Familia de Schoenstatt Corrientes

Corrientes

La semana del 11 de septiembre quedará por siempre grabada en la Familia de Schoenstatt Corrientes como el hito más importante en su historia. El tan anhelado Santuario Filial, por el cual han hecho capital de gracias tantas generaciones, por fin, se ha hecho realidad.

Las celebraciones dieron inicio con un triduo de preparación el día miércoles 7 de septiembre en Tierra de María, el predio en el que se encuentra el Santuario, en Corrientes Capital, Argentina. Durante tres días, y bajo distintos lemas, se preparaban los corazones en adoración al Santísimo y Santa Misa.

Comunidades de Schoenstatt presentes

Poco a poco la llegada de una gran cantidad de peregrinos se hacía más evidente. Unas 3.000 personas de distintas partes del país y de países cercanos como Paraguay, Chile y Uruguay se hicieron presentes, de entre los que se contó con miembros de las Hermanas de María, de otras comunidades de Schoenstatt y de numerosos sacerdotes.  El día sábado 10 de septiembre, el cuadro de la Mater, que sería entronizado el día de la bendición, realizó su última recorrida por las calles de la ciudad en una caravana interminable que culminaría con una consagración multitudinaria a la Mater en la misma calle antes de ingresar al predio entre aplausos, sonrisas y lágrimas de corazones desbordados de alegría.

Solemnes vísperas

Más tarde, y luego del rezo de las solemnes vísperas, una bellísima Cantata a María predispondrían los corazones para la Santa Misa y bendición del sagrario.

Corrientes¡Y el gran día llegó! El domingo 11 de septiembre, a primera hora, la Familia de Schoenstatt se reunió en el gran predio de la Escuela de Cadetes de la Policía de la provincia de Corrientes para la celebración de la  Eucaristía, que fue presidida por el obispo de Corrientes, Monseñor Andrés Stanovnik y concelebrada por el asesor regional, Padre Alejandro Blanco, los directores nacionales del Movimiento: de Argentina, Padre Pablo Pérez y de Paraguay, Padre Martín Gómez, y otro sacerdotes.

 

Acto seguido, se peregrinó con el el cuadro de la Mater hacia Tierra de María para su entronización y la bendición del Santuario.

¡La Madre tres Veces Admirable de Schoenstatt ya estableció su Trono en Corrientes!