Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Apostolic Movement

Investidura de las Hermanas de María en Schoenstatt, Alemania

By: Hermana Antje-Maria Wunderwald

¡Que mi vida sea un gran Magnificat!

Investidura

 

“Desde el momento en que entregué todas mis inseguridades y di el primer paso para responder a la llamada de Dios, fue como si ya no me faltara nada. Todo lo que antes me preocupaba, ahora me traía paz interior y una gran alegría interna… porque estaba haciendo la voluntad de Dios”. Así describió Thálita, de Brasil, su experiencia en el camino que la llevó a tomar la decisión de unirse a la comunidad de las Hermanas de María de Schoenstatt.

Es una de las ocho novicias de seis países diferentes -Australia, Brasil, Chile, Alemania, Austria y Vietnam- que recibieron el vestido de las Hermanas de María de Schoenstatt en la Fiesta de Cristo Rey en la Iglesia de la Adoración del Monte Schoenstatt.

Con la alegría cerca y lejos

En los días previos a la investidura, viajaron hasta aquí familiares y conocidos. Entre ellos había grupos de jóvenes de varios países como Brasil, Chile, España, Portugal… Todos ellos aprovecharon la oportunidad para conocer el lugar de gracias de Schoenstatt e inspirarse para el día de la fiesta con un rico programa. Para otros, debido a la gran distancia o a la pandemia, la participación en persona no fue posible. Por ello, más personas de lo habitual aprovecharon la oportunidad de ver a través de Schoenstatt TV. De este modo, muchas personas vivieron el día de la investidura como una celebración especialmente internacional.

Una preparación familiar para el día de la fiesta

Preparacion

Vigilia

 

Vigilia 2

Se ha convertido en una hermosa costumbre de la rama femenina y la rama masculina de Schoenstatt de Alemania preparar un programa la noche anterior a la investidura para las familias de los novicios y para todos los invitados de las novicias. Los jóvenes de varios países participaron con piezas musicales. El lema que las novicias eligieron para su investidura, “¡Que mi vida sea un gran Magnificat!”, fue el tema de esta celebración en la vigilia del gran día.

El punto álgido de la velada fueron los vídeos en los que las novicias respondían a las preguntas que los amigos y reativos les plantean durante estos días. “En el contexto de nuestro tiempo, ¿cómo puede alguien elegir un camino así? ” – “¿Cuáles fueron las reacciones a su decisión de convertirse en Hermana de María? ” – “¿Qué fue lo más difícil de renunciar para ti, y qué ha sido lo más hermoso de este camino? ” – “¿Qué deseas para tus invitados? ”

Las aportaciones unieron a todos, aumentaron la anticipación y acrecentaron la expectativa por el día de fiesta. La velada, de carácter familiar, terminó con una oración común y la bendición sacerdotal.

En alegre espera de la Investidura

Investidur

Cualquiera que caminara por el Monte Schoenstatt a la mañana siguiente, en la Fiesta de Cristo Rey, podía sentir que algo especial estaba a punto de suceder. Los estandartes de la Iglesia, grandes y pequeños, los ramos blancos de novia y, sobre todo, los rostros alegres y en espera anticipada lo indicaban. A las 11:30 de la mañana llegó el ansiado momento: Las novicias vestidas de blanco entraron en la Iglesia de la Adoración al son de las campanas. Esta experiencia también fue muy conmovedora para los muchos que estaban viendo a través de Schoenstatt TV. Un participante de Brasil escribió en el chat: “Me siento como si estuviera en el cielo. ”

El Padre Bernd Biberger, Director General de las Hermanas de María de Schoenstatt, dio la bienvenida a todos los invitados, entre los que se encontraban los párrocos de las parroquias a las que pertenecían las novicias, los directores de las vocaciones de las novicias, así como sacerdotes de las comunidades sacerdotales de Schoenstatt. Con cantos festivos en varios idiomas que correspondían a la ocasión y al lema del día, el coro de las Hermanas de María de Schoenstatt preparó la liturgia para la santa misa.

¡Que mi vida sea un gran Magnificat!

