Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Movimiento Apostólico

El Santuario de Brasilia abre su año jubilar con una peregrinación de las Fuerzas Armadas

By: Hna. M. Isabel Machado

Muchas veces hemos escuchado la afirmación: «¡Los jubileos son tiempos de gracias especiales!». Y este hecho se hace aún más real cuando sucede en un tiempo de gran esperanza, dentro de nuestro Movimiento y dentro de la Iglesia. Esto es lo que está viviendo la Familia de Schoenstatt en Brasilia, capital de Brasil.

En este mes de marzo de 2024, el Santuario Tabor de la Esperanza abrió su año jubilar para celebrar sus 25 años. Este Santuario tiene una característica propia: fue construido en un terreno vinculado a la Arquidiócesis Militar de Brasil y está ligado a ella. Precisamente por eso -y por haber sido construido en la capital del país- diversas autoridades militares brasileñas lo visitan y participan en sus actividades.

Fotos: Neto Lima

El santuario recibe la indulgencia plenaria

Para marcar la apertura del año jubilar, el arzobispo militar de Brasil, Mons. Marcony Ferreira, sugirió no sólo una misa -como era la propuesta inicial-, sino un triduo. Y también que se invitara a mucha gente, incluida la Familia Militar. Con el apoyo y la ayuda concreta del Arzobispo, el Santuario recibió el don de la indulgencia plenaria para todo el año jubilar.

Otro de los deseos y empeños personales del Arzobispo Marcony fue ofrecer confesiones en el santuario los días del triduo. Varios capellanes militares y sacerdotes se pusieron a disposición de los peregrinos, que formaron grandes colas.

Los dos primeros días del triduo

El primer día del triduo, el 16 de marzo, tuvo lugar la solemne apertura del Año Jubilar, con un toque de trompeta y la lectura de los decretos. La misa fue presidida por el obispo auxiliar del Ordinariato Militar de Brasil, monseñor José Francisco Falcão.

La mayor concentración de peregrinos tuvo lugar el segundo día del triduo, el domingo 17 de marzo. Varios autobuses y coches llegaron trayendo a muchas personas.

La misa del segundo día fue presidida por el Secretario General de la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil (CNBB), Monseñor Ricardo Hoepers. Esta celebración tuvo un momento especial con la investidura de 18 jóvenes y niños como los primeros Coristas, Acólitos y Ceremoniales del «Proyecto Arcángeles» – un regalo especial para la Mater en este Año Jubilar.

Durante todo el día hubo actividades en torno al Santuario. Muchos peregrinos asistieron también a la Misa celebrada por la tarde, presidida por el capellán del Santuario, P. Érico Pitágoras Rocha.

Día de Alianza con vigilia

El 18 de marzo fue celebrado de forma especial por la Familia de Schoenstatt. Para alegría de todos, estuvo presente el matrimonio pionero del Movimiento en Brasilia, los señores Amaro y Neuza Freire.

El Padre Thaisson Santarém presidió la Santa Misa, dando testimonio de la presencia del Fundador, Padre José Kentenich, y del Sr. João Pozzobon en su vida.

En la madrugada del 18 al 19, hubo una vigilia para celebrar la Fiesta de San José, onomástica del Padre Kentenich y el inicio del Año Jubilar. A medianoche, el Santísimo Sacramento fue bendecido por el P. José Edvaldo Santos, capellán de la Base Aérea de Brasilia.

Peregrinación de las Fuerzas Armadas

El día de San José, nuestra Mater recibió a la Familia Militar de Brasilia. Participaron representantes de las diversas Fuerzas Armadas brasileñas: la Marina, el Ejército y la Fuerza Aérea Brasileños, así como las Fuerzas del Orden: la Policía Militar y el Cuerpo de Bomberos. La visita comenzó frente al Santuario Jubilar con una procesión.

Los soldados portaron en andas las imágenes de San José y de sus santos patronos. Fueron recibidos solemnemente al inicio de la Santa Misa, presidida por el Arzobispo Castrense y concelebrada por los sacerdotes capellanes de las diversas Fuerzas Armadas.

El recibimiento de la bandera brasileña fue un momento fuerte de amor a la patria. Todos los soldados la saludaron. El Himno Nacional, cantado con solemnidad, creó un momento único en la celebración jubilar.

De forma concreta, Mons. Marcony Ferreira relacionó en su homilía la vida de cada militar con la vida de San José.

El lema elegido para este año jubilar – «María, Luz de Esperanza, ¡caminamos contigo!» – es el impulso para enviar a todos los que pasaron y pasarán por el Santuario de Brasilia durante este año especial de gracias.

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you