La foto muestra el hermoso y apacible Santuario de Sión, de los Padres de Schoenstatt, en la margen derecha del Vístula, cerca de Varsovia. Desde aquí hasta el lugar de origen de Schoenstatt, Vallendar, en Alemania, hay solo 1130 km. Desde este santuario hasta Kiev, en Ucrania, hay solo 770 km. A vuelo de pájaro, solo hay 215 km. hasta la frontera polaco-ucraniana. ¡Un salto de gato!

Actualmente hay 700.000 refugiados de Ucrania en Polonia

Desde la semana pasada, toda nuestra vida se mueve a un ritmo completamente diferente. Trabajamos, organizamos, planificamos. Pero ante la guerra y la amenaza, tenemos que vivir aquí y ahora. Como Familia de Schoenstatt lo hacemos según nuestro lema del año: «Aquí y ahora – alegres, fuertes y confiados en Dios». Ya antes del estallido de la guerra se nos ha puesto a prueba.
La semana pasada, Polonia acogió a más de 700.000 refugiados de Ucrania. Se trata de una situación sin precedentes. La gente cruza nuestra frontera y es bienvenida y nosotros abrimos nuestras casas y nuestros corazones. No hay cuotas para los refugiados. ¿Cuántos podremos aceptar? Muchos de ellos quieren quedarse cerca de la frontera, con la esperanza de volver pronto a su país de origen. Otros planean establecerse permanentemente en Polonia porque un miembro de la familia ya trabaja y vive aquí. Y también hay muchos que quieren seguir viajando hacia donde se encuentran sus seres queridos.

Historias angustiosas de huida

refugiadosLas historias de huida de Ucrania son sorprendentes y deprimentes. Escuché la historia de una madre que huyó con su hija de seis años. La propia madre está embarazada de cinco meses. Caminó 15 kilómetros, de noche y con mucho frío. El marido se quedó a luchar. Y hay muchas historias de este tipo.
En la frontera, hay puntos de recepción especiales donde se acoge a los refugiados. Un té caliente, una comida, un descanso, y a seguir adelante. Algunos son recogidos por sus amigos polacos, otros son conducidos a diferentes lugares de Polonia de forma gratuita. Un amigo mío que dirige varios negocios ha montado un campamento en la frontera, donde sirve salchichas y filetes calientes a los refugiados. Cuenta con la ayuda de voluntarios. «Aquí y ahora…»

El gobierno polaco, la Iglesia y el Movimiento de Schoenstatt están ayudando.

Las Hermanas de María de Schoenstatt ya han hecho sitio en sus casas para las personas que necesitan alojamiento. Los primeros refugiados ya están viviendo en en algunas de sus casas. Los Padres de Schoenstatt estamos recibiendo a los primeros visitantes. Queremos recibirlos organizadamente. Un lugar caliente en una habitación y algo para comer son algunas de las cosas que necesitan las personas que solo pudieron llevarse lo más esencial cuando huyeron de la guerra. Por eso, para poder ayudar eficazmente necesitamos ropa de vestir, ropa de cama y mucho más. ¿Por cuánto tiempo? Es difícil decir cuánto tiempo permanecerá la gente en nuestros hogares.

Apoyo

Desde nuestro «Santuario de la Fidelidad» transmitimos una Santa Misa diaria a las 19 horas, rezando por las personas necesitadas y pidiendo la paz para el mundo. Si pudiera apoyar nuestros esfuerzos con sus oraciones, le estaríamos muy agradecidos.
Si quiere apoyar económicamente nuestra asistencia a los refugiados, le agradeceríamos mucho efectuar un donativo a la cuenta de los Padres de Schoenstatt en Polonia (ver abajo).
Les saludo desde nuestro santuario con el espíritu de la PAZ.
Padre Arkadiusz Sosna

Cuentas de donaciones
● Para donaciones a los Padres de Schoenstatt en Polonia:
Cuenta: IBAN: PL04 1600 1462 1813 6457 5000 0002
BIC/SWIFT: PPABPLPK
Nota UCRANIA
● Para donaciones a las Hermanas de María de Schoenstatt (a través de la central en Alemania).
IBAN: DE52 7509 0300 0002 1772 26
BIC: GENODEF1M05
Nota UCRANIA

FOTOS:

Santuario de los Padres de Schoenstatt en Jozefow, Varsovia, Polonia (Foto: Sosna)

Refugiados de Ucrania en la frontera com Polonia (Foto: privada)