Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Movimiento Apostólico

Jesús – Nacido de la Virgen María

By: Hna. M. Joséfa Klein

Para los contemporáneos de Jesús, hace 2000 años, así era. Jesús, el hijo de María de Nazaret, el Mesías, no correspondía en absoluto a la idea puramente humana del Redentor y del Salvador.

Tan diferente…

¡Sí, de verdad! Precisamente a través de esta noche consagrada, la Navidad en la que nació Jesucristo, no solo muchas cosas, sino que todo se ha vuelto realmente diferente para nosotros. Los incrédulos y los críticos pueden preguntarnos: ¿en serio? ¿Qué ha cambiado? Guerras, enfermedades, maremotos, catástrofes, persecuciones, muerte… no nos libramos de nada, nada ha desaparecido. Y cuántas veces nos encontramos personalmente en situaciones de sufrimiento en las que no podemos encontrar a Dios. ¿Así que todo es imaginación y cuentos de hadas piadosos?

Una pregunta un tanto provocadora: ¿nos promete Jesús una tierra de leche y miel? Por el contrario, prepara a todos sus discípulos para tiempos difíciles y les pide que lleven su cruz personal con él y como él. Jesús mismo no excluyó el sufrimiento y la muerte en su propia vida, sino que la sufrió hasta el final. Él está ahí, especialmente en lo más profundo de nuestro sufrimiento.

Dios es muy diferente!

Dios siempre parece ser muy diferente de lo que imaginamos. No es el gran mago y benefactor que nos gustaría que fuera, que simplemente quita todo el sufrimiento del mundo y cumple todos nuestros deseos. La experiencia del sufrimiento y nuestras ideas de Dios a menudo no encajan. Precisamente esta tensión que a menudo experimentamos es la manzana de la discordia. Lo mismo ocurrió con los contemporáneos de Jesús hace 2000 años. Jesús, el hijo de María de Nazaret, el Mesías, no correspondía en absoluto con la idea puramente humana del Redentor y Salvador. Navidad

No se presentó como un rey radiante o un héroe triunfante, sino como un pequeño e indefenso niño. No nació en un magnífico palacio real, sino en un pobre establo. No fue recibido con la alfombra roja ni fue aplaudido solemnemente, sino que fue empujado fuera, frente a la ciudad. Solo unos simples pastores y más tarde dos personas ancianas en el templo vieron en él al Mesías prometido. Algunos extraños, observadores de las estrellas de Oriente, también hablaron de él como el Rey de los judíos recién nacido.

Después se dijo: «Oh, le conocemos, conocemos a su familia, es el carpintero.

Jesús, en efecto, hizo muchos milagros de curación, sanó a la gente de su sufrimiento. Pero en un sentido mucho más profundo, es el Rey, el Salvador, la Vida misma, el Todopoderoso, rico en misericordia, el Salvador que cura muchas enfermedades humanas, aquel a quien todas las naciones adorarán.

Relativamente pocas personas vieron más, vieron más profundamente, vieron algo en el hombre Jesús que es invisible a nuestros ojos. Con los ojos de la fe, reconocieron en Jesús al Salvador y Redentor prometido.

¿Habríamos reconocido entonces a Jesús por lo que realmente es?

Rescate del maremoto

Jesús vino a salvarnos a los seres humanos de un maremoto que nos roba más que los bienes terrenales o la vida terrenal. En las Sagradas Escrituras, especialmente en el mensaje de Navidad, leemos del «Salvador», de la «salvación», del «Dios con nosotros».

«Hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador; es el Cristo, el Señor». (Lc 2,11) Así los pastores escuchan el mensaje de alegría de los ángeles.

Jesús – Nacido de la Virgen María

Jesús - Nacido

En Navidad celebramos el inicio de esta acción salvadora de Dios a través de su Hijo unigénito. Esta salvación está estrechamente vinculada a la Virgen María, la madre de Jesús.

En el Credo Niceno, que maduró en medio de las primeras discusiones de los primeros siglos cristianos, afirma: «Creemos… en un solo Señor Jesucristo ….. por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre».

Para las primeras comunidades cristianas era muy importante constatar que Dios realizaba su plan de salvación a través de María. Si Jesús o la propia María revelaron los secretos del nacimiento de Jesús a los apóstoles y a los discípulos, no se expresa directamente en las Sagradas Escrituras. Pero aparentemente se acordó que Jesús, el Verbo eterno del Padre eterno, el Purísimo, solo podía nacer realmente en un «palacio real», en una morada digna de Él, del vientre de una madre que nunca había sido tocada por el pecado.

Los teólogos más tarde reflexionaron a menudo sobre este misterio de la maternidad virginal de María hasta que encontraron una justificación satisfactoria en la formulación: María fue preservada de la culpa hereditaria en vista de la muerte redentora de su Hijo. En ningún momento de su vida fue tocada por el torrente del pecado. Ella es la pre-redimida, la plenamente redimida y la primera redimida de toda la creación. La ola destructiva de la inundación se ha detenido ante ella.

