Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Apostolic Movement

Jesús se muda aquí

By: Hna. M. Monika März

Primeros pasos en la pastoral de la ciudad

«Esta fue la primera vez en mi vida que hablé con una monja»,

expresa una empleada de Welthungerhilfe, institución alemana dedicada a luchar contra el hambre y la pobreza en el mundo. Se encontraba con su stand en la zona peatonal de Kempten, en Baviera, desde hace una semana.

Mi nuevo lugar de residencia es Schoenstatt auf’m Berg, (en español: Schoenstatt en la montaña), cerca de Memhölz, también en Bavaria, y mi comunidad me hace posible que vaya una o dos veces por semana a la ciudad, a la zona peatonal, a misionar.

Muchos me reconocen como hermana o religiosa, muchos me saludan conscientemente “¡Hola!», o “¿Cómo le va?” Pero otros miran hacia otro lado, ignoran, pasan de largo. Pero estoy segura de que todos los que me ven en medio de la ciudad se acuerdan de pronto de Dios. Y esa es justamente la cuestión.

Pastoral de la ciudad: nada nuevo

Si bien la pastoral de la ciudad no es nada nuevo, no es algo cotidiano para nosotras las Hermanas de María en Alemania.

«Jesús se muda aquí»

Durante los primeros intentos, a finales de abril, me concentré en los puntos de partida del trabajo pastoral en la ciudad. Kempten tiene 70.000 habitantes, y 2 kilómetros de zona peatonal.

  • Allí encuentro la cafetería oficial del Citypastoral con su equipo,
  • allí visito la pizarra de Caritas-Tafel, que está totalmente sobrecargada en este momento,
  • Registro la basílica al principio y en la iglesia protestante al final de la zona peatonal,
  • La «Iglesia para todos» (muy al exterior) resulta ser un mero edificio residencial y de trabajo,
  • Me encuentro con un escaparate de lo más original «Jesús se muda aquí», voy al primer piso, encuentro a jóvenes simpáticos y activos que acaban de renovar una sala para celebrar aquí el culto, etc. (Freikirche -iglesia independiente del Estado-).

Citypastoral: ¿cómo funciona la Iglesia en salida?

Jesus Moves

Relato 1

En la plaza frente a la iglesia protestante, muchas personas disfrutan del sol. Miro a mi alrededor y estudio las dos vitrinas. Una joven sentada frente a ellas me hace sitio. Inmediatamente se desarrolla una conversación, al principio algo trivial. Me pregunta si he leído la frase (bíblica) que hay a la entrada de la iglesia.  «¡Sí!» «Tú también eres creyente.» Le comento lo que pienso de las parábolas en la Biblia. Respondo positivamente, enumero algunas -pero ella se inclina por el Apocalipsis- y lo dejo así.

Habla de la profecía y de que el reino de Dios viene ahora y ya está presente entre nosotros. Se reúne a menudo en grupo, el líder de su reunión fue elegido por Dios, no se eligió a sí mismo.

Cuando le explico que estoy involucrada en la pastoral de la ciudad y que simplemente quiero hacer presente a Dios en la ciudad, me dice: «Sí, la Biblia dice: Nosotros también somos templos de Dios. Así podemos poner a la gente en contacto con Dios». Me pide mi número de teléfono y le doy mi dirección de correo electrónico.

Relato 2

En el Día de la Movilidad, dedicado a mejorar la circulación de quienes usan sillas de rueda o bicicleta, hay mucho que hacer en la ciudad. Me encuentro con un puesto de bicicletas con cuadros de madera, ¡muy poco habitual! Así que entablo una conversación con la mujer que está allí. Dice que el fabricante es una persona muy creativa. En este momento, dirijo la conversación hacia los carismas, los talentos, etc. La Sra. X. me cuenta algo sobre su familia -sobre su hijo y su hija- y que nunca obligó a sus hijos a hacer nada, ellos podían elegir según su carisma. «¿Y cuál es su regalo especial?», pregunto. Por el momento se siente abrumada, pero quiere pensar en ello.  Más adelante en la conversación dice que cree que su sensibilidad es algo específico de su ser. Podría utilizarlo para ayudar a su familia y a otras personas.

Relato 3

Cuando llego a la plaza del ayuntamiento, veo a un par de hombres sentados en las escaleras. De repente, uno de ellos me saluda amistosamente. Como también tienen botellas a su lado, no sé realmente – si ahora debería tratar con borrachos. Pero no, no es el caso. Me dice que acaban de terminar su trabajo (sábado, a las 15:30). Me agradece la agradable conversación del otro día en la ciudad, cuando me había dado indicaciones sobre la ciudad. Le doy las gracias de nuevo y le explico que no sabía muy bien cómo llegar y que me alegro mucho de que existan los navegadores por satélite y los GPS. – «¿Y quién es su navegador por satélite y su GPS? Ese es el Salvador, ¿no?» «Oh», digo, «sí, podría ser cierto».  «Debes estar muy cerca del Salvador, ¡yo no lo estoy!» «¡No puedo creerlo!» «¡Sí, soy demasiado descarado!» «No importa, no tienes que ser buenito o perfecto, ¡eso no es lo que importa al final.»

Una experiencia hermosa

Es maravilloso experimentar que la Mater va conmigo desde el santuario a la ciudad, y que puede trabajar de la misma manera desde el santuario del corazón.

No pocas veces nuestro broche de la MTA es también un puente para esto. Muchas personas se fijan en él y al menos lo reconocen como un signo religioso.

Incluso más que antes, pasajes sorprendentes de nuestras oraciones diarias siguen viniendo a mis labios durante este apostolado:

«Seamos apóstoles de tu amor en medio del mundo». – «Deja que el mundo vea tu acción…»  (Hacia el Padre)

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you

Se acabó la electricidad en Mutumba y cientos de personas se quedan sin hogar

Un corrimiento de tierras sacudió los terrenos del Centro de Schoenstatt en Mutumba, Burundi, África. 2.485 personas de la región se han quedado sin hogar y sin electricidad. Las Hermanas de Schoenstatt, comprometidas con la dignidad de las familias en la región, están necesitadas de ayuda para recuperar la turbina perdida y ayudar a las familias en situaciones tan complicadas.

Read More »

Cuidar al enfermo cuidando las relaciones – ¡Con los ojos de María!

Hermana de María y médica, la Hna. M. Teresa Olivares, de Chile, habla sobre lo que caracteriza a los profesionales de la salud schoenstattianos en su misión de vivir la Alianza de Amor en el cuidado de los pacientes. Y en esta Jornada Mundial del Enfermo, relaciona el día a día de los enfermos con el 31 de Mayo: una misión “muy actual” y desafiante.

Read More »