Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Apostolic Movement

La sinodalidad en Schoenstatt: un servicio a la vida

By: Karen Bueno

El P. Heinrich Walter profundiza en el espíritu de sinodalidad en Schoenstatt desde la concepción del fundador, y lo integra a la sinodalidad en la visión del Papa Francisco.

«El tema de la sinodalidad no es el capítulo de un tratado de eclesiología, ni mucho menos una moda, un eslogan o el nuevo término a utilizar o instrumentalizar en nuestras reuniones. La sinodalidad expresa la naturaleza de la Iglesia, su forma, su estilo, su misión. Y por eso hablamos de la Iglesia sinodal”. [1]

Con este mensaje el Papa Francisco describe el camino que la Iglesia inicia a partir de este año 2021 y continúa hasta el 2023, el camino de la sinodalidad. El deseo del Papa es que todas las personas sean escuchadas y participen, en un proceso de «encuentro, escucha y discernimiento».

El Movimiento de Schoenstatt también forma parte de este proceso sinodal. De esto hablamos en la entrevista con el P. Heinrich Walter, de la Coordinación Internacional del Movimiento:

Para usted, ¿cómo se da la sinodalidad en la estructura de nuestro Movimiento de Schoenstatt? Cuando pensamos en las presidencias nacionales y en la presidencia general, ¿podemos considerarlas sinodales? ¿Por qué?

P. Heinrich Walter – En primer lugar, debemos preguntarnos cómo entender la vía sinodal. El Papa Francisco entiende la sinodalidad como «lo que Dios espera de la Iglesia en el tercer milenio» (18.10.2015).

La Iglesia es un pueblo que sigue a Jesús, es decir, una comunidad en camino entre los obispos y todos los fieles. Por lo tanto, la sinodalidad no solo debe darse entre los obispos, sino en todo el pueblo de Dios.

Por ello, el proceso sinodal comienza en las diócesis y parroquias. La sinodalidad es un estilo y una actitud con la que la Iglesia quiere cumplir su misión en el mundo. Schoenstatt forma parte de esta comunidad en camino y participa en los procesos de las diócesis y de la Iglesia universal.

El P. Kentenich acogió la autocomprensión del Vaticano II de la Iglesia como Pueblo de Dios; habló muy a menudo, después del Concilio y hasta su muerte, de la Iglesia peregrina, también de una Iglesia humilde, pobre, mariana, guiada por el Espíritu Santo.

Entendemos Schoenstatt como una familia espiritual de muchas comunidades y ramas. Hablamos del Movimiento de Schoenstatt en términos del apostolado común que realizamos en la Iglesia a través de la fuerza del carisma. La tarea de las presidencias -nacionales y mundial- está relacionada con la unidad de la Familia y la interpretación auténtica del carisma del Fundador.

La tarea de la Central Nacional es ocuparse, dentro de un país, de la inspiración del Movimiento y de la centralización de la vida. La organización concreta del apostolado está en manos de los responsables de cada diócesis. Por lo tanto, no es tan fácil comparar las presidencias con el concepto de sinodalidad.

Espíritu sinodal en Schoenstatt

En Schoenstatt se puede hablar en cambio de un espíritu sinodal. Cada comunidad es independiente, pero debe ser solidaria con todas las demás a gran escala. Nuestras presidencias no tienen presidentes con autoridad oficial, como los obispos en las diócesis. Deciden por unanimidad, en la medida de lo posible.

En la Iglesia, siempre es el obispo de la diócesis quien decide, y en el Sínodo Mundial, el Papa decide después de todas las deliberaciones. La Iglesia actúa en última instancia a través de la autoridad de la jerarquía; hasta ahora, los laicos sólo actúan de forma consultiva. En Schoenstatt entendemos el ejercicio del liderazgo con una distinción: debe ejercerse con autoridad en principio, pero democráticamente en la aplicación.

¿Quería el Padre Kentenich que todos tuvieran voz cuando desarrolló este modelo de organización? ¿Somos fieles a lo que pensaba nuestro fundador en cuanto a la estructura de Schoenstatt?

P. Heinrich Walter – El Padre Kentenich siempre entendió que la organización de Schoenstatt está al servicio del organismo vivo de nuestro Movimiento. El espíritu y la vida de la Familia de Schoenstatt fue su preocupación central: «Relacionar forma y espíritu de tal manera que el espíritu y la vida sean siempre la gran fuerza que todo lo domine». [2]

Por ello, entendía el liderazgo como un servicio desinteresado a la vida. «Depende del liderazgo hasta qué punto una idea surge de las necesidades y anhelos de la comunidad y se mantiene en la aspiración de los objetivos». El Padre Kentenich fue un gran maestro en esto. Hoy debemos esforzarnos siempre juntos por practicar este estilo de su liderazgo y guía. Necesitamos mucha atención mutua, una actitud humilde de oración, un conocimiento profundo del carisma de Schoenstatt y un amor heroico entre nosotros.

