Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Movimiento Apostólico

El significado de la Cruz de la Unidad en el mundo actual

By: Rachel E. Gardner

¡Una muy bendecida Fiesta de la Exaltación de la Cruz, para ti, amigo mío! Esta es una de mis fiestas favoritas del año y diría que está muy subestimada y pasa muy desapercibida. ¿Qué podemos sacar de este día dedicado a la exaltación de la Cruz? ¿Qué tiene que decir la Cruz de Cristo a nuestra realidad de hoy? Mientras reflexionamos sobre estas preguntas, tenemos el regalo de contemplar una cruz muy singular para inspirarnos: la Cruz de la Unidad de Schoenstatt.

Una invitación a la contemplación

Hoy la Cruz de la Unidad es conocida en todo el mundo. Esta semana alguien me dijo: «Espera, ¿la Cruz de la Unidad es de Schoenstatt? Creía que la había diseñado alguien famoso». Su comentario me hizo reír.

Sí, la Cruz de la Unidad nació de la vida del Movimiento de Schoenstatt, en una historia dramática y real que se desarrolló en la vida de personas y comunidades concretas. Si te interesa conocer toda la historia, te recomiendo encarecidamente el libro «La Cruz de la Unidad», del Padre Benjamín Pereira, y también el libro del mismo título de Gertrude Pollak, Señora de Schoenstatt.

Me gustaría compartir hoy un breve esbozo de esa compleja historia para mostrar la creatividad y el ingenio de Dios, expresados a través de instrumentos humanos. Verán, hoy estamos tan increíblemente inundados de imágenes, gifs y videos que creo que hemos perdido la capacidad de contemplar una obra maestra. Y la Cruz de la Unidad es una de esas obras maestras en el sentido de que es un símbolo, un icono, y como tal tiene el potencial de conducir nuestras pequeñas vidas al corazón de lo sobrenatural – si se lo permitimos.

¡Y este símbolo nació de una experiencia vivida…! Saturados como estamos por la cultura instantánea de lo inmediato, olvidamos también cómo la mayoría de las veces lo verdaderamente bello surge de un largo proceso vital. Que esta reflexión de hoy, amigos míos, les invite a detenerse para contemplar este símbolo, y así reencontrar el misterio absoluto de la Cruz de Cristo en nuestra fe católica, en el mundo de hoy.

Original Unity Cross in Stuttgart

Breve historia

La Cruz de la Unidad fue diseñada originalmente por la generación de los Padres de Schoenstatt cuyo Ideal era «Unum in Sanguine» (unidos en la Sangre de Cristo) durante aquellos difíciles años en que el Padre Kentenich estaba exiliado en Milwaukee, Wisconsin.

Como escribe el Padre Benjamín:

«Nació en nosotros el anhelo de regalar un crucifijo a Bellavista, el lugar donde nació y se alimentó nuestra vocación, que expresara nuestra imagen de Cristo sacerdote, tal como deseábamos vivirla en la Alianza de Amor con María y en las vivencias de Cristo que tuvo nuestro Fundador (P. Kentenich). El pensamiento central que queríamos expresar era el Cristo de los Vínculos. Es el Cristo que, en la fuerza del Espíritu Santo, está profunda e íntimamente vinculado como Hijo al Padre. Es el Cristo que está profunda e íntimamente unido a María, su Madre, constituida como su Colaboradora y Compañera permanente en su misión redentora de la humanidad. Es el Cristo de la Unidad que une el cielo y la tierra; es Cristo Buen Pastor que, reflejando el amor del Padre, une a los hombres con Dios y a los hombres entre sí; haciéndolos hijos de un mismo Padre».

Y así sucedió, que esta cruz fue forjada por el Padre Angel Vicente Cerró, artista y Padre de Schoenstatt. Fue colocada por primera vez en el Santuario de Bellavista durante la Misa de Nochebuena de 1960 por el Padre Humberto Anwandter, primer sacerdote ordenado de aquella generación de Unum In Sanguine. En el momento en que fue colocada allí, Dios también había estado obrando un proceso de vida paralelo al mismo tiempo en la Familia de Schoenstatt local de Bellavista. Por razones que no abordaré aquí, una división había estado creciendo durante algún tiempo, y muchos sentían que se estaba volviendo insuperable. Se dice que el proceso de sanación tuvo su «comienzo visible» en ese mismo momento en que la Cruz de la Unidad fue entronizada en el Santuario de Bellavista.

En ese momento, el Padre Kentenich seguía en el exilio. Muchos grupos estaban trabajando para traerlo a casa, haciendo muchos esfuerzos diplomáticos a través de contactos en Roma y también ofreciendo oraciones y sacrificios. Cada comunidad ofrecía y rezaba, esperando que el Fundador pudiera reunirse con el Movimiento antes de morir (tenía casi 80 años ya).

