de 2021, el Dicasterio para las Causas de los Santos planteó nuevas cuestiones, cuya aclaración es un requisito previo para que el proceso continúe con éxito. Responder a estas preguntas es una de las primeras tareas de la flamante vicepostuladora. Schoenstatt.de tuvo la oportunidad de dialogar con la Dra. Kostka.

Sra. Kostka, usted ha estado vinculada con José Engling por  años …

Sí, oí de él por primera vez como estudiante de teología en la Universidad Católica de Lublin, en el sur de Polonia, cuando me encontré con el Movimiento de Schoenstatt allí. Me ha emocionado especialmente el hecho de que José Engling sea de mi tierra natal, Warmia, ex-Prusia Oriental. El interés por mi compatriota creció rápidamente. Poco a poco esto se convirtió en una tarea: en 1997 asumí la responsabilidad de su casa natal en Prosity, Polonia. Esto me llevó a un examen más intenso de su vida, ya que veía cada vez más la necesidad de darlo a conocer en el entorno de su antiguo lugar de residencia, pero también en el Movimiento de Schoenstatt internacional, o de abrir su misión más profundamente y para hoy. Siguieron los talleres, las peregrinaciones y las publicaciones, y mi vida se conectó cada vez más con José.

Desde hace tiempo está en marcha el proceso de beatificación de José Engling. ¿Cuáles han sido las etapas de este proceso hasta ahora?

Surgen preguntas
Dr. Alicja Kostka (Foto: Brehm)

El proceso se abrió el 4 de octubre de 1952 en Tréveris, poco después de que el fundador de Schoenstatt tuviera que ir al exilio a Milwaukee. Después de la separación de la Obra de Schoenstatt de los palotinos en 1964, el proceso se suspendió al principio hasta que se retomó en el año 2000 gracias a un acuerdo entre los palotinos y el Movimiento de Schoenstatt. La responsabilidad es de la comunidad palotina, ya que José fue alumno en la casa de estudios palotina de Vallendar. En los años 2005 a 2008 se llevó a cabo en la diócesis de Tréveris un proceso llamado complementario para poder establecer su fama de santidad, que se selló con un Dekreto di Validità el 2 de abril de 2009. Desde 2013, el proceso se encuentra en la “fase romana». Tanto las cuestiones históricas como las teológicas han sido aclaradas por las comisiones correspondientes. La cuestión de la condición de soldado del candidato en el momento de su muerte debe examinarse individual y específicamente en cada caso. Durante mucho tiempo, esta cuestión fue un obstáculo que no se pudo superar. Sin embargo, mientras tanto, esta cuestión ya no es un obstáculo fundamental para la beatificación. En la primavera de 2021, el proceso estaba ya cerca de la conclusión de la primera fase, es decir, antes de la atribución del título: Venerabile, Siervo de Dios. Por lo tanto, las nuevas preguntas planteadas en la primavera de 2021 son sorprendentes en cierto sentido.

¿Qué preguntas ha planteado de nuevo el dicasterio para la beatificación?

Las preguntas están relacionadas con el manejo de las dificultades de José de su carácter. Entre ellas, su lucha contra los cambios de humor. Engling era propenso a la melancolía y a menudo tenía que despertarse de la inercia. Los cardenales quieren aclarar si asumió la lucha contra esta debilidad de carácter por motivos religiosos o por motivos humanos, puramente volitivos, incluso por una cierta obstinación.

En segundo lugar, los cardenales se preguntan si una personalidad con tendencia a las «adicciones ligeras» (entre otras cosas, su tendencia a jugar a las cartas) puede ser presentada a los jóvenes como un modelo a seguir.

Además, se trata del cumplimiento de sus deberes en el marco del servicio militar. Le preguntaron si, efectivamente, siempre había cumplido con sus deberes como un soldado y había seguido las órdenes. El hecho de que -según parece- no siempre prestara atención a su apariencia es la fuente de las dudas de quienes emiten juicios. Y, por último, todavía no es posible determinar con claridad si José Engling mató o no a alguien en el transcurso de su servicio militar. Todas estas cuestiones culminan en la pregunta general de si su persona podría tener alguna relevancia para la juventud de hoy.

 

Portada del libro «Josef Engling, intercesor en el camino de Santidad – Testimonios»

¿Cómo se evalúan estas cuestiones? ¿Se puede responder a ellas de forma satisfactoria? ¿Y qué observaciones tiene usted ante este cuestionamiento de la persona de Engling?

Me parece que deberíamos ver estas preguntas como una oportunidad para descubrir a José Engling más profundamente y también de nuevo. Quizás sea precisamente la juventud de hoy la que está esperando un modelo de conducta así. Para mí, en todo caso, las preguntas son una ocasión para profundizar en este importante cofundador de Schoenstatt. Puede que tengamos que tratar con él de nuevo. Ya una primera preocupación por las preguntas me convenció de que su vida es un ejemplo de cómo se puede hacer frente a los defectos del propio carácter y -en la alianza de amor con María- superarlos finalmente. El desarrollo consciente y religiosamente motivado de la personalidad de la mano de Dios y de la Virgen que se puede observar en su vida, puede ser un ejemplo valioso especialmente con el esfuerzo visible para los jóvenes. Le motivaba el amor, especialmente el amor a María. A partir de este amor tuvo la fuerza de admitir primero sus debilidades, luego de afrontarlas y finalmente de superarlas. Muchos schoenstattianos y amigos de José Engling están familiarizados con la palabra clave «Remonville». Aquí José muestra cómo puede levantarse de la derrota para empezar de nuevo, en un entorno extremadamente desfavorable y en las difíciles circunstancias de la guerra. Este ejemplo se convirtió en una ayuda para muchas personas de diferentes generaciones. Los jóvenes de hoy, en particular (pero no solo ellos), se enfrentan a diversas experiencias y peligros de adicción.