El liderazgo debe estar siempre en contacto con los portadores de la vida de las ramas y las comunidades. En este sentido, todo el mundo tiene voz y debe ser tomado en serio, pero no al estilo parlamentario, donde la mayoría decide. El Papa Francisco describe una actitud similar: «Una Iglesia sinodal es una Iglesia que escucha. Es una escucha mutua en la que todos tienen algo que aprender. Cada uno a la escucha de los demás y todos a la escucha del Espíritu Santo para discernir lo que dice a las iglesias» (17.10.2015).

 

a sinodalidade

¿Cómo puede aportar Schoenstatt a la Iglesia desde esta estructura federativa, formada por comunidades autónomas, y al mismo tiempo que busca caminar en la unidad?

P. Heinrich Walter: He pensado en esto muchas veces. En primer lugar, se trata de trabajar desde la fuerza de la Alianza de Amor en el corazón de la Iglesia. Decisivo es un gran amor por la Iglesia. La sinodalidad solo puede ser fructífera en la Iglesia si hay muchos portadores de vida que, con verdadero espíritu cristiano, trabajan con confianza y corresponsabilidad.

Esto implica tanto a los individuos como a las comunidades y los movimientos.

Una Iglesia dirigida de forma sinodal necesita de un gran cultivo del espíritu para que la vida descentralizada de las iglesias se inspire en una profunda motivación interior. Esto tiene que ver con el espíritu de conversión y la transformación misionera de la Iglesia, de la que habla el Papa Francisco.

Es esencial un poderoso cultivo del espíritu

También pienso aquí en el impacto de la Virgen Peregrina entre ustedes en Brasil. Cuanto más libertad haya en los diferentes espacios culturales, más fuertes deben ser las corrientes de vida y los procesos de vida en común en la Iglesia. A esto lo llamamos cultivo del espíritu. Solo con un poderoso cultivo del espíritu puede tomar forma contemporánea la visión de San Pablo del cuerpo con muchos miembros y del único Espíritu con muchos dones diferentes.

Hoy también hablamos de diversidad reconciliada. Considero el trabajo de un amplio cultivo del espíritu como una contribución central de Schoenstatt al futuro de la Iglesia.

 

¿En qué y de qué manera, en su opinión, podemos mejorar la sinodalidad en Schoenstatt?

P. Heinrich Walter – En el contexto de la sinodalidad, el Papa Francisco habla mucho de escuchar, de escucharse unos a otros, de escuchar también al Espíritu Santo. El Padre Kentenich habla mucho de la libertad y de una Iglesia gobernada por el Espíritu Santo. Eligió el camino de la unión federativa para Schoenstatt porque contaba con la sinergia que surge de la libre interacción dentro de una familia. Con ello quería conseguir una gran vitalidad y fecundidad. En esto todavía hay mucho crecimiento posible.

La vida se enciende en la vida

Entre nuestras comunidades deberíamos hacer menos hincapié en nuestros propios espacios, e interesarnos aún más por la vida y el trabajo de otras ramas y comunidades. A menudo solo sabemos lo que hace nuestra propia rama o comunidad. La vida se enciende en la vida, decía el Padre Kentenich. Esto también sucede a través del interés, la información y los testimonios de otros países y culturas. Podríamos hacer más visible esta riqueza y así alegrarnos mutuamente en todo el mundo.

Esto podría ocurrir a través de revistas, eventos mediáticos y medios sociales. Me alegra ver que también se están produciendo muchas cosas a través de visitas e iniciativas entre nuestras ramas, también a nivel internacional. Un papel importante lo desempeñan las generaciones jóvenes, que quieren conocer el mundo entero. Son excelentes embajadores de la vida entre países y culturas.

Traducción del alemán al portugués: P. Antonio Bracht

Fuente: schoenstatt.org.br

[1] Discurso del Papa Francisco a los fieles de la Diócesis de Roma. Sala Pablo VI. Sábado, 18 de septiembre de 2021

[2] El secreto de la vitalidad de Schoenstatt, 1ra. parte. Espíritu y forma. José Kentenich. Editorial Nueva Patris, marzo 2011, pág. 75

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you