Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Apostolic Movement

Humildad significa servicio

By: Schoenstatt International

«Un sábado Jesús fue a comer a la casa de uno de los fariseos más importantes, y ellos lo observaban. Jesús notó que los invitados trataban de ocupar los puestos de honor, por lo que les dio esta lección: Cuando alguien te invite a un banquete de bodas, no escojas el mejor lugar. Puede ocurrir que haya sido invitado otro más importante que tú, y el que los invitó a los dos venga y te diga: Deja tu lugar a esta persona. Y con gran vergüenza tendrás que ir a ocupar el último lugar.

Al contrario, cuando te inviten, ponte en el último lugar y así, cuando llegue el que te invitó, te dirá: Amigo, ven más arriba. Esto será un gran honor para ti ante los demás invitados. Porque el que se ensalza será humillado y el que se humilla será ensalzado.» Jesús dijo también al que lo había invitado: «Cuando des un almuerzo o una comida, no invites a tus amigos, hermanos, parientes o vecinos ricos, porque ellos a su vez te invitarán a ti y así quedarás compensado. Cuando des un banquete, invita más bien a los pobres, a los inválidos, a los cojos y a los ciegos. ¡Qué suerte para ti, si ellos no pueden compensarte! Pues tu recompensa la recibirás en la resurrección de los justos.» (Lucas 14,1; 7-14)

Carrera por los mejores asientos

Queridas hermanas, queridos hermanos, conocemos la carrera por los mejores asientos. Tal vez no tan espectaculares como aquí en la boda, pero cuando se trata de conciertos, deportes o lo que sea, quieres tener un asiento donde puedas ver lo que sucede y donde estés justo en el centro.

Lo experimento constantemente, porque vivo en Roma. La gente me pregunta: ¿Dónde hay que estar en la Plaza de San Pedro para poder ver mejor al Papa? Y luego también está la pugna, incluso en los lugares sagrados: se quiere tener el mejor lugar. Y entonces leemos aquí, sí, no debe ser así con ustedes los cristianos; permanezcan humildes, tomen el último lugar, o como acabamos de escuchar, hagan lugar para este. Hazle sitio al otro.

Los primeros en servir

Cuando leí esto, pensé en la elevación de los cardenales este fin de semana y me llamó la atención que entre los que ahora tienen los «mejores asientos», los cardenales deben ser los primeros en servir.

Demut
Foto: Vatican media

Esos asientos no son los mejores para el Papa Francisco, él ve las cosas de manera un poco diferente. Ayer en su homilía habló principalmente de servicio. También los cardenales deben ser los primeros, cuando se trata de servir. El color rojo se debe en realidad a la disposición al martirio por Cristo. Se supone que son los primeros en estar dispuestos a morir por Cristo.

El cardenal más jóven del mundo vive en Mongolia

Entre ellos se encuentra un cardenal, el más joven, de 48 años, el padre Giorgio Marengo, de Italia, que vive en Mongolia. Este es un símbolo de este proceso. Probablemente tiene el primer lugar en Mongolia. Ustedes saben aproximadamente donde está. Hay 3 millones de habitantes y hay 1500 católicos. Y el jefe de estos 1500 católicos pasa a ser un cardenal y no los obispos de las grandes ciudades del mundo.

Por supuesto, el obispo ha sido entrevistado sin descanso. Se puede leer en todas partes, y habla de la humildad que esto significa para él. Y habla de estar abierto al diálogo, ocupando el último lugar, y de que como él, 1500 católicos quieren estar al servicio de los 3 millones de habitantes en Mongolia. Eso tiene que ver con el Evangelio de hoy, que alguien en quien nadie piensa realmente, en la periferia del mundo, es elevado al rango de cardenal.

Y nosotros… ¿buscamos los primeros lugares?

Ahora, cuando pensamos en nosotros mismos, se trata de la vida cotidiana. ¿Buscamos los mejores lugares? ¿Queremos el primer lugar? ¿O queremos simplemente ser humilde, tomando el lugar más bajo, para hacer espacio para los demás, como acabamos de escuchar?: «hacer espacio para este».

¿No es cierto que estamos tan atiborrados de todo tipo de cosas, que nuestros corazones están atiborrados de pensamientos, nuestros armarios están atiborrados de ropa y otras cosas, que nuestros teléfonos móviles están atiborrados de comunicación, de modo que no tenemos espacio para lo que viene?

