Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Apostolic Movement

Croacia, con dos santuarios, celebra y conquista el Vía Crucis

By: Claudia Brehm / Christoph Horn

El 16 de septiembre es un día especial para Croacia, que se ha preparado durante mucho tiempo, tanto en forma práctica como espiritual. El arzobispo Monseñor Đuro Hranić, quien consagró el santuario en Ivanovci hace cinco años, el 15 de septiembre de 2018, presidió la misa festiva de aniversario, con la participación de 17 sacerdotes concelebrantes y la presencia de más de mil personas. En su homilía, el obispo se refirió a la fiesta de los «Siete dolores de María» y meditó sobre cómo María se convirtió en nuestra madre bajo la cruz de su Hijo y cómo vivimos esta relación en la alianza de amor.

Antes de la bendición final, el arzobispo bendijo el nuevo Vía Crucis. Los participantes en el servicio, que habían contribuido tanto material como espiritualmente, se mostraron muy contentos por el acertado diseño artístico de las estaciones. Aquí, como ejemplo, la 4ª estación, Jesús se encuentra con su Santísima Madre:

La devoción vespertina del Vía Crucis, en la que muchas personas recorrieron las estaciones junto a Jesús en oración y contemplación, fue una de las experiencias más profundas del día. Las tinajas vacías que se encontraban frente al santuario se fueron llenando con aportaciones espirituales a lo largo del día con obras de amor, como las de Simón de Cirene o Verónica, por los necesitados, el amor a los enemigos, el sufrimiento personal y la cruz. Todo ello fue ofrecido espiritualmente para el nuevo Vía Crucis. Esto mostró la participación de muchos en su preparación espiritual.

La promesa de Jesús: «Os amo sin medida»

El suizo P. Christoph Horn lleva décadas viajando por Croacia acompañando al Movimiento de Schoenstatt. Ahora hay allí una familia de Schoenstatt comprometida y dos santuarios.

Durante la adoración al final del día, el P. Christoph prestó su voz a Jesús, que llama a todos en su mensaje desde la cruz: «¡Os amo más allá de toda medida!» Fue una oración profundamente contemplativa sobre la pasión, la muerte y la resurrección de Jesús.

Con esto, la construcción y ampliación del primer y del segundo santuario croata de Schoenstatt está prácticamente terminada. Por ello, el P. Horn dio las gracias a todos los presentes por su fiel colaboración durante 15 años, material, espiritual y, por último, pero no por ello menos importante, con muchas aportaciones prácticas.

Se elevó un agradecimiento especial al Padre celestial, que ha guiado a la Familia de Schoenstatt croata tan maravillosamente a través de todos estos años y en su amorosa providencia ha asegurado que prácticamente todos los planes pudieran realizarse y se crearan dos santuarios que se complementan maravillosamente: «En Mala Subotica la Reina de Corazones da su corazón y educa nuestros corazones», expresó el P. Horn. «En Ivanovci nos lleva más lejos: hacia arriba, hacia Dios Uno y Trino, y hacia afuera, hacia nuestros hermanos y hermanas de la gran Familia de Schoenstatt. Agradecemos de todo corazón a la Virgen, que se ha establecido en estos dos lugares y que desde hace tantos años obra y reparte gracias y dones.»

Agradecimiento al arquitecto

También recibe un agradecimiento especial el arquitecto Ladislav Pađen, ahora de 90 años, que ha trabajado tan profesional y fielmente a través de todas las dificultades para el segundo santuario desde que se colocó la primera piedra en 2017, tantas veces de día y noche. Dios lo recompensará. Fue su deseo expreso que no se le diera las gracias delante de todos los peregrinos. Por eso el Padre Horn le visitó el domingo después de la celebración en Ivanovci, en su casa, donde vive solo, y le dio las gracias personalmente. El encuentro, muy cordial, duró casi tres horas.

Última reunión: Visita al alcalde de Valpovo

Valpovo es la ciudad del distrito al que también pertenece Ivanovci. Está ubicada 7 kilómetros al sur. El terreno en el que se construyó el santuario pertenece a esta ciudad. Hace diez años, se adquirió por contrato el derecho a utilizarlo y a construir en él.

Ahora el alcalde, Marko Šutalo, está dispuesto a que la Familia de Schoenstatt solicite el derecho de propiedad, con la intención de convertirse finalmente en propietaria del terreno.

Al final de la agradable conversación, el P. Horn desenvolvió algunos regalos. El tercero y último fue una cruz. El alcalde había estado presente en la bendición del Vía Crucis, pero ¿significaba algo para él en privado el símbolo de la cruz? Las dudas del padre Horn se disiparon rápidamente porque el funcionario comenzó a sonreír y dijo: «Sabe, mi mujer y yo estamos construyendo una casa de fin de semana y justo ayer dijimos que aún faltaba una cruz…». ¡Cómo actúa la providencia de Dios!

 

Traducción: Enrique Soros

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you