Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Movimiento Apostólico

Nigeria tiene cuatro nuevos Padres de Schoenstatt.

By: Okpala Michael I.

La declaración anterior del P. Kentenich en 1963 parece captar el acontecimiento del 25 de junio de 2022.

Todos los caminos condujeron a la Comunidad de los Padres de Schoenstatt, Ijokodo, Ibadan, Nigeria

Todos los caminos condujeron a la Comunidad de los Padres de Schoenstatt, Ijokodo, Ibadan, Nigeria, para la ordenación sacerdotal de los cuatro miembros del curso, Manifestatio Misericordis Patris, Los nombres de los Padres son: Emmanuel E. Okeke, Stanley I. Ukasoanya, John O. Obute y Cyprian A. Avong. 

La Santa Misa comenzó alrededor de las 10:05 de la mañana y fue presidida por Most. Fortunatus Nwachukwu, observador permanente de la Santa Sede ante la Oficina de las Naciones Unidas y las instituciones especializadas en Ginebra, Suiza.

Durante la homilía, el obispo comenzó recordando a todos los cristianos reunidos, la prestigiosa dignidad del sacerdocio que todos hemos recibido por nuestro bautismo y nuestra consecuente incorporación a la iglesia como cristianos, (1 Pe. 2:9) A continuación, habló de las dimensiones misionera y pastoral de la misión encomendada a la iglesia, subrayando la misión de incorporación a Cristo y la misión de fidelidad a la autoridad en el cumplimiento de esta misión. Dirigiéndose a los futuros sacerdotes, les exhortó a tener en cuenta lo siguiente.

En primer lugar, recordar la pregunta de Dios a Elías en la cueva en 1 Re. 19:9, «¿qué haces aquí?» 

En segundo lugar, les recordó el corolario neotestamentario de la primera pregunta, tomado de la pregunta de Jesús a sus discípulos en Jn. 1:38, «¿qué buscan?» 

Si tienen siempre presentes estas preguntas y tratan de darles respuesta diariamente, crecerán en fidelidad, lealtad y constancia a la vocación que hoy han abrazado.

Después de aclarar las dos preguntas, el Obispo Most. Rev. Fortunatus Nwachukwu les enseñó que la pregunta de Jesús a sus discípulos en Jn. 1:38 fue respondida con una pregunta y luego contestada por Jesús con las palabras `vengan y vean‘. Los discípulos vinieron, vieron y se quedaron con Jesús. Ver, ir y permanecer con Jesús, puede ser posible cuando dejamos que sus palabras permanezcan en nosotros, Jn. 15:7. Sus vidas, les dijo a los futuros sacerdotes, deben ser vividas en torno a la palabra de Jesús, orientadas a ella y configuradas con ella.

Esta palabra de Jesús es triple, palabra sobre Jesús, palabra con Jesús y palabra que es Jesús. Reflexionando sobre esta palabra tridimensional de Jesús, el Obispo reflexionó sobre el viaje de dos discípulos a Emaús en Lc. 24:13-35. Estos discípulos, hablaron de Jesús, luego conversaron con Jesús, y finalmente se encontraron con Jesús al partir el pan.

El obispo animó a los futuros sacerdotes a esforzarse por modelar sus conversaciones en torno al discurso de Jesús, porque nos acercamos a Él cada vez que pronunciamos su nombre. Estas conversaciones conducen a una conversación con Jesús, un encuentro en dialógo en la oración. Las conversaciones nos preparan entonces para el encuentro con Cristo en la Eucaristía. En esta Eucaristía, nuestros ojos se abren y se reordenan a su ordenación natural enfocándose en Dios y rectificando la distorsión del enfoque producido por el pecado iniciado en Gen. 3:7.

El Obispo hizo eco de la imagen del P. Kentenich (11-3-1963 y 2-7-1965) del sacerdote como constructor de puentes. Animó a los futuros sacerdotes a no olvidar nunca que los constructores de puentes deben ser ángeles con pies humanos. Deben reconocer su falibilidad y su necesidad esencial de estar en contacto constante con lo divino. Si falta algo de ésto, ya no son un puente. Como el P. Kentenich, los constructores de puentes son aquellos que tienen la mano en el pulso del tiempo y el oído en el corazón de Dios.

Para concluir, el Obispo les dijo que esta ordenación confiere a los futuros sacerdotes una nueva identidad que deben llevar con orgullo y responsabilidad. Citando 2 Cor. 5:17 y Apocalipsis 21:5, les recordó que han iniciado una nueva etapa en sus vidas.

Esta nueva etapa debe vivirse más con acciones que con palabras. «Sé el cambio que deseas ver», dijo Mahatma Gandhi.

Un área crucial en la que se debe experimentar ese cambio y esa novedad, es en una mentalidad católica renovada de inclusividad, como lo leemos en Melquisedec en Heb. 7:3. El no tenía genealogía, sino que es sólo hijo de Dios. Abrazar los etnocentrismos es una traición a este título, les recordó el obispo. Deben llevar a todos a Cristo sin discriminación.

Dirigiéndose a las familias, a los amigos y a los fieles laicos, el obispo animó a todos a ayudar a estos sacerdotes a ser humanos y orantes, a rezar por ellos, a corregirlos, a aconsejarlos y a llamarlos al orden cuando se equivoquen.

 Imposición de manos y la oración de consagración

Nigéria

Alrededor de las 12:00 pm, con la imposición de manos y la oración de consagración, nuestros cuatro hermanos se convirtieron en sacerdotes para gloria de Dios y honor de nuestra querida MTA. Con nuestros nuevos cuatro sacerdotes, ya somos treinta y tres Padres de Schoenstatt nigerianos.

Estuvieron presentes los Padres Kingsley Okereke (Superior Delegado), Charles Ozioko (Rector de Estudiantes), Herbert Opara (Maestro de Novicios), otros Padres de Schoenstatt y muchos otros sacerdotes de Nigeria junto con amigos, familiares, estudiantes y simpatizantes.

Nigeria

Fue una celebración alegre.

¡Viva la MTA!

¡Viva Schoenstatt Nigeria!

¡Viva el Arzobispo Fortunatus Nwachukwu!

¡Viva el curso de la Manifestatio Misericordis Patris!

¡Larga vida a nuestros cuatro nuevos sacerdotes!

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you