Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Movimiento Apostólico

El discernimiento marca la Asamblea Continental del Sínodo en Norteamérica

By:   Por Sor Bernadette M. Reis, fsp - Orlando, FL- Vatican News

 

Los 17 delegados que representan a Estados Unidos y Canadá comenzaron su trabajo para producir la respuesta continental norteamericana para el Sínodo sobre la Sinodalidad. Los grupos de discernimiento se reunieron en la mañana del primer día completo de la reunión, centrándose en cinco preguntas tomadas del Documento de Trabajo para la Etapa Continental.


Sínodo: Comienza el retiro para la Etapa Continental Norteamericana

Cuatro grupos de discernimiento debatieron las tres primeras preguntas y luego informaron a toda la Asamblea. Una voz importante que resonó en el primer grupo es una constante que resuena a lo largo de todo el proceso del Sínodo. Muchas de las personas que participaron en las distintas fases del Sínodo, tanto a nivel local como nacional y continental, expresaron su satisfacción por haber sido incluidas en el proceso y haber tenido la oportunidad de compartir su experiencia de fe. Otra percepción se centró en el beneficio de la metodología de la conversación espiritual en las sesiones de escucha. «Amplía el espacio de tu tienda» también entró en las discusiones de los equipos.

A media mañana, los grupos volvieron a dividirse para abordar las dos preguntas siguientes.

El intento de nombrar a los diversos grupos de personas cuyas voces se echan en falta no solo proporcionó una lista. Los delegados también expresaron la necesidad que tiene la Iglesia de saber cómo llegar a los diversos grupos de distintas maneras para invitarles a participar activamente. La formación a todos los niveles surgió como tema subyacente en relación con los pasos que el Espíritu Santo puede estar indicando para una Iglesia más sinodal.

Durante la tarde, los delegados discernieron los temas principales que ya habían identificado y que surgieron durante las Asambleas Virtuales Continentales. Una vez más, cuatro grupos estudiaron cómo organizar estos temas. Una de las principales preocupaciones que surgió durante el debate en grupo fue la de permanecer fieles a las aportaciones de todas las personas que participaron en las Asambleas Continentales Virtuales. La jornada concluyó con la celebración de la liturgia de la memoria de los Santos Cirilo y Metodio.

Asambleas virtuales de América del Norte: El ejercicio de reunirse como Iglesia

Barbara Dowding, asistente especial del arzobispo de Vancouver, Michael Miller, es una de las personas que contribuyen a la compilación de la respuesta continental al Documento de Trabajo para la Etapa Continental del Sínodo.

En una entrevista con Vatican News, Dowding recuerda que lo más destacado fue su participación en la apertura del sínodo en Roma, acaecida en octubre de 2021.

«Fui una de las cinco personas de Canadá que pudieron estar allí. Participar con ese grupo fue fenomenal. Aprendí mucho sobre el arte del sínodo. Recuerdo claramente que teníamos largas pausas de cinco minutos de silencio entre los debates y allí aprendí realmente a no pensar en lo que iba a decir a continuación. Y me llevó algún tiempo desarrollar realmente ese arte, escuchar auténticamente».

Barbara Dowding aprecia cómo «la gente se sintió bastante libre para expresar sus opiniones, sus pensamientos y sus deseos» en las Asambleas Continentales Virtuales.

Dowding valora el grupo en el que participó, compuesto de unas veinte personas: «Fue una auténtica experiencia de compartir desde el corazón y sin presiones».

«Estar allí, en ese aula del Sínodo donde los obispos se reunían normalmente, y con el Santo Padre allí, fue algo que nunca, nunca olvidaré».

Dowding, quien lleva un tiempo coordinando el sínodo en Vancouver, comparte sus impresiones sobre las asambleas virtuales continentales:

«Lo que más me gustó de las sesiones fue el tiempo de descanso en el que la gente se sentía bastante libre para expresar sus opiniones, y sus pensamientos, y sus deseos. Me pareció que algunas veces nos desviábamos demasiado del tema. Pero siempre al final de la sesión, de alguna manera, alguien -probablemente el moderador- nos devolvía a donde debíamos estar».

«A fin de cuentas, prosigue, cuando escuchamos lo que todos tenían que decir ese día, lo cierto es que reflejaba el documento que estábamos utilizando. Decir que no hubo sorpresas es probablemente cierto. Eran cosas que ya habíamos oído antes».

«Fue un gran ejercicio reunirnos como Iglesia de todo Canadá y Estados Unidos. Fue un buen ejercicio».

 

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you

La sinodalidad como un llamado a un “pensamiento incompleto”

Tener el coraje de “no siempre tener razón” y aceptar otros puntos de vista es parte del espíritu sinodal. Esta es la reflexión que Pedro Pablo Weizenmann presenta en su artículo. El joven brasileño, miembro del Movimiento de Schoenstatt, se encuentra trabajando en la Secretaría del Sínodo de Obispos. El texto es una síntesis del artículo original, que fue escrito para la publicación científica Regnum. La Asamblea General tiene lugar en Roma, entre el 4 y el 29 de octubre.

Read More »