Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Apostolic Movement

“¡Diles que permaneceré fiel hasta la muerte!”

By: Dr. Hubertus Brantzen / Karen Bueno

Hablando de su época de estudiante, ¿recuerda haber copiado alguna vez en un examen? Ciertamente no es una actitud noble, pero a menudo es una decisión desesperada que lleva a muchos a aprobar. Así es como el joven Fritz Esser “hacía lo que podía” para aprobar sus exámenes. Teniendo esto en cuenta, empezamos a hablar de la historia de este joven héroe que murió el 18 de enero de 1924, hace exactamente 100 años. Esser demuestra que los errores y los retos de la vida son oportunidades para el heroísmo y para empezar de nuevo. La Alianza de Amor que guió su vida es también hoy para nosotros una luz en el camino de la santidad.

¿Quién es Fritz Esser?

Es uno de los héroes de la primera generación del Movimiento de Schoenstatt. Fue sacristán del Santuario Original y se hizo conocido por crear el marco luminoso con la frase “Servus Mariae Nunquam Peribit”.

Esser nació el 20 de noviembre de 1900 en Dorn Dürkheim, Rheinhessen. Tuvo dos hermanas y un hermano mayor que se hizo sacerdote. Su padre murió antes de que Fritz cumpliera un año y su madre probablemente tenía una pequeña tienda para mantener a la familia.

Por naturaleza, era un joven alegre, cautivador y simpático, querido por todos. Con su temperamento sanguíneo, se ganó rápidamente la simpatía, el cariño y el aprecio de sus compañeros y profesores.

“Soy diez veces más estúpido de lo que parezco”

Fritz tenía muchas habilidades sociales y personales. Sin embargo, su mayor reto eran los estudios. Estudiaba mucho, pero cada examen era siempre un gran problema. Sólo con mucha ayuda de sus compañeros, especialmente de su amigo José Engling, y la generosidad de sus profesores, conseguía aprobar los exámenes. Sus amigos le tenían en tan alta estima que hicieron todo lo posible por no perderle. Uno de ellos intentó que Fritz “hiciera trampas” en el examen final de su primer año. Afortunadamente, las evaluaciones del seminario también tenían en cuenta la aplicación al estudio, el carácter auténtico, el esfuerzo y la dedicación… ¡y en esto fue muy bien valorado!

Fue precisamente esta dificultad en los estudios lo que acercó a Esser cada vez más a la Virgen. Se puede decir que, en los primeros años, la persona que más se dedicó al Santuario Original y lo cuidó de manera singular, haciéndolo acogedor y atractivo, fue Fritz Esser.

Un héroe discreto pero significativo

Fritz no destacaba por la brillantez de sus ideas, su inteligencia o sus grandes logros, sino por la facilidad con que se entusiasmaba con todo lo bueno. Estaba comprometido con las contribuciones al Capital de Gracias y con la idea de transformar la pequeña capilla en un Santuario de la MTA.

De una manera única, y más que nadie, hizo del Santuario su principal preocupación. Allí, por así decirlo, “perdió su corazón”. Durante años, dedicó casi todo su tiempo libre a utilizar sus habilidades artísticas para hacer del Santuario un lugar hermoso, atractivo y acogedor. No sólo visitaba el santuario para rezar, sino también para mantenerlo limpio, decorarlo con flores y convertirlo en el hogar espiritual de los congregantes.

Al darse cuenta de que las visitas a la pequeña capilla disminuían, Fritz tuvo una idea interesante. Junto con algunos colegas, agujereó el tejado de la ermita y colocó una pequeña chimenea de hojalata. Encontró (no se sabe dónde) una estufa de carbón para secar y calentar el santuario. Y así, no pocas veces, el santuario era el único lugar cálido, mientras en todas partes había nieve, hielo y frío. Evidentemente, ¡las visitas aumentaban mucho!

¡Un siervo de María nunca perecerá!

