Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Movimiento Apostólico

Una visita a Gymnich, un lugar transformador – ¿Vamos juntos?

By: Hna. M. Isabel Machado

El 16 de noviembre de 1885 tuvo lugar en Gymnich un acontecimiento muy común: el nacimiento de un niño: José Kentenich.

¡En Gymnich! Una pequeña ciudad, con una población de entonces 1901 habitantes, formada en su mayoría por gente muy pobre: artesanos o agricultores, un lugar que todo el mundo conocía. Pero ¿es esta información realmente importante cuando hablamos de la vida del Padre Kentenich?

El lugar de nacimiento de una persona es mucho más que un dato personal en su documento de identidad. Por ejemplo, la Iglesia tiene la costumbre, en varios casos, de vincular los nombres de los santos a sus lugares de nacimiento: Francisco de ASSIS; Teresa de ÁVILA, Ignacio de LOYOLA.

Francisco, Teresa e Ignacio quedaron marcados por estos lugares concretos y éstos, a su vez, deben su significado y «fama» a estos santos. No debemos olvidar a Jesús y María de NAZARETH. «¡El lugar de la encarnación de nuestra fe exige esta ubicación en el espacio y en el tiempo!» (P. Ángel Strada – en el 120 aniversario del nacimiento del P. Kentenich).

La Casa de los Abuelos: un lugar de acogida

El día del nacimiento del Padre Kentenich nos invita a visitar «espiritualmente» su casa natal en Gymnich. Sabemos que José, de niño, vivió en la casa de sus abuelos, en una pequeña propiedad que el matrimonio adquirió poco después de casarse. Aquí vivió José hasta que tuvo poco más de 8 años, rodeado de la bondad y religiosidad de sus abuelos; de «aventuras» con su prima Enriqueta y, sobre todo, de la ternura de su madre Katharina, una mujer luchadora, servicial, ahorrativa, modesta, profundamente religiosa y que quería mucho a su familia. «Mi madre era una mujer muy noble y santa», dijo el P. Kentenich durante una conversación.

En este ambiente José aprendió a leer a temprana edad y se sintió acogido y amado de tal manera que su disposición de carácter, su fuerza de voluntad, su búsqueda interior de libertad y su amor a la verdad pudieron desarrollarse de manera libre y original.

El desván y su mensaje personal para cada uno de nosotros

Es muy impresionante ver la casa donde vivió el pequeño José Kentenich. Pero es aún más impactante ver el lugar donde nació: en el desván, una pequeña habitación transformada en dormitorio para la joven madre que esperaba a su hijo. Allí, su madre se enfrentó a su propio miedo y angustia, que la llevaron a consagrar por primera vez a su hijo, aún en su vientre, al cuidado de Nuestra Señora.

Una cama y una pequeña cesta transformada en cuna (aunque no son las originales de la época, sino reconstrucciones) nos ayudan a darnos cuenta de la pobreza y sencillez en que vivía esta familia.

La infancia y juventud del P. Kentenich estuvieron marcadas por grandes dificultades familiares: dolor, separación y soledad, que sin duda marcaron su vida. Sin embargo, él no permitió que estas dificultades lo «definieran». Su profunda experiencia mariana, en la que experimenta a María como «equilibrio del universo» y de su propia vida, como Madre y Educadora, le formó y abrió su corazón a una fe inquebrantable en la Providencia de Dios, haciendo de él, además de un gran Fundador, Padre y Educador de muchas almas.

Por eso, cuando visitamos este lugar, se nos invita a reflexionar sobre nuestro propio origen y vida. También nosotros llevamos en nuestra historia el lugar de nuestro nacimiento y el «entorno» en el que vivimos. Padres, hermanos, abuelos, parientes, ¡vecinos! Podemos decir: «¡nuestros años ocultos!».