En lo que respecta a esta breve historia de la Cruz de la Unidad, una de esas corrientes de vida de ofrecimiento por su regreso fue la de la comunidad de las Señoras de Schoenstatt de la región de Stuttgart, en Alemania. Esta corriente de vida lleva ahora el nombre de «Paralelo Bellavista-Stuttgart» porque está vinculada al Santuario de Bellavista y su Misión del 31 de mayo de 1949, y al Santuario de Stuttgart en Alemania. Las historias de los Santuarios de Bellavista y Stuttgart se desarrollaron de forma paralela. Como signo de gratitud por todo este ofrecimiento, el Padre Kentenich regaló la Cruz de la Unidad Original al Santuario de Stuttgart después del exilio, y es allí donde permanece hasta el día de hoy.

De este modo, la Cruz de la Unidad surgió de una historia viva y, como tal, tiene un profundo significado para quienes formaron parte de esa historia. Pero la creatividad de Dios no se detuvo ahí. Con el tiempo se hizo la primera copia en 1969, forjada por los Hermanos de María, y enviada a Bellavista por las Señoras como regalo en retribución, y más tarde se hicieron más copias. Así, la gran familia de Schoenstatt llegó a conocerla y amarla como símbolo de nuestra espiritualidad. La Cruz de la Unidad estuvo especialmente presente durante el Jubileo de 2014 y fue conocida como la «Cruz de la Misión», ya que capta la misión de Schoenstatt de proclamar la Alianza de Amor con María como camino seguro para vivir en unión con Cristo.

La Cruz de la Unidad sigue siendo un símbolo profundo incluso más allá de Schoenstatt. La Madre Teresa adoptó la Cruz de la Unidad, descubriendo que para ella simbolizaba su propio ideal comunitario de Cristo diciendo «Tengo sed» desde la Cruz, y «Como María estar junto a la Cruz de Cristo Moribundo y encontrarlo allí». (Citado del artículo de Aleteia antes citado). Y más recientemente, Christopher West la ha adoptado como imagen que representa el mensaje que dedica su vida a compartir: La Teología del Cuerpo de Juan Pablo II. En un reciente encuentro con peregrinos de Schoenstatt en la Jornada Mundial de la Juventud, Christopher West utilizó la Cruz de la Unidad como tema principal, explicando que la forma en que María recibe la sangre de Cristo en el Cáliz mientras Cristo da su vida por su esposa -colaborando así juntos en la salvación del mundo- muestra el ideal por el que todos deberíamos luchar en la complementariedad de hombres y mujeres (parafraseado de notas personales, no es una cita directa).

Y la historia viva continúa. Lea más aquí sobre cómo esa primera réplica de la Cruz de la Unidad fue robada de Bellavista en abril de este año. La Familia de Schoenstatt de Bellavista aún se encuentra descifrando cómo recuperarla.

La Cruz de Cristo en el mundo de hoy

Entonces, ¿qué puede decirte la Cruz de la Unidad hoy, en esta Fiesta de la Exaltación?

Alguien me dijo hace poco: «Es el crucifijo más católico que he visto nunca. Porque no sólo está Jesús, ¡también está María!». Pensó que añadir a María lo hacía «más católico», ¡y creo que estaba en lo cierto!

¿Qué nos dice esto? Simbolizando a Jesús como el Cristo de los Vínculos, nos muestra que nunca estamos solos en nuestro sufrimiento. Ni siquiera Jesús estuvo solo en la cruz. Su Padre estaba con Él (¿no gritó al Padre desde la cruz?) y su Santísima Madre estaba a su lado: atenta a su sufrimiento, firme, unida a Él. Seguramente su mirada fija le infundió valor cuando todos sus seguidores más fieles habían huido.

Hoy en día, en nuestro mundo obsesionado por obtener placer y evitar el sufrimiento, podemos acostumbrarnos a llevar nuestras cruces de forma aislada y a evitar a los demás cuando tenemos dificultades. Y a veces nos resistimos al propio sufrimiento en lugar de permitir que Dios lo utilice para transformarnos. Hemos olvidado cómo sufrir bien. Pero Jesús nos dio un ejemplo diferente. Y Schoenstatt lleva hoy ese mensaje al mundo: Jesús y María van juntos. Lo vemos reflejado en la «Oración Final» del Vía Crucis de los instrumentos de Dios, escrita por el P. Kentenich en Dachau (que, por cierto, terminó de escribir el 13 de septiembre de 1944, ¡la víspera de la fiesta de la Exaltación de la Cruz!)

«Concédeme entregar a los pueblos,
como el signo de redención,
tu cruz, Jesucristo,
y tu imagen María.
¡Que jamás nadie separe
lo uno de lo otro,
pues en su plan de amor
el Padre lo concibió como unidad!

Es precisamente esta conciencia y experiencia vivida de no estar solos en nuestros sufrimientos lo que nos da el coraje para abrazar la vida diaria con Dios, y movernos a través del sufrimiento con Él. En esto consiste vivir en Alianza con María y, a través de ella, con el Dios Trino. La oración continúa:

Manifieste yo tu presencia a los hombres,
y así para vosotros los gane;
concédeme que, combatiendo día a día
arriesgue la vida por vosotros,
para que vuestro Reino
en todas partes logre victoria
y ensanche sus confines
por todo el universo.
– P. J. Kentenich

Podemos atrevernos a librar la batalla de la vida -día a día- porque nunca estamos solos.

