Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Apostolic Movement

El Papa Benedicto XVI, nuestro amigo en la tierra y en el cielo

By: Hna. M. Nilza P. da Silva

Hoy hemos ganado una fiel intercesor ante Dios. El Papa Benedicto XVI termina su misión en esta tierra para continuarla desde el cielo. Su pontificado duró desde el 19 de abril de 2005, fecha de su elección, hasta el 28 de febrero de 2013. Con toda la Iglesia expresamos nuestra gratitud por su vida consumida en amor a la Iglesia.

Desde la época del cardenal Joseph Ratzinger de Baviera ya conocía la misión de Schoenstatt y son muchas, muchas las historias que se podrían contar al respecto. Pero sólo destacaremos algunas. Quizás no sean los acontecimientos más importantes, pero muestran la cercanía del Papa Benedicto XVI a la Familia de Schoenstatt.

La Alianza que selló el Padre Kentenich

 Benedicto

El cardenal Ratzinger estaba muy unido a la Familia de Schoenstatt desde que vivía en Alemania. Cuando se trasladó a Roma, una Hermana de María fue su secretaria y visitó el lugar de Schoenstatt, rezó en el Santuario Original, en la tumba del P. Kentenich y presidió allí la Santa Misa.

En el año 1985, cuando la Familia de Schoenstatt celebraba el centenario del nacimiento del fundador, el P. José Kentenich, el Cardenal Ratzinger dijo en una homilía:

«En medio de este choque entre los poderosos, este acontecimiento, la Alianza que selló José Kentenich fue algo oculto, insignificante, un acontecimiento privado. Parecía que nada podría cambiar en la forma en que el mundo comenzaba a destruirse a sí mismo. Pero precisamente de esta Alianza creció algo vivo, … la Familia de Jesucristo más allá de las fronteras de los que se amenazaban, una Familia que se expandió por el mundo tejiendo una red de amor, una red de bien, más allá de las fronteras».

Como Prefecto de la Sagrada Congregación de la Fe, Ratzinger mantuvo este vínculo, visitó varias veces el Santuario Cor Ecclesiae para sus oraciones personales y presidió también muchas Santas Misas. En 2005 fue elegido sucesor de Pedro y eligió el nombre de Benedicto XVI.

Bendición del cuadro de la MTA para el Santuario

 Benedicto

En 2007, cuando vino a Brasil, la imagen de la Madre y Reina para el Santuario de Jacarezinho/PR, se encontraba en la entrada de su residencia en el Monasterio de San Benito. El 10 de mayo, a las 14:00, la bendijo.  La divina Providencia es sorprendente: el Santuario que iba a ser el destino de esta imagen se encuentra en la ciudad donde las primeras 12 Hermanas de María de Schoenstatt se instalaron a su llegada a Brasil el 10 de junio de 1935. Precisamente un mes antes, el 10 de mayo, la misma fecha en que fue bendecida la imagen, el Padre José Kentenich les diera las palabras de envío, en la que les señaló la misión de llevar el mensaje de Schoenstatt al nuevo mundo y salir dispuestas a ser semilla, llevando consigo la cruz y el Santuario.

Durante esta visita más de 500 schoenstattianos ataviados con sus distintivas camisetas amarillas acompañaron al Papa Benedicto en casi todos sus desplazamientos por el estado de Sao Paulo. El lema que siempre cantaron fue: «¡Papa Benedicto, Schoenstatt te ama!«. En cada lugar, incluso los buscaba entre la multitud y los saludaba, atrayendo la atención de los medios de comunicación de la época.

Bendición del Símbolo del Padre

 Benedicto

Al año siguiente, en 2008, las Hermanas de María entronizaron el Símbolo del Padre en el Santuario Cor Ecclesiae de la Madre y Reina en Roma, y el 19 de noviembre, en gran número, participaron en una audiencia en la Plaza de San Pedro, en un lugar muy visible para el Papa Benedicto XVI. Cuando fueron mencionados por su nombre, saludaron al Santo Padre con alegría y entusiasmo. Al final de la audiencia, el Santo Padre se dirigió al grupo de Hermanas. Monseñor Zimmerer, director general de las Hermanas en aquel momento, y la Hna. M. Jacoba, superiora General, mostraron al Papa el símbolo del Padre y le hablaron de la celebración de la entronización del Símbolo del Padre en el Santuario Cor Ecclesiae. El Santo Padre tuvo conocimiento de la celebración y, con gran alegría y profundo interés, contempló el símbolo y lo bendijo. Mons. Zimmerer y la Hna. M. Jacoba le dieron las gracias y le prometieron las oraciones de las Hermanas.

