Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Apostolic Movement

¡La Madre se encargará! Seamos milagros de confianza.

By: Hna. M. Ana Paula Ramos Hyppólito

Celebramos el cumpleaños del Padre José Kentenich, nuestro Padre fundador. ¿Qué significa para nosotros su vida y su nacimiento? ¿Y qué significa precisamente en los tiempos que vivimos?

Esta pregunta puede tener varias interpretaciones y respuestas según las experiencias personales, pero nosotros lo sabemos: la vida del Padre Kentenich fue un continuo confiar, abandonarse a la acción de la Virgen, ¡totalmente en la fe!

Palabras del Padre Kentenich

Sus palabras en el Congreso para la Liga Apostólica de Mujeres en 1945 (al final de la Segunda Guerra Mundial) son un indicador muy preciso. Habla justamente para hoy y, como profeta, nos indica la dirección correcta para la situación en la que vivimos. Tal vez Dios nos lo quiere decir ahora, a través de nuestro Padre y Fundador:

«Creo que no debo concluir sin abordar la aflicción que arde en nuestra alma: necesidades de vida, necesidades económicas y necesidades en el ámbito de la salud. Podemos parecer vitales por fuera, pero las necesidades básicas se perciben en nosotros. Los que conocen un poco la situación económica de la gente saben que probablemente estamos en camino de una gran hambruna y que podemos esperar epidemias”.

“Ante este escenario, naturalmente tendemos a asustarnos y a estremecernos. Permitidme que recuerde las palabras de la Sagrada Escritura que tanto resuenan en nuestra alma: ‘Buscad primero el reino de Dios y su justicia, y todo lo demás se os dará por añadidura’ (Mt 6,33). Buscamos el Reino de Dios, el Reino de Schoenstatt en el camino que siempre se nos ha presentado. Todas queremos esforzarnos por ser auténticas hijas de Schoenstatt. Todo lo demás se nos dará por añadidura, también lo necesario para comer y beber”.

¿Saben cómo podemos gestionar la crisis económica? Uno de los medios económicos más importantes es y sigue siendo la entrega total a Dios. Esta entrega nos protege y preserva de toda necesidad, o mejor dicho, nos ayuda a salir victoriosos de toda crisis. La Virgen no es solo la Madre de la Gracia, sino también la Madre del Pan, la Madre del Hogar”.

confianza
Google images

“Siendo una familia, debemos superar juntos las crisis y las preocupaciones económicas y, en la medida de lo posible, compartir el pan de forma más consciente. Que María sea nuestra Madre del Pan, nuestra Madre del Hogar. ¡Cuántos de nosotros hoy en día ya no tenemos un hogar concreto! ¿Quién debería darnos un hogar de nuevo, un hogar concreto? ¡La Mater! Cuántas veces utilizamos esta frase en la cárcel, en el campo de concentración, en el búnker [1] y en otros lugares: ‘La Madre cuidará’”.

“Como Madre de la Gracia, se encargará de que nos convirtamos en nuevas personalidades, en una nueva comunidad. Como Madre del Pan, cuidará de mis necesidades físicas y de mi salud. Como madre del hogar, se ocupará de los demás asuntos. Así que espero con gran tranquilidad las preocupaciones y dificultades. Si hay que esperar decenas de veces a la muerte y probar la eficacia de la expresión Mhc, Mater habebit curam, la Madre cuidará perfectamente. Cómo debemos convencernos ahora cuando la mencionamos para superar la crisis del pan, las crisis de la vida, la crisis de la salud, la crisis del refugio. Sí, realmente, se ha demostrado cuando decimos Mhc.  Así ha sido siempre, así sigue siendo hoy, y así seguirá siendo hasta el final de nuestra vida: ¡Mater habebit curam

Milagros de confianza

Con estas palabras, nuestro Padre fundador nos anima a ser milagros de confianza y a buscar ante todo el Reino de Dios, poniendo de nuestra parte, siguiendo trabajando en la formación de nuestra personalidad, en nuestra autoeducación. Si hacemos esto, María nos dará todo lo que realmente necesitamos. Lo principal es que sigamos propagando su nombre y el de su Hijo Jesús. Si buscamos lo esencial, Dios nos dará todo lo que necesitamos y será mucho más generoso de lo que podemos esperar, incluso cumpliendo nuestros deseos.

No concentremos nuestra atención, nuestras preocupaciones y nuestras conversaciones en asuntos que nos distraen de lo esencial. Sí, tenemos que tomar medidas prudentes con respecto al cuidado de la salud, las cuestiones financieras, etc., pero el centro de nuestras ocupaciones debe ser cómo hacer que María sea conocida, amada y alabada. Ella misma se encargará del resto. Si la cuidamos, ella nos cuida. Nada sin nosotros, nada sin ti.

 

1 Búnker: Estructura fortificada o reducto, parcial o totalmente construido bajo tierra, hecho para resistir los proyectiles de guerra. Construido originalmente como refugio de guerra. En la cita del P. Kentenich, se refiere al búnker como una prisión, es decir, el lugar donde fue encarcelado: «El 20 de septiembre de 1941, tras un interrogatorio, el P. Kentenich fue detenido por la Gestapo en Coblenza. Al principio fue detenido en el sótano del cuartel de la Gestapo en una celda oscura, donde permaneció durante cuatro semanas» (Engelbert Monnerjahn. Una vida para la Iglesia).

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you