Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Movimiento Apostólico

Hay vida en Schoenstatt después de las Ramas de la Juventud Femenina y Masculina

By: Suellen Figueiredo e Ariel Stival

 

La juventud es, sin duda, una de las fases de la vida en la que conocer Schoenstatt y dejarse inflamar por los grandes ideales es mucho más fácil y contagioso.  La transición orgánica de los jóvenes a las demás comunidades del Movimiento fue uno de los retos identificados durante el Congreso de Pentecostés celebrado del 8 al 12 de junio de 2022 en Schoenstatt, lugar de origen del Movimiento de Schoenstatt.

Hoy observamos la realidad de que muchos jóvenes que han participado efectivamente durante años en los grupos de la Juventud Femenina y Masculina de Schoenstatt en sus diócesis, al llegar a la edad adulta, tienen dificultades para hacer la transición a otras comunidades de manera orgánica. Ya no se sienten completamente satisfechos con el contenido y las actividades de los jóvenes. Aunque los ideales se mantienen, su estilo de vida y sus retos son diferentes. Con ello, este cambio necesario, que debería ser algo natural, puede convertirse en un momento de discernimiento.

De la Juventud Femenina (Jufem) a la Liga Femenina (LAFS)

Jaqueline Montoya, ahora en la Liga Femenina (LAFS), nos cuenta cómo fue esa transición tras años de Jufem:

“Participé en Jufem durante muchos años y, obviamente, cuando llegó el momento de decir adiós no fue fácil. Todos los cambios provocan inseguridad y en mi caso no fue diferente. Aunque sabía de la existencia de la Lafs (Liga Apostólica Femenina de Schoenstatt) y conocía a algunos de sus miembros, el cambio de rama también tenía sus retos. Para muchos, el primer impedimento es pensar en la edad, ya que la Liga cuenta con mujeres en diversas etapas de la vida, algunas ya mayores. Sin embargo, este fue un punto que me sorprendió positivamente.

La acogida que recibimos de ellas fue muy especial. En todos los momentos compartidos hasta ahora, hemos visto la apertura de las generaciones mayores hacia las más jóvenes. ¡Hemos visto en ellas la alegría de reencontrarse con el nuevo fuego que ha ido naciendo poco a poco y al mismo tiempo compartir las increíbles experiencias que los años en la liga les han proporcionado!

Llegamos a Lafs con el Centenario Internacional de la Rama y poco después las Bodas de Oro – ¡50 años de fundación en Brasil! Así que estábamos bebiendo de la historia – Nota: Digo llegado en plural porque no sólo fui yo, sino también otras ‘ Sempre Jufens’ que pasaron por este cambio conmigo.

Los desafíos

Creo que el mayor desafío fue entender este nuevo lugar en Schoenstatt, absorber y comprender la belleza del ideal del ‘Tabernáculo Viviente’. En realidad, no se trata de «girar una llave en la cabeza» y borrar el ideal de «¡Lirio del Padre, Tabor para el mundo! Pero, es entender que en esta nueva etapa de la vida estamos llamados a una nueva misión.

Otro desafío es que, como jóvenes, estamos acostumbradas a ser reconocidas por toda la Familia de Schoenstatt, etc. Ahora bien, cuando hablamos de lafs (Liga de Mujeres), no siempre nos conocen y reconocen o saben de nuestra rama. Esto no es una realidad en todos los lugares, pero esto fue un poco de lo que pasamos. También es una buena oportunidad para contar quiénes somos, desmitificar algunas cosas y explicar que sí, que existe la Juventud Lafs, que sí, que los que están en Lafs se pueden casar, entre tantos mitos que escuchamos a menudo.

Estar abierto a lo nuevo

Como todos los «principiantes», en este camino de transición también nos hemos propuesto ir despacio. Actualmente, estoy en un grupo formado únicamente por jóvenes que pertenecían a Jufem. A mediados de año juntas conquistamos la camiseta de Lafs, aprendiendo sobre el ideal, el símbolo, y sólo ahora vamos a renovar nuestra Alianza de Amor con el ideal del Tabernáculo Vivo.

