Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Movimiento Apostólico

Entrevista con una mujer que afirma la vida

By: Heinrich Brehm

Hablamos de una joven del Movimiento de Schoenstatt que ha encontrado su apostolado como una persona que afirma la vida.

Desea permanecer en el anonimato en la entrevista, porque quienes se oponen a la protección de la vida del niño en el vientre de la madre, ahora suelen reaccionar radicalmente contra personas como ella, con campañas de desprestigio. En la entrevista con schoenstatt.de deja claro lo que es importante para ella.

Tiene años de experiencia y contacto con mujeres embarazadas necesitadas. Y usted hace hincapié en su base cristiana de valores. ¿Se describiría como un activista provida?

Es una pregunta apasionante. En realidad, no me llamo así y el término me resulta un poco difícil. Porque mientras tanto también hay tendencias muy extremas entre los llamados provida, y no me identifico con ellos.

La vida no nacida es importante para mí. Para mí, comienza desde el momento en que el óvulo y el espermatozoide se fusionan. Para mí, es un milagro, a partir de ahí hay vida y, en consecuencia, digna de protección. La vida no nacida necesita defensores, una voz, porque un niño en el vientre materno aún no puede expresar su propia voz.

¿No es demasiado unilateral considerar «solo» la vida no nacida?

Algunos provida sólo miran al niño no nacido y no a la mujer embarazada, a veces incluso condenando y moralizando exclusivamente. Esa no es mi actitud. En mi opinión, solo puedo ver a la madre y al niño juntos. Lo comparo así: en Schoenstatt tenemos una relación con la Virgen María, y podemos sentir la profunda vinculación con su Hijo. Creemos y experimentamos que conduce a Cristo. Es una conexión con el corazón, algo profundamente humano.

Por cierto, muchas mujeres embarazadas sienten y conocen esta conexión con su hijo y hablan de ella. Por eso no suelen tomar una decisión a la ligera.

¿Cómo se describiría entonces?

Me considero una persona que afirma la vida.

¿Qué quiere decir con eso? ¿Qué entiende con esas palabras?

Afirmo la vida – en su plenitud. La vida del niño y la vida de la mujer. Afirmo la vida con sus altibajos, con la alegría y el sufrimiento. En este sentido, también afirmo las situaciones de conflicto en la que se encuentran muchas mujeres. No quiero pintar un cuadro en blanco y negro, sino que quiero mirar y apreciar la vida en todos sus colores y facetas. El paraíso está en otra parte.

Cuando me encuentro con mujeres embarazadas necesitadas, son muchas las cosas que traen consigo en términos de preocupación y sufrimiento. Lo veo y lo tomo en serio. Las propias mujeres suelen estar en un estado de confusión interior y el niño en sí no es el problema, sino muchas otras cosas que lo rodean, por ejemplo, la falta de un certificado de estudios o de una cualificación profesional, la situación económica, las exigencias excesivas, la falta de apoyo en el entorno, los problemas de pareja, etc. Junto con la mujer, examino lo que podría ayudarla, especialmente a largo plazo. Analizamos lo que se ajusta a sus convicciones y cómo se podrían quitar algunas de las piedras del camino.

Así que afirma la situación de la mujer embarazada y el niño …

Sí, afirmo la vida, pero no me abandono simplemente a la vida, sino que al mismo tiempo busco soluciones sostenibles y posibilidades que sean coherentes. Tomo la vida en mis manos, por así decirlo. Creo que una mujer embarazada en apuros tiene derecho a recibir ayuda y apoyo para poder salir del conflicto y retomar las riendas de su vida. A veces basta con un oído abierto. A veces es necesaria la ayuda práctica. Y a veces se necesita un gran apoyo que se extiende a muchos ámbitos de la vida. Solo cuando se han eliminado todos los obstáculos del camino, existe la posibilidad de poder elegir libremente desde el interior.

 Con respecto a la cuestión política ¿qué le resulta difícil? 

Es fácil leer por encima las reivindicaciones de “despenalización de la interrupción del embarazo» o, por ejemplo, de «salud reproductiva» si no se está más familiarizado con la terminología. Esto puede ser rápidamente engañoso. A menudo hay patrones de pensamiento ideológicos detrás de esto, un feminismo que solo ve la vida de las mujeres como algo digno de ser vivido. Y se trata de un derecho al aborto, por así decirlo, en cualquier momento.

¿Y qué hace esta supuesta libertad a una mujer embarazada?

Un ejemplo: cuando se cumplen las 12 semanas, muchas embarazadas sienten una especie de presión. Entre otras cosas, porque el entorno ya no puede instarlas a abortar, o porque la decisión está tomada. Si se suprimen los apartados controvertidos, algunas mujeres embarazadas podrían seguir siendo presionadas hasta el parto para que decidan abortar después de todo. Y eso es lo que hace que no sean libres por dentro. Las mujeres se ven sometidas a una gran presión. La presión es constriñe. Por otro lado, debería haber el mayor número posible de opciones para que las mujeres puedan volver a respirar y considerar posible y factible una vida con un hijo.

Ser cristiano y ser político, ¿Cómo encaja todo esto para usted?

Vivo en este mundo y en esta sociedad y Dios me ha dado la vida en este mundo. Al mismo tiempo, he recibido una misión. Para mí, forma parte de mi cristianismo ayudar a dar forma a las cuestiones sociales. Ya sea cómo tratamos nuestra Tierra, cómo defendemos la justicia y la paz, o cómo damos forma a la manera de vivir juntos.

Mis raíces, mi fe, son mi fundamento. Vivo de ello. Creo que como cristianos tenemos que mantener los ojos abiertos y estar atentos a lo que mueve la sociedad.

Y entonces entra en juego la libertad: cada uno debe buscarse a sí mismo: Dónde me implico y cómo: según mi propia capacidad y vocación. Como cristianos, no todos tenemos la misma opinión, porque simplemente somos personas diversas. Pero creo que hay valores que podemos y debemos defender. Por lo tanto, me gustaría llamar la atención sobre esta cuestión. Me gustaría llamar la atención sobre el hecho de que se trata de la vida.

¿Qué posibilidades ve para usted, en términos de política?

En lo que respecta a mi preocupación, que os cuento aquí: He firmado una petición. Porque no puedo ni quiero aceptar tranquilamente lo que está sucediendo actualmente. Quiero al menos dejarlo claro con mi firma: Un momento, no creo que sea mejor que las mujeres embarazadas tengan la opción de abortar hasta justo antes de dar a luz. No apoyo estas corrientes y por eso quiero defender a los niños que ya están vivos en el vientre materno.

Una pregunta para concluir: ¿Qué tipo de mundo desea, en relación con la cuestión de la protección de la vida? 

Que los cristianos no olvidemos la dignidad que nos ha dado Dios y defendamos así una vida digna desde el principio y hasta la muerte. Que las niñas y las mujeres puedan ser personalidades firmes y tengan derecho a recibir ayuda, también y especialmente en un conflicto de embarazo. Deseo menos encasillamientos y condenas, y más corazones abiertos. Deseo una sociedad favorable a la infancia y a la familia en la que no se planifique tener hijos hasta el extremo, y si las cosas salen de otra manera, que no se derrumbe el castillo de naipes. Deseo más apoyo a las familias y a las madres solteras. ¡Deseo que todos los niños sean bienvenidos!

 

 

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you