También en la cuestión de cómo se enfrenta a sus cambios de humor, que aborda de forma bastante consciente, es evidente que José Engling encontró una forma original en el sentido de la autoeducación para desafiar conscientemente estos cambios, y esto siendo muy joven. Lo hizo, como en la superación de otras dificultades, en íntima unión con la Virgen María, confiando en su ayuda, pero mucho más por ella y por la naciente Obra de Schoenstatt como nueva comunidad espiritual, como un despertar divino que pudo experimentar con todos sus sentidos.

Y la pregunta, ¿disparó y mató alguna vez?

Cristo Jesus llama a José Engling (Foto: Kostka)

Esta pregunta sólo puede responderse a partir de la totalidad de su vida y de lo que él mismo dejó escrito. Hizo el servicio militar conscientemente como miembro de la Congregación Mariana. Se preparó a sí mismo y a compañeros de la Congregación interiormente para este momento. Quería utilizar conscientemente este tiempo tan desafiante, incluso extremadamente peligroso, para crecer en santidad. Ese era su objetivo. Nunca se ha echado atrás en esto, al contrario. Constantemente se evalúa sí mismo y midiéndose con su objetivo. Este era su principal horizonte. Y, además, no era un fin en sí mismo. Para él era la manera de ayudar a construir Schoenstatt. En sus diarios podemos leer cómo surgieron los primeros grupos. En sus notas no se menciona si alguna vez disparó deliberadamente a una persona. Para alguien que registra otras experiencias con tanto detalle y de forma tan «delicada» en su diario, la ausencia de cualquier indicación de implicación moral en el asesinato de un ser humano, aunque sea un enemigo, es también una indicación, una confirmación.

En mi opinión, esta pregunta solo puede responderse a partir de la totalidad de su actitud, su práctica espiritual, sus declaraciones y las de los testigos contemporáneos. Aquí, como ya se ha indicado, su  conciencia responsable debe guiar la respuesta. José pidió voluntariamente la penitencia a su padre espiritual, José Kentenich, por una falta menor. Se confesaba con frecuencia y siempre que podía recibía la Sagrada Comunión, que era “muy santa» para él. Toda su vida trató de vivir a un nivel espiritual muy alto. En este contexto, es difícil imaginar que nunca hubiera registrado nada sobre una experiencia como el asesinato de un ser humano. Cuando escribe sobre sacar a los muertos o heridos del campo de batalla y hacerlo voluntariamente, lo hace con una alta sensibilidad religiosa y humana, de hecho de calidad. Eso también habría que tenerlo en cuenta en esta cuestión.

¿Y cómo ve la cuestión general de si puede ser un modelo para la juventud?

Para mí, hay tres puntos clave aquí, que me gustaría nombrar así: «crecimiento en la cercanía a Dios»; «mística en la vida cotidiana» y «cristiano del futuro».

Es precisamente en los últimos meses de su vida cuando observamos en José Engling una unión palpable con Dios. El 3 de junio de 1918 ofreció su vida a la Virgen por los objetivos que ella tenía en mente para Schoenstatt. En el tiempo siguiente vivió conscientemente de esta consagración. En las crueles circunstancias de la guerra nos muestra cómo, como cristiano, uno puede mantener, incluso desarrollar su vida religiosa y espiritual en circunstancias militares extremas. La guerra en Ucrania nos ilustra a grandes rasgos su vida cotidiana. Un joven que quiere ser sacerdote, escritor y misionero, se convierte en soldado de la noche a la mañana -porque estalla la guerra- sin haberlo pretendido nunca. Es admirable cómo afronta estas circunstancias de la vida que no ha elegido voluntariamente.

Puede ser un modelo en muchos sentidos: en el desarrollo coherente de su personalidad, en la estructuración de su jornada incluso en circunstancias adversas, en la creatividad y coherencia de su compromiso misionero con la fe, … Puede ser un modelo para los jóvenes que se comprometen a construir comunidades espirituales, para las personas que quieren implicarse en la construcción de la Iglesia local y también para las personas que quieren asumir o han asumido responsabilidades de liderazgo.

Su amor por María llegó muy lejos: también esto debe ser explorado de nuevo. En esto, la unidad con el amor de Cristo, que distinguió su amor a María, es particularmente evidente. También vería en José Engling un ejemplo de una persona muy bien conectada en el sentido de los profundos lazos: con su familia, con sus padres y hermanos, con sus colegas y en su responsabilidad por ellos; con sus maestros y con su padre espiritual, que fue su guía, con una conducción en la libertad.

Tengo la impresión de que nos enfrentamos al reto de dar una nueva mirada a José Engling. Y tal vez las preguntas planteadas sean -desde un punto de vista providencial- un incentivo para hacerlo.

 

Datos de la Dra. Alicja Kostka

– Miembro de la Federación de Mujeres de Schoenstatt.
– 2006: Doctorado en Teología Moral en la Universidad Católica de Lublin sobre la imagen de la mujer en el Padre José Kentenich.
– 2008-2020: Profesora en el Seminario de San Lamberto, Lantershofen.
– 2019: Estudios para postuladores en la Pontificia Università Urbaniana, Vaticano.
– 2022: Estudios de archivística en la Escuela de Archivística, Paleografía y Diplomática del Vaticano.
– Desde 2020: Miembro del Grupo Internacional de Investigación en la Causa Kentenich.
– Consultora en el consejo asesor del proceso de beatificación de Franz Reinisch.

Share

with your loved ones

WhatsApp
Facebook
X
Print
Email