Hacer lugar para el otro

El otro día, alguien me dijo: «Ahora he borrado Facebook de mi ordenador, porque me doy cuenta de que todo eso me determina demasiado y que ya no tengo espacio para dedicarme a las cosas de verdad».

A veces me siento así cuando visito a las familias y les traigo algo a los niños, están contentos, un breve brillo en los ojos y luego la cosa vuela hacia el rincón. Sí, tienen tanto; no hay más espacio para lo que acaba de traer el nuevo huésped. Así que creo que eso podría significar para nosotros, ocupar el lugar más bajo, practicar la humildad significa hacer lugar y liberarnos de todo aquello de lo que estamos tan llenos, que nuestra sociedad está tan llena.

Poder recibir a alguien, tener atención para algo, para alguien, incluso recibir a Dios conmigo, a veces incluso siendo buenos católicos uno no tiene más tiempo ni espacio. «Solo los humildes pueden recibir un regalo», nos dice el Evangelio, solo los que tienen poco pueden alegrarse inmensamente por un puñado de arroz en estos países donde la supervivencia está en juego, porque pueden aceptar este regalo en la experiencia de la humildad interior.

El Evangelio dice que hay que hacer sitio, que hay que hacer sitio, quizás también en mi propia casa. El Evangelio me motiva a hacer un poco de sitio en mi casa para que puedan entrar otras cosas; a hacer sitio en mi corazón, liberándome de tantas cosas, para que yo tenga sitio para dar a otras personas la oportunidad de tener un hogar en mí.

Humildad significa decirle a Dios: Tú eres lo esencial

La humildad no es posible sin la limpieza. Si lo miramos espiritual y religiosamente, humildad significa, en realidad, valor para servir, coraje para servir; esto está relacionado con el hecho de que me experimento como criatura en relación con el Creador. Entonces, vengo de Dios, vengo del Creador, que es el primero y es todo, y quiero servirle con mi vida. Ese es el profundo significado de la humildad.

Humildad significa la actitud interior hacia Dios: Tú eres lo esencial, Tú eres el amor, Tú eres la fuerza, Tú eres el poder; y yo quiero dirigirme a ti, quiero darte espacio: quiero darte espacio, buen Dios, quiero hacerte sitio en mi vida, en mis ocupaciones, en lo que me impulsa; y si te hago sitio, entonces Tú harás de mí y de mi corazón un pequeño paraíso a través de tu presencia.

Donde podamos practicar esto, estaremos en el lugar correcto: con María. Creo que María y las experiencias aquí con el santuario nos aclaran una y otra vez: María, ese es el lugar de aprendizaje para una sana humildad.

El corazón de María es un corazón plenamente humilde

Enseguida me viene a la mente el Magnificat: sí, los arrogantes -la arrogancia, que es lo contrario de la humildad- son dispersados; los poderosos son derribados de sus tronos, los ricos se van con las manos vacías y los sedientos, los hambrientos, los necesitados reciben regalos, pueden recibir regalos. Sí, ¿qué clase de corazón debía tener María para que Dios pudiera encontrar un lugar en ella?

No solo un poco y al margen y una pequeña oración matutina o una breve oración por la noche, sino de tal manera que Dios pueda llenar completamente a una persona. Sí, eso solo es posible cuando hay mucho espacio, mucho espacio libre, cuando se ha vaciado de lo que no es necesario, para que Dios pueda entrar completamente con su presencia.

P. Kentenich: del orgullo juvenil a la humildad

Son pensamientos sobre este Evangelio y luego recordé que al final de su vida, después de sus 14 años de exilio, el Padre Kentenich habló sobre la misericordia y luego dijo: «Sí, hemos hablado tanto de la misericordia en el pasado, pero que la misericordia puede ser tan grande, tan profunda, tan abarcadora, no lo sabíamos».

Y esto lo dice alguien que, a los 25 años, escribe en su diario que el orgullo será probablemente su verdadero trabajo, su verdadera obra, durante el resto de su vida, que el orgullo es probablemente la limitación que tendrá que trabajar durante el resto de su vida.

Que también sea un regalo para nosotros que al final de la vida podamos decir con toda humildad, sí, que la misericordia, la piedad de Dios, el amor de Dios es tan grande, que no me lo podía imaginar. Amén

P.Heinrich Walter

Esta homilía fue dada por el P. Heinrich Walter el domingo 28 de agosto 2022 en el Santuario Original de Schoenstatt.

Video de la homilía en alemán

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you