Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Movimiento Apostólico

Finalización del taller de costura «Buen Futuro» en Burundi

By: Hna. M. Françoise Nimibona

En 2021, la comunidad de las Hermanas de María en Burundi (África Central) abrió un centro de formación en costura llamado «AKAZOZA KEZA – BUEN FUTURO».

Este centro está dirigido a mujeres y niñas con un nivel de estudios primarios que quieran aprender este oficio para mejorar sus vidas y las de sus familias.

Desarrollo de habilidades personales

Además del oficio de costurera, la formación se centra en la vida comunitaria, en el espíritu creativo y trata de desarrollar el talento y las aptitudes de las personas. La situación de pobreza suele impedir que las personas prosperen y crezcan en la fe. El centro de costura permite a las mujeres desarrollar perspectivas positivas. Cada mujer elabora un plan de autofinanciación y desarrolla un proyecto.

Celebración con entrega de certificados

El cuarto grupo de mujeres ha completado este programa de formación y cada una de ellas recibió un certificado durante una ceremonia.

Al principio, las mujeres, junto con sus familias y otros invitados, celebraron una Santa Misa en acción de gracias. En su sermón, el Padre Dismas destacó la importancia de la sastrería. Dijo: «Vosotras vestís el cielo y la tierra. La Virgen María aparece vestida cuando se aparece. Ella también confeccionó para Jesús y lo vistió».

También dio el consejo de no trabajar como otras personas del mundo, que sólo intentan ganar dinero, cueste lo que cueste, sino permanecer honestos, auténticos y justos.

Regalos de la Madre Tres Veces Admirable

A continuación, todos los presentes tomaron asiento en la gran sala. Juliette Kavabuha tomó la palabra y ofreció su más sincera felicitación y consejo a los graduados. Les recordó que este día es uno de los regalos que nos hace la Madre Tres Veces Admirable y pidió a las mujeres que mostraran en su entorno el espíritu que han recibido de este centro. El centro no sólo las había formado en sastrería, sino que también habían recibido formación espiritual.

Expresión de alegría

Una de las 17 mujeres que asistieron al curso de costura tomó la palabra para expresar su alegría. Expresó su sincero agradecimiento a los responsables del centro «Akazoza Keza» y a la profesora, que se había entregado en cuerpo y alma al curso. También dio las gracias a sus compañeros por la buena relación que había reinado entre ellos durante los últimos seis meses. Como muestra de gratitud, les regaló una imagen de San José, que les acompañará en su trabajo como sastres.

El aula de formación se queda pequeña

La hermana M. Françoise también toma la palabra. Contó cómo surgió la idea: la comunidad de las Hermanas de María de Schoenstatt se dio cuenta de la miseria que hay en el país, especialmente en las familias, y de que esta miseria amenaza sobre todo a muchas mujeres y niñas.

De ahí surgió la idea de crear este centro de costura para apoyar a las mujeres y niñas que lo necesitan. Informó de que tienen diez máquinas de coser, pero la sala de formación es muy pequeña y todavía hay muchas mujeres que quieren aprender.

Finalmente, las universitarias schoenstattianas felicitaron a las graduadas y expresaron su alegría bailando. La celebración terminó con un refrigerio.

Fotos: Hna. M. Lisette Seiter, Bujumbura, Burundi

Fuente: Hermanas de María de Schoenstatt – s-ms.org

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you

Se acabó la electricidad en Mutumba y cientos de personas se quedan sin hogar

Un corrimiento de tierras sacudió los terrenos del Centro de Schoenstatt en Mutumba, Burundi, África. 2.485 personas de la región se han quedado sin hogar y sin electricidad. Las Hermanas de Schoenstatt, comprometidas con la dignidad de las familias en la región, están necesitadas de ayuda para recuperar la turbina perdida y ayudar a las familias en situaciones tan complicadas.

Read More »

Ante la saturación tecnológica, ayunos digitales intermitentes

Vivimos en una época de gran saturación digital. Como promedio, la población mundial pasa 6 horas y 37 minutos al día delante de pantallas [1]. Por esta misma razón, muchas personas han renunciado o reducido el tiempo que pasan conectadas durante la Cuaresma. ¿Qué podemos aprender de esto? ¿Qué podemos adoptar en nuestras vidas después de Pascua?

Read More »