Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Movimiento Apostólico

Positivas experiencias de los schoenstattianos en el encuentro «Juntos por Europa» 2023

By: Heinrich Brehm

Del 16 al 18 de noviembre, más de 20 miembros del Movimiento de Schoenstatt de varios países europeos se encontraban entre los 220 miembros del grupo de promotores de Juntos por Europa, reunidos para su encuentro anual. El mismo tuvo lugar en la Capital Europea de la Cultura, Timisoara, Rumanía. Los presentes vivieron una «Iglesia en movimiento», como la describiera Elisabeth Hagmann, de la Federación de Familias de Schoenstatt de Alemania, y una enriquecedora unidad en la diversidad.

Tilman Müller, estudiante de teología y miembro de la Juventud Masculina de Schoenstatt de Alemania, expresó: «Para mí fue muy enriquecedor ver en el encuentro de Timisoara cómo la unidad en la diversidad puede ser fructífera. A lo largo de los días, entre todos los cristianos de las diferentes confesiones, pude experimentar lo enriquecedor que es el intercambio entre ellos y que esto es posible en absoluta paz unos con otros.»

Impactante experiencia de unidad

El Padre Ludwig Güthlein, director del Movimiento de Schoenstatt en Alemania, también lo subrayó: «Europa a pequeña escala fue un concepto clave en lo que respecta a la coexistencia exitosa de confesiones y grupos étnicos. La diversidad vivida en unidad es una experiencia que tiene lugar en Timisoara a lo largo de muchos años de historia». Es «una inspiración» para la cooperación en la red ecuménica Juntos por Europa.

Un grupo de participantes del Movimiento de Schoenstatt frente a la catedral ortodoxa de Timisoara – Foto: HBrehm

Rebekka Bischoff, miembro fundador de la red alemana «Juventud por la Iglesia», que asistía por primera vez a un encuentro europeo de Juntos por Europa, también quedó impresionada por la experiencia de unidad en la diversidad. «Por la noche, los jóvenes schoenstattianos fuimos a un bar con una mujer rumana, y al día siguiente comimos con dos mujeres ucranianas, que recibieron un regalo de los participantes rusos, lo que realmente me emocionó. Nos hemos reunido tantos países (29 esta vez) y tantos grupos diferentes (50 en total) de las iglesias católica, protestante, libre y ortodoxa, y es posible rezar juntos».

La Noche del Santuario presente: la forma es secundaria

Johanna Denkinger, miembro de la Juventud Femenina de Schoenstatt y del equipo central del festival juvenil Noche del Santuario, también destacó la unidad: «Nunca lo había experimentado así, pero me di cuenta de que si todos aman realmente a Jesús, la forma es secundaria – entonces tienes más que suficiente en común.»

Para Tilman Müller, esta «unidad en Cristo se sintió de la manera más profunda en la oración». Esta «apertura a la diversidad del cristianismo», continuó Müller, no solo le dio la oportunidad de «seguir compartiendo el espíritu de Schoenstatt», sino que también fue para él un desafío y una misión para «traer de vuelta a Schoenstatt la riqueza de esta diversidad y convertirla así en un enriquecimiento para nuestro Movimiento».

P. Ludwig Güthlein, Johanna Denkinger, Rebekka Bischoff y Hna. M. Vernita Weiß – Foto: HBrehm

Schoenstatt en el Grupo Internacional de Apoyo de Juntos por Europa

Como miembro del equipo de coordinación del Grupo Internacional de Apoyo de Juntos por Europa, y por tanto corresponsable de la organización de las jornadas en Timisoara, la Hna. M. Lioba Ruprecht destacó también la unidad en torno a la palabra clave, que se experimentó inicialmente bajo el aspecto de la hospitalidad. «Hospitalidad – el obispo católico de la ciudad era la persona que invitaba. Siempre era de los primeros en la sala; se acercaba a todos y expresaba palabras finales que daban en el blanco: el encuentro le dio la esperanza de que la unidad es posible». El obispo Josef-Csaba Pál adoptó un punto de vista realista: «Las relaciones son un trabajo duro, pero son la única manera de trabajar juntos», expresó la Hna. Lioba.

