Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Apostolic Movement

Renovamos la Alianza de Amor a la luz del 31 de mayo

By: Dra. Gertrud Pollak

Querida Familia de Schoenstatt en todo el mundo,

Felicitaciones especiales por la celebración del Día de Alianza en este mes jubilar de mayo de 2024.

Con gratitud, alegría y una reflexión renovada, nuestros pensamientos van juntos a Bellavista para el jubileo del 31 de mayo. Este tercer hito nos afecta a todos en todo el mundo y estamos deseando celebrarlo con todos los que puedan estar allí.

Una misión actual que depende de nosotros

El programa preparado y muchos otros acontecimientos en el lugar original y en nuestros países plantean hoy el significado de este hito. El Padre Kentenich no escribió en vano sus pensamientos atentos y sus palabras proféticas en esta larga carta de la Epístola perlonga.

Hoy ciertamente no sólo nos interesa la primera parte, que escribió en Santiago como primera respuesta al informe de visita del obispo. Con la participación de las Hermanas de María, nuestro fundador celebró el 31 de mayo de 1949 el fin de mayo y colocó su carta en el altar del santuario de Bellavista, aún no totalmente terminado. En su alocución a las Hermanas, subrayó que las páginas que ahora reposan en el altar fueron elaboradas, entre otras cosas, gracias a su orante compromiso.

Lo que nuestro Padre está llevando a cabo con las Hermanas en ese momento es un intercambio de impotencia en la firme confianza en la fidelidad de la Virgen. Humanamente es de esperar que el intento de respuesta fracase y provoque indignación. El Fundador sabe que está claramente llamado a «salto mortal tras salto mortal» y lo entrega todo a la Virgen. Ella se glorificará. Pero esto sólo sucederá con la cooperación de las personas que se dejen educar por ella. La unión de todos en la alianza de amor exige fidelidad y pasos conjuntos.

El uno en el otro, el uno con el otro, el uno para el otro

Es significativo y oportuno que el grupo de preparación al jubileo haya tomado como lema las palabras finales de este discurso a las hermanas. La firme voluntad es permanecer fieles las unas a las otras en el camino cotidiano hacia Dios y, por tanto: El uno en el otro, el uno con el otro, el uno para el otro – como dice el lema.

Por supuesto, desde la perspectiva actual, es necesaria una nueva reflexión para hacer realidad las preocupaciones que el P. Kentenich plantea en su carta de cinco partes. Por eso es importante que en todo el mundo nos demos cuenta juntos del significado de este hito e iniciemos los pasos para su puesta en práctica en nuestras respectivas culturas.

Este jubileo tiene un significado real para nosotros

Por eso también es importante para nosotros, como Instituto de las Señoras de Schoenstatt, que una Cruz de la Unidad llegue al Cenáculo de Bellavista con motivo del Jubileo. Habíamos prometido al Presidio Nacional chileno que rezaríamos y ayudaríamos a poner fin a la pérdida de la cruz robada con una nueva cruz. Al fin y al cabo, la Cruz de la Unidad desempeña un papel histórico fundamental para este santuario.

Sabiendo que muchos de nosotros teníamos la misma preocupación, nos sorprendió que a nuestra comunidad, a la que nuestro Padre y Fundador regaló la cruz original -como hizo entonces- se le permitiera ahora regalar la nueva cruz. Por eso no queríamos que fuera una cruz cualquiera, sino de ser posible una de las primeras copias de la cruz original. Así que, para el jubileo, regalaremos una Cruz de la Unidad que estuvo en África hasta 1976. Probablemente se fabricó en las proximidades de la primera copia para Bellavista, para nuestra comunidad de Tanzania de entonces. De modo que este jubileo tiene un significado real para nosotros: Cristo, en unidad con la Mater, hará que la misión de Schoenstatt sea fecunda para la Iglesia y el mundo de hoy. Nos alegra que desde hace meses esta cruz esté recorriendo todos los lugares importantes de Chile, para luego llegar al santuario como un regalo común en alegría y gratitud.

Deseo alegría y confianza en todo el mundo, pero sobre todo fidelidad a lo que fue y es importante para nuestro Padre.

Dra. Gertrud Pollak
Superiora General de las Señoras de Schoenstatt y miembro de la Presidencia General

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you

Hay Santuario porque somos peregrinos

La experiencia de salir de casa y peregrinar a lugares sagrados forma parte de la vivencia religiosa de muchas familias. Pero, ¿cómo se vincula esto con la misión de Schoenstatt y el III Hito Histórico? La Hna. M. Jimena Alliende nos cuenta su experiencia personal y demuestra en la práctica el impacto del 31 de mayo en la vida orgánica de los peregrinos.

Read More »