Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Movimiento Apostólico

Don Joao en la intimidad: Su hija revela cómo era como padre y esposo

By: Hna. M. Nilza P. da Silva

Cuando hablamos del Diácono Joao Luiz Pozzobon y de su santidad, corremos el riesgo de pensar que su vida familiar estuvo moldeada por situaciones muy diferentes de las nuestras de hoy, que él no enfrentó los mismos desafíos que nosotros. Sin embargo, su familia, como la nuestra, pasó por dificultades y luchas.

No fue fácil ser esposo, padre, profesional y dedicar tantas horas a la Campaña de la Virgen Peregrina. Pero la Alianza de Amor y las gracias del Santuario siempre lo fortalecieron.

Nair Pozzobon, su hija mayor del matrimonio con Vitoria, abre un poco el telón de su vida familiar. Comienza hablándonos de su madre. Al fin y al cabo, Vitoria tenía una personalidad discreta pero fundamental en la vida de Joao Luiz Pozzobon.

Vitoria Pozzobon: una auténtica campesina

Nair dice que su madre era una verdadera campesina. Cuando Vitoria se casó con Joao, no sabía leer ni escribir y era muy tímida. Aprendió muchas cosas de su marido y fue alfabetizada por él (que también tenía pocos estudios). Le ayudaba con gusto en el almacén -sin descuidar sus tareas- y con ello superó un poco su timidez.

Cada mañana, temprano, don Joao llevaba a su mujer una taza de café a la cama. Ella le esperaba por la tarde con un baño de pies preparado para aliviar el dolor por la caminata.

Junto con su marido, Vitoria se ocupó de la educación de sus siete hijos: «¡Era una gran madre! Buena educadora, educaba igual que nuestro padre. De vez en cuando me daba alguna palmada. Nos educaron papá y mamá. Mi madre era muy buena», dice Nair. Cuando la familia recibía visitas, «ella hacía todo lo posible por complacer».

Nair recuerda: «Nunca vimos a nuestros padres pelearse. Mamá era una persona sencilla y nos dijo que nunca se había peleado con papá».

Según Nair, Vitoria no participaba en el Movimiento de Schoenstatt tan a menudo como su esposo, pero «cuando había cosas importantes, ella también iba y nosotros íbamos con ella», añadió su hija. Recuerda que cuando el párroco iba a celebrar misa en la comunidad donde vivían, su madre le preparaba un buen café en casa.

Una familia religiosa

La religión y la vida cotidiana eran una misma cosa en esta familia. Todos aprendían a rezar el rosario a diario y la oración de la mañana desde muy pequeños. El ejemplo de sus padres llevaba a sus hijos juntos a la parroquia. «Siempre íbamos, y no era obligado. Nuestros padres supieron educarnos. No decíamos que no. Todo el mundo iba, nadie dejaba de ir», explica Nair.

Pozzobon llamaba a sus hijos «siete gracias» y demostraba su amor por ellos en sus cuidados, juegos y afecto.

Durante el período de dificultades con los sacerdotes, debido al exilio del P. Kentenich y a los decretos de prohibición en las diócesis, esta sencilla familia pasó por muchas dificultades. Nair recuerda: “Un día, un sacerdote dio un puñetazo en la mesa de nuestra casa. Quería acabar con ella (la Campaña de la Virgen Peregrina). Mi padre estaba muy triste y lloraba. Fue duro para él. Pero mi padre nunca dejó de hacer su apostolado”.

La actitud de respeto de sus padres hacia los sacerdotes influyó en la vida de sus hijos, así que no hubo rebelión. Explica: «Fueron dificultades que tuvimos que pasar porque así era la realidad. Hay que saber sobrellevarlas. Nunca dejamos de ir a misa por estas cosas. Nuestro padre nos educó así y punto».

Las relaciones con la familia y los vecinos

La buena convivencia con vecinos y familiares es otra de las virtudes de esta familia. Nair dice que no hubo problemas de relación con ellos, ni siquiera con algunos inquilinos que tuvieron en determinadas épocas.

Cuando la madre adoptiva de Vitoria, que siempre fue considerada como una madre, venía a visitar a su hija, el don Joao «le daba su cama a su suegra para que durmiera en ella. O cuando venía su madre, pasaba lo mismo. Su madre no venía muy a menudo, porque vivía lejos, pero su suegra vivía cerca y siempre venía».

Joao estuvo casado con Tereza Turcato, pero enviudó pronto, con dos hijos pequeños. Luego se casó con Vitoria Filipetto, con quien tuvo cinco hijos más.

Huéspedes bienvenidos

También había una tía que vivía con la familia Pozzobon. Nair cuenta: “Mi tía vivía con nosotros. Había perdido a su madre cuando tenía 15 meses, así que fue mi madre quien prácticamente la crió. Cuando mi madre se casó, mi tía lloró y quiso irse con su hermana Vitoria. Mi padre la llevó a nuestra casa y ella ayudó en casa hasta que se casó. Se casó cuando tenía unos 32 años. Mi padre también ayudaba en casa por las tardes, cuando las tiendas estaban cerradas. Mi madre iba a la cocina a preparar la cena y mi padre jugaba con nosotros para distraernos y que mi madre pudiera trabajar”.

El amor de padre

La hija de don Joao también recuerda que, cuando se casó, su padre la visitaba constantemente para saber cómo les iba a ella y a su marido. Cuando Nair cumplió 45 años, su padre le escribió una carta en la que le contaba los detalles de su espera y alegría por su nacimiento. Sabía que su padre la quería, porque se lo demostraba. «A veces, en ocasiones como nuestro aniversario, papá nos escribía una carta y se disculpaba si no había sido un buen padre».

Sus hijos Humberto y Nair

Visitar a sus padres con sus hijos pequeños era una fiesta: «Mamá hacía todo lo que podía para alegrarnos. Era muy cariñosa con mis hijos y siempre pensaba que era demasiado pronto para que nos fuéramos. A veces, cuando nos despedíamos, mamá lloraba y nos decía que nos quedáramos un poco más».

Para terminar, Nair recuerda un acontecimiento notable de su vida: «Una cosa que quiero decir: Perdí a mi hijo de casi 19 años. Falleció tan joven. Si no hubiera sido por la educación espiritual que nos dio papá, el dolor habría sido mucho mayor. Pero como tenemos fe y hemos aprendido a recibir todo lo que nos llega, nos ayudó mucho. Mi padre me quería mucho».

Fuente: Schoenstatt Brasil – schoenstatt.org.br

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you

Don João Pozzobon y el rezo del Rosario

Lenta y orgánicamente, el siervo de Dios João Luiz Pozzobon fue incrementando sus oraciones diarias. Llegó a rezar 15 rosarios al día. Lo hacía mientras caminaba con la Virgen Peregrina y también mientras realizaba sus tareas domésticas. Por ejemplo, ponía marcas en el mango de su azada para rezar mientras escardaba. Según él, cuando quieres mucho a alguien, sueles repetir su nombre. Y Juan intentaba repetirlo tantas veces como podía: Ave María…

Read More »