Por todo lo que la MTA había logrado en su vida y en la de los congregantes, Esser decidió crear un hito. Así surgió la idea del marco luminoso “Servus Mariae Nunquam Peribit”. Su deseo era que, al contemplar este monumento, todos sintieran una confianza audaz y victoriosa en el poder y el amor de la Virgen.

Foto del marco original, creado por Esser

Entre caídas y nuevos comienzos

La vida de Fritz también estuvo marcada por pruebas y caídas. Pasó una corta temporada en el ejército y, a pesar de ello, este ambiente tuvo un gran impacto en su vida religiosa y noble. Cuando regresó de sus vacaciones, estaba cambiado: apático y bastante alejado de sus ideales. Incluso se negó a ocuparse del santuario. A veces también se sentía desanimado por las actividades de la Congregación y poco dispuesto a ayudar.

Sin embargo, al darse cuenta de sus errores y buscar reparación, poco a poco abrió su corazón a la MTA para que volviera a educarlo. Consciente de que necesitaba ayuda, Fritz buscó la orientación de su director espiritual, el P. José Kentenich, y el consejo de su amigo José Engling.

Años de entrega y sufrimiento

Tres años de enfermedad y sufrimiento marcaron el final de la vida de Fritz Esser. Hubo semanas en las que no podía levantarse de la cama, debido a la fragilidad de sus pulmones. Al mismo tiempo, fue un periodo de mucha actividad apostólica, escribiendo cartas y material para la revista de la MTA. Su cama se convirtió en una especie de secretaría para ayudar en las actividades de Schoenstatt.

El final de su vida se caracterizó por el sufrimiento vivido con amor y propósito. Dedicó su dolor y todas sus fuerzas a los inicios del Movimiento de Schoenstatt. En su última carta al P. Kentenich, Fritz escribió: “¡Dígales que permanezco fiel hasta la muerte!”.

Consejos prácticos para la vida

Después de su muerte, Fritz Esser fue trasladado de su primer lugar de sepultura, Alzey en Rhine-Hesse, al Centro de Schoenstatt en Weiskirchen en 1995. Su tumba se encuentra ahora junto a la de Monseñor Werner Krimm (1928-2000), sacerdote de la diócesis de Maguncia y miembro del Instituto de Schoenstatt, que se ocupó de que el recuerdo de Fritz Esser permaneciera vivo, especialmente a nivel diocesano.

Tumbas de Fritz Esser y Mons. Werner Krimm, junto al santuario de Weiskirchen (Foto: Anne Etz)

En estos 100 años que han pasado, recordamos la vida de Fritz Esser con gratitud. Su historia deja huellas que nos inspiran. Werner Krimm también dejó para nosotros hoy una interpretación de la vida de Fritz Esser: en primer lugar, su vinculación viva con el Santuario Original en Schoenstatt, de cuya organización fue uno de los grandes responsables, especialmente como sacristán. Contribuyó a que a los miembros de la generación fundadora de Schoenstatt les gustara visitar este lugar. Fritz Esser fue también un ejemplo de cómo una persona de carácter alegre y de Rhenania puede esforzarse por llevar una vida espiritual seria. Lo hizo bajo la guía de su constante consejero espiritual, el Padre Kentenich. Él también dio a Fritz el siguiente aliento durante su grave enfermedad hacia el final de su vida: “¡Sigue siendo el hijo despreocupado de nuestra Madre celestial!”

Foto: Ursula Doll

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you

casa onde

La casa donde nació José Engling revive la historia en los visitantes

El P. Kentenich dijo de José Engling que era el Acta de Fundación de Schoenstatt vivida. Vivió heroicamente la Alianza de Amor con María. La casa en que nació y su escuela, hoy Prosity, Polonia, son lugares históricos que podemos visitar y donde incluso podemos hospedarnos. Se publica nueva edición de “José Engling Info-Brief”.

Read More »