Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Movimiento Apostólico

¿Qué significa la Asistencia de la Santísima Trinidad?

By: Karen Bueno

En 1947, el Padre y Fundador viaja por primera vez a Sudamérica, pasando por los países donde las Hermanas de María se habían establecido. En ese momento, el Instituto Secular de las Hermanas de María de Schoenstatt, buscando la unión interior y exterior de la comunidad, se dividió en tres Provincias distintas: una en Argentina, otra en Brasil y otra en Chile.

Asistencia Trinitaria

A petición del Padre Fundador, estas tres Provincias se unen en una «asistencia trinitaria». Él mismo lo explica: «Las tres Provincias de las Hermanas de América del Sur han decidido unirse. Una Provincia se llama Hijas de Cristo, la otra Hijas del Espíritu Santo y la tercera Hijas del Padre. Es una forma diferente de definir los ideales que se han practicado hasta ahora. Hasta ahora el ideal sólo había captado un rayo de la Madre de Dios. […] Empezaron con los ideales desde la perspectiva del Oficio de Schoenstatt y tuvieron la idea: queremos ser una Provincia Cenáculo, Nazaret y Tabor. De aquí, Hijas de Cristo, Hijas de Dios Padre e Hijas del Espíritu Santo. Las tres Provincias unidas en una Asistencia Trinitaria. La meta es llegar al Dios Trino, empezando por la Madre de Dios.”

Cada una de las Provincias es responsable de asegurar un vínculo con una persona de la Santísima Trinidad, por lo que las Hermanas en Argentina deben ser Hijas del Padre, un nuevo Nazaret; las Hermanas en Brasil deben ser Hijas de Cristo, aspirando al Tabor; y en Chile las Hermanas deben ser Hijas del Espíritu Santo, un nuevo Cenáculo.

En un primer momento esta misión se entregó sólo al Instituto de las Hermanas de María, pero con el tiempo y la mirada amplia del Fundador, la misión se extendió a toda la Familia de Schoenstatt de cada uno de estos países, que asumió el espíritu de la Asistencia Trinitaria.

«El Padre Kentenich, cuando recorre los distintos países, especialmente Argentina, Brasil y Chile, conoce y descubre ciertas características del alma de cada pueblo. Y así, cada país tiene su rostro y su misión original que le da una identidad, pero juntos se complementan y se unen», dice la señora Raquel Padilla, del Instituto Nuestra Señora de Schoenstatt.

«El Padre Kentenich tiene un pensamiento estratégico y su estrategia pastoral se adapta a cada pueblo. La Asistencia Trinitaria es un plan conjunto que detecta con los signos. Percibió que tenía que vincular a los pueblos de América Latina con la Santísima Trinidad a través de María», dice el padre Ottomar Schneider.

Argentina: Padre

Asistencia

Argentina tiene un profundo apego a la figura de Dios Padre y vive el espíritu de Nazaret.

«Uno de los mensajes centrales de Schoenstatt es la paternidad de Dios y la necesidad de formar su imagen en los hombres, que deben ser una transparencia de lo divino. El Padre Kentenich descubre el espíritu paternal en el alma del pueblo argentino, y por eso le regala a Argentina esta misión de ser una transparencia del Padre», explica la señora Raquel Padilla, que es argentina.

El ideal nacional del país se expresa en la frase «Con María, Familia del Padre«:

«Este ideal se apoya en la idea de que Dios Padre es el centro, y a Él se dirige nuestro camino y en Él se realizará la máxima plenitud de nuestra realidad humana. En Él y con Él formamos una Familia, la Familia de Nazaret. La cabeza, el centro es el Padre», dice la señora Raquel.

Ser una Familia del Padre es un gran desafío: «El mundo está enfrentando una gran crisis de autoridad paterna, por eso es importante que la Familia de Schoenstatt de Argentina forje y viva el organismo natural y sobrenatural de los vínculos. Un punto esencial es reforzar la figura del padre tanto a nivel natural como sobrenatural. Para garantizar este espíritu, es necesario cultivar una fuerte vinculación con Dios Padre, siendo un reflejo del amor de Dios, de un Padre rico en misericordia; también es necesario tener una fuerte vinculación con el Padre Kentenich, ya que él es un transparente para nosotros del amor y la presencia paternal de Dios», afirma la Señora de Schoenstatt.