El P. Kentenich nos invita hoy, de manera especial, a mirar nuestra vida a través de los » anteojos de la divina Providencia «. Detengámonos un momento a reflexionar: situaciones familiares, «cargas» familiares, sentimientos heridos… ¿qué marcas han dejado en mi vida? ¿Cómo vivo con esas «marcas»? ¿Puedo encontrar en esas «marcas» -o tal vez heridas- el amor y el proyecto de Dios para mi vida? ¿Y qué hacemos con todo ello? No podemos cambiar lo que no aceptamos o lo que nos hiere en nuestras vidas, pero podemos aprender a encontrar a Dios en lo que nos hiere y deja marcas. No es una «solución mágica», ¡ni debería serlo! Pero es un camino que nos ayuda a tener una relación mucho más personal e íntima con el «Dios de la vida».

El jardín de la casa: un signo de la lucha por la vida

En el pequeño jardín detrás de la casa hay una ermita que se inauguró en 2007: una pintura en relieve de la Madre, Reina y Victoriosa Tres Veces Admirable de Schoenstatt y un símbolo en la parte inferior de una columna de piedra. Este símbolo representa una mano acogedora sobre la que descansa un niño recién nacido. Quiere expresar la mano de Dios Padre, que dirigió y guió la vida del Padre Kentenich, la mano de su madre Katharina, que aceptó y acogió a este niño en circunstancias difíciles. Pero también representa nuestra mano, que está llamada a acoger y afirmar toda vida, también la nuestra, especialmente cuando necesita protección y ayuda para poder desarrollarse.

La Madre Iglesia, donde comienzan los sueños

El entorno del pequeño José incluía la iglesia parroquial de San Cuniberto. Allí se reunía la familia para celebrar la Eucaristía y para la oración personal. Aquí también fue bautizado el 19 de noviembre, y la pila bautismal que encontramos hoy en la iglesia es la misma de su bautismo. Aquí se conservan -originales- la escalera y el púlpito en los que el pequeño Joseph, de casi seis años, subió tres peldaños por encima de sus compañeros de juego y dijo muy serio: «Cuando sea mayor seré sacerdote y entonces hablaré así: ‘Devotos oyentes…. ¡Amén!’ Aún no sé qué es lo que hay entre medio. Primero tengo que aprender». Seguramente en aquel momento nadie imaginaba que su sueño infantil de vocación se haría realidad algún día y que José, como el P. José Kentenich, introduciría sus sermones a una edad muy temprana con las palabras «¡devotos oyentes!».

Buscar sus orígenes

A José le impresionó sin duda la tradición de la Cabalgata de Gymnich. Esta procesión a caballo que tiene lugar cada año en la fiesta de la Ascensión de Jesús está vinculada a la Quinta Cruzada, que tuvo lugar a principios del siglo XIII, cuando el caballero Arnoldo I de Gymnich experimentó la protección especial de Dios ante un peligro mortal y, en agradecimiento, prometió realizar cada año una procesión a caballo. Esta tradición se mantuvo incluso durante los años críticos de las guerras, suspendiéndose únicamente durante la Guerra de los 30 Años y en 1666, año de la peste.

Y la visita puede continuar…. Hay mucho que ver y que pensar aquí, en la pequeña Gymnich…. Una visita que se puede profundizar, sobre todo leyendo el libro «¡Los años ocultos!». [1]

El P. Kentenich era una persona que tenía un profundo anhelo de libertad en su corazón. Una libertad que era mucho más grande que la falta de grilletes o barrotes externos: una libertad que miraba hacia adentro; que buscaba al hombre libre por dentro: la libertad de los hijos de Dios. En esta «visita a Gymnich» nos pregunta a cada uno de nosotros: ¿tú también quieres ser libre? Busca la presencia de Dios en tu historia personal. En cada acontecimiento. Y no descanses hasta que hayas descubierto el amor personal de Dios en los acontecimientos, buenos o malos, felices o tristes, e incluso en el pecado.

Esta es una visita que vale la pena hacer – ¡y puede transformar tu vida!

[1] Libro: Los años ocultos – El Padre José Kentenich: infancia y juventud (1885-1910). Dorothea M. Schlickmann. Sociedad Madre y Reina, Santa Maria/RS, 2008

Fuente: Schoenstatt Brasil – schoenstatt.org.br

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you