Creo que lo más importante en este proceso de transición a otro rama es estar abierto a lo nuevo, dar a la gente la oportunidad de conocerse sin prejuicios y encontrar su espacio. La juventud es una fase de nuestra vida, pero no es la final. Una vez me pidieron que grabara un video explicando a Lafs y empecé con la frase: ‘Hay vida en Schoenstatt después de Jufem’. Creo que esta afirmación sigue siendo muy válida. Cada uno debe conocerlo y tratar de encontrar su espacio».

De la Juventud Masculina (Jumas)  a la Liga masculina

Y para los chicos, esta transición puede ser más difícil. En muchas regiones todavía no existe una liga de hombres, como nos cuenta Ariel Stival, que hoy está involucrado en la fundación de la Liga de Hombres de Schoenstatt en Frederico Westphalen/RS:

«No es fácil llegar a un momento de la vida y abandonar la Jumas. Los ideales de la juventud se viven de una manera muy fuerte, y para mí especialmente, la Jumas fue un parteaguas. Pero llega un momento en nuestra vida en el que los anhelos de la juventud ya no tienen cabida. Ya estamos pensando en nuestra vida profesional, en formar una familia y echamos de menos estos aspectos en nuestro camino. Es en este momento cuando el fuego de Jumas empieza a ser pequeño.

Pero al contrario de lo que muchos piensan, no es necesario abandonar Schoenstatt, ingresar en la comunidad de hermanos o casarse para tener la oportunidad de elegir una de las ramas de la obra de las familias. La opción para estos jóvenes, que ya no encajan en las Jumas, es la Liga Masculina.

Sí, la transición es difícil, y en mi caso lo fue aún más, porque aquí, en Frederico Westphalen, no existía esta rama, y tuve que fundarla. Sigue en proceso de fundación y apenas da sus primeros pasos. Sin embargo, ya siento que encajo en los ideales de los hombres.

Vivir en la práctica profesional lo aprendido en la Juventud Masculina

La Liga de los Hombres nos presenta a la presencia de María en la nueva sociedad. ¿Cómo ser los hombres nuevos, que tanto predica la JM, dentro de nuestra realidad social, en nuestras obras? Lo que en la Juventud Masculina se aplicaba a la vida escolar y dentro del grupo, ahora avanza a nuevas fronteras para ser verdaderos schoenstattianos en la sociedad en general. Esto me encantó, porque veo en estos ideales un gran desafío. No es fácil, pero tenemos los medios para lograr estos aspectos en nuestra vida.

Estoy muy agradecido a la Juventud Masculina de Schoenstatt. Pero, hoy me siento realizado siendo miembro de la Liga Apostólica de los Hombres».

Liga de Hombres de Schoenstatt

La Liga Apostólica Masculina de Schoenstatt tiene la misma aspiración que la Juventud Masculina: formar nuevos hombres, educados por María, que sean «el Rostro Visible del Padre» aquí en la tierra. Pero con un enfoque especial en el área profesional: en sus entornos de trabajo, con sus colegas y superiores.

En resumen, los miembros están llamados a vivir la santidad de la vida diaria a través de la Alianza de Amor con la Madre y Reina y la vinculación al Santuario. De este modo, colaboran en la misión de María de llevar a Cristo al mundo, con el objetivo de formar auténticas identidades masculinas con una postura de hijo ante Dios y de padre ante los hombres.


Liga Feminina de Schoenstatt

La Liga Apostólica Femenina de Schoenstatt está formada por mujeres de corazón joven, profesionales insertadas y activas en la sociedad.
Sellamos una Alianza de Amor con la Madre Tres Veces Admirable, Reina y Victoriosa de Schoenstatt y descubrimos en ella a la Mujer por excelencia, la Bendita entre las Mujeres y la tenemos como nuestra Educadora.

Conclusión:

La entrada en la edad adulta implica una negociación entre la dependencia y la autonomía. Dentro de un contexto sociocultural más amplio, los procesos que impregnan la transición de la juventud a la edad adulta hoy en día son bastante complejos. Pero, en Schoenstatt es posible obtener ayuda para esto.

Si eres miembro de la Juventud Masculina o de la Juventud Femenina y quieres integrarte en la sociedad, busca las ramas de adultos -la Liga Apostólica Femenina y la Liga Apostólica Masculina-, ya que este proceso te ayudará sin duda en tu trayectoria social.

Fuente: Schoenstatt Brasil 

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you