Un regalo especial para el Santuario

Posteriormente, el 22 de octubre de 2010, el Papa Benedicto XVI envió una casulla blanca con su escudo pontificio bordado en la parte posterior como regalo por el 20º aniversario de la bendición del Santuario Cor Ecclesiae. De este modo, saludó a las Hermanas por la celebración en el Santuario, que pertenece a su diócesis de Roma. Envió fotos y rosarios para que se distribuyeran el día de la fiesta, expresando su alegría por este lugar de gracia en el que tantas veces había estado.

También visitó el santuario Mater Ecclesiae de Belmonte como cardenal. Fue el primer peregrino que llegó allí tras su inauguración y bendición. Luego, cuando se reunía con monseñor Gino Reali, obispo de la región, o con monseñor Sanna, siempre preguntaba: «¿Cómo van las obras en Belmonte?

La bendición de la corona

Pope Benedict

El 22 de agosto de 2012, el Papa Benedicto XVI bendijo la corona con la que, el 8 de septiembre de 2012, la Peregrina Auxiliar de Europa fue coronada como «Reina de la Nueva Evangelización» en Schoenstatt. El día que bendijo la corona, «envió un mensaje» a las misioneras de la Campaña del Rosario, desde su audiencia general en Castel Gandolfo: «El título de ‘Reina’ es un título de confianza, de alegría, de amor. Y sabemos que ella, que tiene en sus manos, en parte, el destino del mundo, es buena, nos ama y nos ayuda en nuestras dificultades… Mirándola a ella, imitemos su fe, su plena disponibilidad al designio de amor de Dios, su generosa acogida de Jesús»

El Papa Benedicto y el Padre Kentenich

Además de sus palabras de 1985, citadas más arriba, muchas veces el cardenal Ratzinger y más tarde como  Papa Benedicto XVI, habló del P. José Kentenich. El 18 de septiembre de 2010 tuvo lugar en Portugal un congreso, organizado por el Secretariado para la beatificación de nuestro fundador, con el lema: «En Alianza con el Padre Kentenich, en camino hacia su canonización». Se leyó un mensaje del Papa Benedicto XVI, dando su bendición, con el deseo de que el evento fuera muy bendecido.

En el prólogo de una novena para la beatificación del Padre Kentenich, escribió: «Amar a la Iglesia con el Padre Kentenich – Papa Benedicto XVI”.

El Papa Benedicto y nuestros «santos”

Recordamos también los numerosos nombramientos de schoenstattianos para tareas de gran responsabilidad en la Iglesia y las beatificaciones y reconocimientos de virtudes heroicas:

El P. Hirschfelder fue proclamado beato «mártir y testigo de la fe» en 2010, tras el análisis de la Congregación para las Causas de los Santos y la aprobación del Papa Benedicto XVI.

El 10 de diciembre de 2010, un decreto papal reconoció el martirio del sacerdote alemán Alois Andritzki, muerto en el campo de concentración de Dachau en 1943. Su beatificación tuvo lugar el 13 de junio de 2011 en Dresde (Alemania).

El 10 de mayo de 2012, el Papa Benedicto XVI reconoció los méritos de las virtudes heroicas de la Hna. M. Emilie. Ahora la Iglesia la invoca como «venerable», es decir, un signo que llama a venerar e imitar.

Por todo esto y mucho más, no hemos perdido un Santo Padre en la tierra, sino que hemos ganado un santo amigo e intercesor en el cielo. Damos las gracias al Papa Benedicto XVI.

Fuentes y fotos: Archivos de noticias

Fuente: www.schoenstatt.org.br

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you

El Papa proclama la Bula para el Año Santo 2025

El Papa entrega “Spes non confundit”, la bula de convocación del Año Santo 2025. Entre las muchas peticiones, el Santo Padre invita a los peregrinos que acudirán a la Urbe a rezar en los santuarios marianos para que puedan “experimentar la cercanía de la más afectuosa de las madres que nunca abandona a sus hijos; ella que para el santo Pueblo de Dios es signo de esperanza cierta y de consuelo”.

Read More »