Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Apostolic Movement

Un sacerdote de Schoenstatt suizo construye un santuario nacional en Camerún

By: P. Alois Baumberger/ Claudia Brehm

El Padre Alois Baumberger, misionero suizo que pertenece a la Federación de Sacerdotes de Schoenstatt, ha vivido y trabajado en África durante más de 40 años. Hace diez años, los obispos cameruneses le encargaron la construcción de un lugar de peregrinación en Marza, proyecto que ya había sido entregado en 1949 al santo obispo Yves Plumey, quien lo inició. Luego fue asesinado y así el proyecto quedó en el olvido. En los últimos diez años, el P. Alois ha construido este centro diocesano de peregrinación Marza, lo que no solo significa construir una gran iglesia de peregrinación y crear instalaciones para la peregrinación y para conferencias, sino también atender a la gente en sus muchas necesidades y estar allí para sus preguntas y dificultades.

Los peregrinos contribuyen limpiando, desbrozando, ayudando a construir, cocinando, etc.

La espiritualidad de Schoenstatt integrada en el lugar de peregrinación de Camerún

El Padre Alois ha aportado mucho con la espiritualidad de Schoenstatt. Los peregrinos están encantados por este lugar de peregrinación, que no se construyó por una aparición de María, sino porque la gente encontró curación interior, liberación de la corrupción, encontró la paz interior, un trabajo, un embarazo, etc. María, Nuestra Señora de los Apóstoles -bajo esta advocación se la venera en Marza- atrae a personas de todos los colores y afiliaciones religiosas y les proporciona hogar, seguridad, humildad y energía creativa.

La 45ª Conferencia Episcopal de Camerún visita el santuario de Marza

Santuario Camerun

En los últimos días, la 45ª Conferencia Episcopal de Camerún visitó el santuario y quiso que el P. Alois le diera información espiritual e histórica sobre el lugar. El P. Alois escribe: «Les regalamos un bastón de peregrino, un paquete de artemisia -té medicinal natural- con la foto y el nombre de sus respectivas diócesis impresos, y un ejemplar de las meditaciones de nuestro Vía Crucis y Pascua, pequeñas muestras que apreciaron mucho. Todos quedaron muy impresionados por la residencia del obispo fundador Yves Plumey, donde falleció hace treinta años«.

Palabras de bienvenida del P. Alois a los obispos de la 45ª Conferencia Episcopal

Gracias a la Administración de la Ciudad, que ha tomado valientemente la azada y el machete para allanar el camino para que vengan aquí a María, Nuestra Señora de los Apóstoles, es que este encuentro es posible hoy.

A menudo se representa a María con una azada en la mano. En África, la azada no solo se utilizaba para escardar, sino también para amasar el barro y construir cosas nuevas.

Como aquí, en Marza, donde se está construyendo un centro de encuentro, formación y peregrinación en este monte santo que se presenta con sus instalaciones sociales, caritativas y culturales para un lugar de apostolado laico. Se trata del lugar para el santuario nacional.

El Padre Alois dijo a los obispos: «Ustedes y muchos otros están arraigados en la historia de la evangelización y saben que debe haber iglesias y santuarios – así como templos, mezquitas y pagodas – que han sido un centro de enseñanza de la sabiduría de su religión en su propia historia. No son los edificios que llevan el mensaje, sino que son lugares firmemente establecidos desde los que se transmite a todas las generaciones, de generación en generación».

El P. Alois comentó que el obispo predecesor de esta diócesis había expresado del santuario de aquí: «Esto no es un lugar de peregrinación, ¡es la ermita del paraíso!»

La belleza del lugar eleva el alma a Dios

Santuario Camerun

Lo que llamó la atención en Marza, según el P. Alois Baumberger, es que los visitantes o peregrinos se sentían a menudo muy cómodos en ciertos lugares de este centro. Sintieron el aliento de un lugar sagrado. Se sentían atraídos y tenían el deseo de quedarse en estos lugares para regenerarse, habían descubierto un lugar que enriquecía su alma. «El hombre es un ser multidimensional y está envuelto en una esfera biodinámica que le hace sensible para descubrir un lugar con el que se siente conectado o en comunión«, expresó el sacerdote.

En este santuario nacional, dijo, se sienten las fuerzas especiales en torno al manantial que alimenta el pozo, pero también los «guardianes del lugar». Son formaciones rocosas que tienen el contorno de un rostro humano con ojos, orejas y boca. Los peregrinos dicen que cuando te acercas a ellos, te ven, te escuchan y te hacen preguntas como: ¿Cuál es el objetivo de tu presencia?

Otros lugares de gracias son la Gruta de María, la gran cruz, el Camino de María y, sobre todo, el conjunto de picos y cuevas que se encuentran detrás de la ermita, donde se puede encontrar muy bien la paz y la tranquilidad interior.

Los grandes y pequeños lugares de peregrinación de nuestra tierra, con sus puntos de energía, de gracias, son como almacenes o baterías con gran poder, que se recargan una y otra vez con las visitas de los peregrinos y sus celebraciones.

Nada sin ti, nada sin nosotros

Santuario Camerun En la estación de las Bodas de Caná se narra el Camino de María que serpentea por la montaña, donde los peregrinos pueden contemplar diversas estaciones de la vida de María: «El santuario de Marza es un pequeño Caná, una sala de bodas donde comienza una nueva historia de amor. Allí el vino nunca se agota porque muchos llenan sus tinajas; las llenan de confianza hasta que rebosan. Un Caná donde la alegría nunca se acaba porque muchos traen sus penas y dolores. El fuego del amor no se apaga porque muchas personas aportan su combustible, quizás el dolor experimentado, su valor para un nuevo comienzo. Donde el sentido más importante no se agota, porque el buen consejo nunca se escapa: «¡Lo que te dice, hazlo!». Porque el valor de la oración confiada, el valor de nuestras más pequeñas acciones, cuando se hacen con fe y amor, es grande. Nada es demasiado pequeño. Nada sin ti, nada sin nosotros«.

Lugar donde se celebra la belleza, el silencio y la paz interior

El Santuario de Nuestra Señora de los Apóstoles es un lugar donde se celebra la belleza, el silencio y la paz interior. Los que acuden al Santuario Mariano de Marza buscan alejarse de la monotonía de la vida cotidiana, de los acontecimientos rutinarios y dolorosos, buscan volver a los valores fundamentales. El peregrino busca orientación, pide la intercesión para un proyecto cercano a su corazón, quiere ser curado de tormentos interiores o apoyado en un momento difícil. Los peregrinos vienen por sí mismos, por las intenciones de los seres queridos o por la paz mundial. El santuario de Marza quiere ser un peldaño en la vida, un punto de inflexión en el camino de los buscadores de sentido y de Dios, una historia de amor entre Dios y el hombre.

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you

Consejos para los que quieren empezar a leer la Biblia

En este «Domingo de la Palabra de Dios», siga algunos consejos para comenzar o profundizar la lectura de la Biblia. El P. Marcelo Cervi, Doctor en Teología y miembro del Instituto Secular de los Sacerdotes Diocesanos de Schoenstatt, coordina un grupo de estudio bíblico online y ofrece algunas sugerencias.

Read More »

Abundancia de desafíos: una perspectiva espiritual

En vista de la (sobre)abundancia de desafíos para encontrar una perspectiva espiritual, el P. Peter Falk, sacerdote diocesano del Instituto de Schoenstatt y responsable del Movimiento de Familias de Schoenstatt en la arquidiócesis de Friburgo, fue invitado a ofrecer sugerencias a los participantes.

Read More »