El misterio cotidiano de la muerte y la resurrección

Esto nos lleva a nuestro último punto de reflexión sobre la Cruz de la Unidad para hoy: el misterio entrelazado de la crucifixión y la resurrección en la vida de Jesús y en nuestras propias vidas cotidianas unidas a Él.

El Padre Benjamin subraya en su libro el carácter simbólico de la Cruz de la Unidad. Dice que «La forma en que se representa este momento [de la crucifixión] tiene un fuerte carácter simbólico, incluso antihistórico en varios aspectos, como representar a Cristo vivo mirando a su Madre con la herida abierta en el costado, dado que en la narración bíblica se dice que su costado fue traspasado después de su muerte.»

¿Qué nos dice esto? Creo que nos invita a buscar la mirada de Cristo y mantener los ojos fijos en Él, como hizo siempre María, para que en medio de las dificultades podamos vislumbrar ya la esperanza de la resurrección. La oscuridad del mundo siempre viene acompañada de desesperanza, y la Luz de Cristo siempre trae esperanza. Cuando contemplamos la Cruz de la Unidad, tenemos una imagen impactante tanto de la muerte como de la resurrección.

Mirad cómo continúa la oración

«Quiero ponerte en la hondura mi alegre corazón
y regalarte de continuo  mi amor entero;
quiero fundar toda mi esperanza de vida
en ti, Señor crucificado,
y en María, tu Compañera.»
– P. J. Kentenich

¡Mi esperanza está fundada en ti…! Eso no significa que la oscuridad no sea oscura, o que el sufrimiento no sea difícil. Significa que Dios Padre está detrás -del mismo modo que permitió que su Hijo cargara con la Cruz- y que el Padre siempre nos tiende la mano, elaborando su plan de amor en ese mismo momento. Significa que Cristo ya ha encontrado un camino y quiere darnos esperanza en este momento.

Photo by Fr Cristóbal Asenjo, Schoenstatt Father

¿Has pensado alguna vez que es extraño concentrarse a la vez en la Crucifixión del Viernes Santo y en la esperanza del Domingo de Resurrección? A veces la gente se centra demasiado en la Crucifixión, y es como si olvidaran cómo terminó la historia. Y a veces la gente quiere pensar sólo en la Resurrección, pero entonces olvida lo que costó, cuál fue el camino para llegar a ella. Para nosotros, como católicos, ambas realidades van siempre unidas. Y si escuchamos este misterio en nuestra vida cotidiana, podremos caminar con más firmeza y seguridad hacia la esperanza de Cristo, apresurándonos como María a servir a los demás con amor, porque nuestros corazones están firmes y seguros en el plan de amor del Padre, aunque incluyan la crucifixión, porque sabemos que pronto irrumpirá la luz de la Resurrección de Cristo.

Les dejo con una última cita para reflexionar, de una maestra de la contemplación de la Cruz, Santa Teresa Benedicta de la Cruz. Quizá la conozcan mejor como Edith Stein. Su nombre carmelita significa: Teresa Bendita por la Cruz. Dejaré su historia para otro día, pero basta decir que su vida estuvo marcada por la Cruz, y que comprendió profundamente el misterio de ser a la vez una alegre hija de Dios cada día, y también estar unida a Cristo en Su Cruz.

«…porque ser uno con Cristo es nuestra santidad y hacerse progresivamente uno con Él nuestra felicidad en la tierra, el amor a la cruz no contradice en absoluto ser un hijo de Dios alegre. Ayudar a Cristo a llevar su cruz llena a uno de una alegría intensa y pura, y quienes pueden y saben hacerlo, los constructores del reino de Dios, son los hijos más auténticos de Dios. Por eso, quienes sienten predilección por el camino de la cruz no niegan en absoluto que el Viernes Santo haya pasado y que la obra de la salvación se haya cumplido. Sólo los salvados, sólo los hijos de la gracia pueden de hecho ser portadores de la cruz de Cristo. Sólo en unión con la Cabeza divina adquiere el sufrimiento humano poder expiatorio. Sufrir y ser feliz, aunque se sufra, tener los pies en la tierra, caminar por los senderos sucios y ásperos de esta tierra y, sin embargo, estar entronizado con Cristo a la derecha del Padre, reír y llorar con los hijos de este mundo y cantar sin cesar las alabanzas de Dios con los coros de los ángeles: ésta es la vida del cristiano hasta que despunte la mañana de la eternidad». Santa Edith Stein (Teresa Benedicta de la Cruz), citada en su Ensayo sobre la fiesta de San Juan de la Cruz.

Para concluir, recordamos que la Santísima Madre es la que mejor entiende este misterio. Pidamos en esta Fiesta de la Exaltación de la Cruz que Ella interceda por nosotros para obtener esta gracia, para crecer un poco más profundamente en el misterio de la muerte y resurrección de Jesús, para que podamos vivir en profunda intimidad con Él – esa intimidad que está simbólicamente representada en la Cruz de la Unidad.

Rachel E Gardner
Señora de Schoenstatt
Movimiento de Schoenstatt de Austin, TX, USA

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you