Brasil: Hijo

La expresión «Tabor«, «ser Tabor», se oye en todas partes en Brasil. Este es el ideal de la Familia de Schoenstatt brasileña. «Cuando el Padre Fundador llegó a Brasil, observó que el pueblo tenía una receptividad muy filial, un corazón abierto y filial. Esto se refiere naturalmente a la persona de Cristo, el Hijo, por lo que confió al pueblo brasileño la misión de la filialidad heroica, que se concretiza en la expresión “Tabor”, que él llama ‘su secreto’ en el Documento de Fundación»,nos comenta el P. Ottomar Schneider.

Desde el Santuario, la Madre de Dios quiere formar a cada brasileño a imagen de Cristo transfigurado. Otro aspecto es cuando el Padre Fundador dice, citando las Escrituras, que el Tabor es un lugar donde es bueno estar. Cada Santuario debe ser un Tabor de las glorias de María y como Santuarios vivos, los hijos de Schoenstatt tienen la misión de irradiar el Tabor en su ser.

En la práctica, ser un Tabor vivo significa, según el padre Ottomar, vivir la filialidad: «Para ser filial necesitamos dejar que la Madre de Dios nos eduque y nos forme para superar las situaciones difíciles de nuestra vida, teniendo al mismo tiempo como modelo e ideal la imagen de Cristo transfigurado.

Chile: Espíritu Santo

 

Al otro lado del continente, detrás de la Cordillera, está el «Cenáculo de Schoenstatt», Chile. En este país el Padre y Fundador ve una gran conexión con el Espíritu Santo. «La misión de Pentecostés, del Cenáculo, está muy relacionada con el espíritu de Familia, de comunión. Pentecostés es el envío de los apóstoles en misión y en Chile esta característica misionera surgió desde el principio y ha continuado.

El pasaje del Cenáculo es el momento en que los apóstoles, con María y en oración, están en una comunión especial y reciben la fuerza del Espíritu Santo para salir a la misión. Todo el Movimiento en el mundo tiene esta característica misionera, pero en Chile creo que es algo propio», dice el P. Iván Simicic, sacerdote chileno.

Un episodio importante en Schoenstatt, el Tercer Hito de la historia de Schoenstatt, tiene lugar en Chile, y está directamente relacionado con la misión del Cenáculo según el Padre Iván: «El acento de este tercer Hito es un nuevo envío misionero del Padre y Fundador para todo el Movimiento, por lo que Pentecostés está relacionado con el 31 de mayo. La Familia de Schoenstatt de Chile se siente muy responsable de este nuevo envío, que presenta la misión de Schoenstatt para la Iglesia.”

El ideal nacional del país es ser «Cenáculo del Padre para un nuevo Pentecostés«.

«En la práctica, vivir el ideal del Cenáculo es vivir este espíritu misionero de manera concreta; desde el Santuario, debemos ser misioneros, ser discípulos hoy, asumiendo la misión del 31 de mayo, viviendo el pensamiento orgánico, viviendo y amando en alianza con la Iglesia, y esto requiere renovación», dijo el P. Iván.

María nos lleva al único Dios

Asistencia Schoenstatt es Familia y estos tres países lo viven claramente, en mutua cooperación, complementándose. A través de estas tres tareas específicas, el Movimiento en América Latina tiene garantizada la conciencia de paternidad, filialidad y espíritu misionero como cara de una misma moneda. «Sabemos que no sólo somos la ocupación predilecta de la Madre de Dios, sino también del Dios Trino», dice el Fundador, y es en esta conciencia que Schoenstatt se configura como un nuevo Nazaret, un nuevo Tabor y un nuevo Cenáculo para la Iglesia y el mundo.

Fuente: Schoenstatt Brasil

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you

Hay Santuario porque somos peregrinos

La experiencia de salir de casa y peregrinar a lugares sagrados forma parte de la vivencia religiosa de muchas familias. Pero, ¿cómo se vincula esto con la misión de Schoenstatt y el III Hito Histórico? La Hna. M. Jimena Alliende nos cuenta su experiencia personal y demuestra en la práctica el impacto del 31 de mayo en la vida orgánica de los peregrinos.

Read More »