Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Apostolic Movement

«Quiero quedarme aquí para siempre”. Niños descubren Schoenstatt en Alemania.

By: Hna. Mariette Bruns

El Centro de Peregrinos de Schoenstatt ofrece encuentros especiales para niños en general y para niños de comunión. Para llegar a ser personalidades firmes en la fe, los niños necesitan una base que les permita crecer en su vida de fe y les dé apoyo.

Aumentar el tesoro de la fe y, de este modo, elevar la fuente de la fuerza para la vida es una tarea importante, especialmente para nuestros tiempos, a menudo alejados de Dios. Los corazones de los niños están abiertos y hambrientos, ¡y eso es bueno!

Quiero quedarme aquí
Instrucción sobre la Eucaristía en el Santuario Original

5 autobuses y una amistad personal con Jesús

Cinco autobuses con niños y catequistas de una parroquia de la diáspora de la diócesis de Colonia partieron en dos grupos hacia Schoenstatt. El buen pastor fue una imagen popular que recorrió todo el programa.

Aprender a vivir la fe en medio de un mundo incrédulo, aprender a rezar, encontrarnos con Jesús, contarle lo que nos mueve, de eso se trata. Profundizar la amistad con él, porque conoce a todo el mundo por su nombre: ¡A mí, personalmente! Tomar conciencia de esta realidad es uno de los objetivos de estos encuentros.

Los más pequeños cantaron la canción del Buen Pastor caminando de regreso del monte al valle. Fue muy importante para ellos que la imagen que hicieron de la Mater debería ocupara un lugar de honor sus casas.

Quiero quedarme aquí
El Buen Pastor atrae nuestro corazón

Diálogos profundos

Conmovía ver la seriedad con la que los niños se tomaban todo lo que era nuevo para ellos. El Vía Crucis de los niños, primero en imágenes, luego con material vívido como la corona de espinas, el paño de sudor de la Verónica, grandes clavos y un enorme martillo. Todo para tocar y maravillarse.

Durante la caminata nocturna, el grupo pasó por delante de las estaciones del Vía Crucis en el recinto e inmediatamente la película de los pequeños siguió corriendo: surgió una profunda discusión entre ellos sobre por qué Jesús tuvo que morir. Y conocen la explicación, la respuesta que él mismo había dado entonces a los discípulos de Emaús: «¿No tenía que morir Jesús para que él y nosotros pudiéramos ir al cielo?».

La inocencia de los niños: diseminados, incluso bajo el tabernáculo

Varios autobuses trajeron desde parroquias a niños  a confesarse por primera vez, incluso para profundizar en su preparación. Meditaron en algún lugar de la iglesia que ellos mismos eligieron. Se lo tomaron al pie de la letra y, antes de que el equipo de catequesis se diera cuenta, los niños estaban repartidos por toda la iglesia: Una utilizó el reclinatorio como escritorio para sus notas (papeletas de confesión), dos amigas escribieron casi tumbadas en los escalones del altar y estaban completamente absortas. Un niño eligió su lugar directamente debajo del tabernáculo. El lugar más hermoso, de hecho.

Tras la confesión y la acción de gracias, que incluyó tocar la campana de un pequeño santuario, ondearon las banderas con alegría.

Durante la oración de la tarde, una vela pasó de mano en mano. Cada niño pudo expresar su agradecimiento. Pero para algunos, un agradecimiento no fue suficiente. Rogaron por una segunda ronda porque tenían mucho que decir.

Revisión por la noche – La ronda de agradecimientos no tiene fin

“Me encantaría quedarme aquí para siempre”

Compartimos aquí algunos de los testimonios espontáneos tomados de esta jornada con los niños:

K.: «¡Estos han sido los dos mejores días de mi vida! Esto es precioso».

S.: «Me encantaría quedarme aquí para siempre. Lástima que ya haya terminado».

M.: «Mi hermano mayor me ha dicho que nos despiertan con canciones de guitarra. ¿Es cierto?» – ¡Sí! Y también una canción de buenas noches para irse a dormir.

E. al cocinero de nuestra casa de Sonnenau, que sirve tortitas con compota de cerezas o Nutella como guarnición vespertina: «¿Eres un chef de cinco estrellas?». – «No, pero me gusta cocinar» – «¡Para mí eres un chef de cinco estrellas!

X. revela que su prima, que también está aquí ahora, no es católica pero se ofrece de voluntaria para las jornadas que tienen aquí: «Además de mi clase de confirmación, ¡porque me han dicho que aquí se está muy bien!».

A.: «¿Hay algún santuario como este en Italia?».

Otros niños, conforme al lugar de procedencia de sus familias: “Y en Polonia?”, “Y en Croacia?”, “Y en Francia?”, “Y en la República Checa?”, “Y en Vietnam?”

El asombro fue general cuando se enteraron: Esta capilla existe en 80 países. Y donde aún no hay uno de piedra, está el llamado «santuario peregrino», hecho de madera, que viaja de familia en familia, pequeño para el rincón de oración privado en casa.

Una madre: «Me gustaría que hubiera más actos de este tipo para mis hijos».

En la pastoral para niños, en Schoenstatt, compartimos cómo rezar el rosario de una manera adaptada a los niños, el Vía Crucis para niños, cómo confeccionar palmas para el Domingo de Ramos, y muchas cosas más, que ayudan a vivir la fe de una manera auténtica y sencilla, para que las vivencias humanas se entrelacen con las espirituales, y que la fe se arraigue en los corazones.

Nos alegra mucho que los niños de Primera Comunión, de retiros escolares y muchos otros, regresen a Schoenstatt deseosos de tener profundas experiencias.

Kinder entdecken
La fascinación de la diversidad de santuarios

Se puede acceder al programa actualizado del Centro de Peregrinos para el año 2023 en la página web: www.schoenstatt-info.com, en español, portugués, inglés, alemán y polaco.

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you