En su homilía, el padre Biberger, que presidió la celebración, interpretó el lema de las novicias. Describió el Magnificat como el canto de alabanza de la Santísima Virgen María en cuatro aspectos: La Santísima Virgen María alaba las maravillas de Dios en su propia vida, sus maravillas en las vidas de otros que están en peligro y tienen gran necesidad de ayuda, sus maravillas en su nación, y sus maravillas en el mundo entero. “¡Que mi vida sea un gran Magnificat! “Las novicias no sólo quieren cantar el Magnificat de la Madre de Dios, sino que quieren dar testimonio del Magnificat de la Santísima Madre a través de sus vidas. Así como la vida de la Santísima Virgen María es un testimonio de cómo Dios hace maravillas, también sus vidas deben ser un testimonio de las obras salvadoras de Dios. La expresión externa de esto es el vestido de las hermanas que recibirán más tarde. Pero las novicias también quieren dar su lema a todos los que participan en esta celebración, porque: “Si nuestra vida es un gran Magnificat, entonces nos convertimos en testigos del amor de Dios, que no está lejos de nosotros, sino que está cerca de todo el que se dirige a él. ”

Llamada con un nuevo nombre

Hemma Strutz, Austria                                                  Hermana M. Hemma

Tran, Thi Phuong Lan, Vietnam                                 Hermana M. Celine

Rebekka Eppler, Alemania                                           Hermana M. Augustina

Nguyen, thi Yen, Vietnam                                             Hermana M. Jany

Olivia Lukaszewicz, Australia                                    Hermana M. Olivia

Larissa Rodriguez Ferreira, Brasil                           Hermana M. Larissa

Thálita Siqueira de Oliveira, Brasil                         Hermana M. Thálita

Marcela Arismendi Sandoval, Chile                       Hermana María Isabel

Con las letanías de Loreto, nos dirigimos a la Santísima Virgen María. Luego las novicias pidieron el vestido de las Hermanas de María de Schoenstatt. El Padre Biberger presentó a cada una individualmente el vestido de una Hermana de María, signo de su elección y misión mariana, el cinturón como signo de pureza y fidelidad a Cristo, el velo como expresión de su amor virginal y entrega a Cristo, la medalla como signo de su unión con Jesús y María, así como una vela encendida que simboliza a Cristo nuestra Luz. A continuación, las novicias abandonaron la iglesia. Cantos y meditaciones ayudaron a los fieles a revivir el acontecimiento y a profundizar en el simbolismo de la ceremonia.

Magnificat

Finalmente, llegó el momento tan esperado: Mientras resonaba el Magnificat, las novicias entraron en la iglesia vestidas de Hermana de María de Schoenstatt, ¡irradiando felicidad! La alegría estalló entre los invitados a la fiesta con poderosos y espontáneos aplausos.

Luego, con el Credo, confesamos nuestra fe en la Santísima Trinidad. Las novicias leyeron las oraciones de los fieles en sus lenguas maternas.

Al final de la impresionante y festiva Santa Misa, las novicias renovaron su alianza de amor con la Virgen delante de su imagen y la saludaron con un himno mariano.

Después hubo una sorpresa especial, también para las novicias: El Padre Biberger contó que las novicias habían escrito una carta al Santo Padre pidiéndole que rezara por ellas. A través de Monseñor Cona, Secretario de Estado, el Papa Francisco había respondido a su carta y había impartido su bendición apostólica a las novicias y a sus familias, hermanas y conocidos.

Tras la bendición final, se entonó de nuevo el “Magnificat”, y entonces comenzó la celebración familiar y alegre de las novicias en el círculo de sus familiares e invitados de la fiesta.

De todo el mundo Alegría y Promesas de Oración

No es de extrañar que las felicitaciones llegaran de todo el mundo por un curso de noviciado tan internacional. Se renovó la conciencia de que es una gracia y hay una gran riqueza en pertenecer a una comunidad internacional. Aquí siguen algunos ecos:

“¡Que la Madre de Dios bendiga a estas nuevas Hermanas y las cuide como cuidó a su Hijo Jesús! ¡Felicitaciones de corazón por su decisión de esta hermosa vocación! “

“¡Damos gracias a Dios por el don de la vocación de cada novicia! “

“Me alegro mucho por los novicias. ¡Todos los que pertenecemos a las ramas juveniles de Schoenstatt nos alegramos por estas vocaciones! “

“Que haya muchas más vocaciones, también de mi familia. Estoy muy feliz por este maravilloso día.”

“¡Qué orgullosa estoy de que mi sobrina sea ahora una Hermana! “

“El cielo se alegra por las nuevas Hermanas de María, por su “sí” a Jesús y por su empeño en hacer presente a la Santísima Virgen María en este mundo. ¡El mundo necesita auténticos testigos de la vida consagrada! “

“Que toda la Iglesia de Dios sea bendecida con las gracias de este día para que más personas se consagren enteramente a Cristo y a la Madre de Dios. “

Consagracion

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you