Los cristianos deben interesarse responsablemente por la política

La Hermana de María de Schoenstatt, que forma parte de la dirección internacional de su comunidad, remarcó el impulso que se llevó de Timisoara en la importante contribución de Eduard Heger, ex Primer Ministro de Eslovaquia. «No dejéis a los políticos a la intemperie. Necesitan vuestra sabiduría, vuestra cercanía, vuestro aliento». Estas palabras de un político que, según sus propias declaraciones, cree en Jesucristo desde hace 22 años y dirige una comunidad carismática en Bratislava, desencadenaron en mí la pregunta: ¿qué puedo hacer yo, concretamente?». Heger dejó claro hasta qué punto los políticos cristianos dependen de la fe viva de los cristianos y lo importante que es para los cristianos en particular «construir relaciones con quienes tienen responsabilidades en nuestra sociedad», cerró la Hermana Lioba.

Reunión en Centro de Convenciones de Timisoara – Foto: HBrehm

El Padre Güthlein también hizo hincapié en esto cuando dijo: «La medida en que el Primer Ministro eslovaco, que ha sido expulsado de su cargo, ha hecho campaña a favor de la implicación de los cristianos en la esfera política, es algo que resuena en mí. Los cristianos, en particular, debemos interesarnos corresponsablemente en la política. No debemos subestimar los esfuerzos de los políticos con motivación cristiana».

La Hermana M. Ilga Dreyer, Superiora Provincial en Liebfrauenhöhe y responsable de la filial de las Hermanas de María de Schoenstatt en Timisoara, relata sobre un encuentro durante la jornada de Juntos por Europa con un matrimonio: «ella era profesora de educación religiosa, protestante hasta hace poco; él, católico, era director de una escuela primaria hasta el año pasado» y sobre la pregunta en el programa de la conferencia «si los políticos no deberían implicarse más cuando se trata del futuro de Europa», la «impactante y conmovedora contribución de Eduard Heger al día siguiente» fue una respuesta elocuente a este debate, dijo la Hermana M. Ilga.

Reconciliación: no reivindicar y acercarse unos a otros

Esto enlaza con otro tema que la Hermana M. Lioba se lleva de esta reunión en Timisoara. «La reconciliación sólo es posible si ambas partes cambian sus expectativas, retiran sus exigencias y se acercan la una a la otra». Es lo que ha aprendido de la aportación de Margaret Karram, presidenta del Movimiento de los Focolares, que estudió judaísmo como cristiana árabe para poder trabajar por la reconciliación entre Palestina e Israel. «Esta es la clave para la ansiada paz en Tierra Santa y también para Rusia y Ucrania». En Timisoara, una ciudad poscomunista que se está abriendo al turismo y tiene un rostro multicultural, «esos pensamientos tienen un impacto aún más profundo», dice la Hermana de María. «Me animan a rezar y a realizar pequeños actos de reconciliación en mi vida cotidiana».

Schoenstatt bien representado: más participación, más intercambio y oración

El proceso central de la red «Juntos por Europa» es la alianza de amor mutuo, subraya la Hermana M. Vernita Weiß, que también es miembro del equipo directivo de la red Juntos por Europa en Alemania. «Fue una hermosa coincidencia que el 18 de noviembre coincidiera con la fecha del encuentro y que Schoenstatt se encargara de organizar el inicio de la jornada. Tal vez sea también un signo de lo fructífera que puede ser nuestra Alianza de Amor, especialmente en este encontrarnos mutuamente». La Hermana de María también se alegró de que «la próxima generación estuviera dispuesta» con algunos de los participantes más jóvenes. Schoenstatt también estuvo bien representado con nuevos temas e inquietudes como «más participación, más intercambio espiritual y más oración».

Fuente: schoenstatt.de

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you

Juntos pela Europa

Una nueva misión para Europa

Representantes de 45 movimientos y organizaciones cristianas (católicos, evangélicos, etc.) se reunieron del 11 al 13 de noviembre en Oporto, Portugal, en una celebración de Juntos por Europa (“TfE”, por “Together for Europe). Discernieron sobre una nueva visión para Europa.

Read More »