Un incidente de la historia del pueblo israelita ilustra el significado de María como nueva arca de Dios para nosotros. El pueblo de Israel, que llevaba una larga travesía por el desierto, quería cruzar el Jordán. Josué animó al pueblo con la siguiente palabra de Dios:

«He aquí que el arca de la alianza del Señor de toda la tierra pasa ante vosotros por el Jordán. Tan pronto como las plantas de los pies de los sacerdotes que llevan el arca del Señor… se paren en las aguas del Jordán, las aguas del Jordán que bajan de arriba serán como cortadas y se pararán allí como un muro». (cf. Jos 3:11-17)

Efectivamente, esto es lo que ocurrió. Fue el Arca de la Alianza, la presencia de Dios, la que hizo que el pueblo pasara a salvo a través de las inundaciones.

Los paralelos con María se pueden reconocer fácilmente. María es el Arca de la Nueva Alianza porque llevó a Jesucristo en su seno. Dios está presente en ella. Dondequiera que ella ponga su pie, el mal y los malvados deben ceder. Hasta el día de hoy, su tarea es alejar de nosotros las olas del pecado y conducirnos con seguridad a la tierra prometida, al Reino de Dios.

Uno puede preguntarse: ¿hasta qué punto conocemos realmente a «María original»? ¿La imagen ideal de nuestra humanidad hecha por Dios necesita realmente una actualización hecha por el hombre, una nueva versión 2.0, como a menudo se exige?

¿No es más bien que todos los que pertenecen a Cristo necesitan a «María original» para caminar juntos por un buen camino de renovación hacia el futuro?

Recientemente un señor nos escribió cómo experimenta la cercanía sanadora de María en tiempos de crisis y cómo el encuentro con ella hace crecer su alegría en la Oración de Jesús, que practica desde hace 18 años:

«Estoy muy feliz de haber encontrado un trozo de hogar en Schoenstatt, incluso en los malos tiempos que vivimos. Mi mujer y yo tenemos una gran habitación con plantas. Ella lo llama «Oasis silencioso». En el centro hemos colocado una gran imagen de la Madre Tres Veces Admirable de Schoenstatt. Cuando ya no puedo hacerlo, o cuando mi enfermedad se vuelve demasiado fuerte, me siento frente a este cuadro y dejo que actúe en mí en silencio. Después siempre me siento bien y puedo volver a realizar mis actividades diarias. La Virgen nos cuida y creo que también nos guía por la vida“. Por último, expresa: «Después, siempre me alegro de volver a rezar a Jesús“.

Contemplación de la Imagen

Jesus - Geboren

El cuadro de la portada de nuestra carta, pintado por una hermana, la Hna. M. Roswina Hermes, puede inspirarnos esa y otras muchas reflexiones. He aquí algunos impulsos para seguir reflexionando:

El centro de la imagen es Jesús, de niño.

María, su madre, se proyecta desde el exterior, desde el borde del cuadro, hacia este centro. Al igual que su hijo, brilla con una luz casi deslumbrante. Jesús yace sobre los brazos extendidos de María. Estos brazos reciben y transmiten al mismo tiempo.

El manto oscuro y rojo-violáceo de María, aunque grande y poderoso, es empujado hacia atrás por esta luz.

Ambos están rodeados por una corona de llamas de color rojo brillante. Espontáneamente me viene a la mente la historia de la zarza ardiente. Moisés escuchó el nombre de Dios desde la zarza espinosa: Yo soy el Yo-estoy-aquí. En el misterio de Navidad, este nombre de Dios se realiza a través de María, la Virgen.

Tanto Jesús como María son desproporcionadamente grandes en relación con la multitud de personas que se agolpan alrededor de una pequeña iglesia, representada aquí como una capilla de Schoenstatt.

La imagen nos adentra en el misterio histórico de la Navidad, en un misterio divino.

Los ángeles también son testigos de ello. En la imagen de arriba a la izquierda, aparece uno con cara y alas.

Al mismo tiempo, la pintura retrata el acontecimiento de la Nochebuena como un milagro siempre nuevo del nacimiento de Cristo hoy en día, es decir, en los corazones de los que esperan y piden con las manos y las cabezas levantadas que reciban a Jesús.

Dios.
Navidad.

Dios nace en Belén.

Donde está María, está Dios,

Donde está María, estamos con Jesús.

Donde está María, se vuelve brillante y puro.

Donde está María, fluye la corriente de la gracia.

Donde está María, se produce el encuentro con Dios.

Hoy es Navidad.

La Navidad en el corazón.

La Navidad en mí.

 

 

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you