El presbítero Lucas Chiappe, del Instituto Secular de los Padres de Schoenstatt, fue ordenado sacerdote por el obispo de Quilmes, monseñor Carlos Tissera. La misa se celebró el sábado 25 de noviembre en la Iglesia Dios Padre, en Nuevo Schoenstatt de Florencio Varela. Concelebraron la Eucaristía sacerdotes schoenstattianos y diocesanos.

En la homilía, monseñor Tissera destacó: “De la unión con Cristo depende la fecundidad de nuestra vida. La gloria del Padre está en que den muchos frutos. La fecundidad del hombre glorifica a Dios que, al crearlo, le pidió: ‘¡Sé fecundo!’, y en esta fecundidad tiene mucho que ver la oración”.

“La fecundidad de la vida no está simplemente en producir, en multiplicar obras, en gastar energías, en sumar planes y proyectos, sino que está en la intensidad de su amor al hermano”, destacó.

Has contemplado y compartido el amor de María

Dirigiéndose al ordenando, monseñor Tissera manifestó: “Serás quien presidirá la comunidad de los discípulos misioneros de Jesús partiendo el Pan de vida, por tus gestos y palabras consagrarás el Cuerpo y la Sangre de Cristo para los hermanos. En esa escuela del amor eucarístico, el Señor, pan de vida, te irá formando sacerdote para su pueblo. Dejate amasar por Él y por el pueblo santo de Dios, para ser pan de bondad para todos, todos, todos, como nos insiste el Papa Francisco. Hoy serás sacerdote para siempre. Todo de Dios y de su pueblo”.

Recientemente, el P. Lucas trabajó unos meses en el Santuario Nacional de la Virgen de Luján en Argentina. El obispo continuó diciendo: “La mano del Señor te trajo este último tiempo a la casa de la Virgen en la Argentina, la basílica de Luján. La Virgencita es testigo de todo este tiempo valioso de tu vida; junto a ella, has aprendido a amar como ella ama. Has contemplado y compartido el amor de María a su pueblo, y has compartido las alegrías y las penas de tantas mujeres y tantos hombres que peregrinan al santuario para ser cubiertos por el manto de la Madre”.

Sacerdote y amigo de Dios para los hombres

“Serás sacerdote, el amigo de Dios para los hombres, el que sabe escuchar con interés, hablar con oportunidad y hacer cotidianamente el camino con los otros. Serás la presencia del Señor entre los hermanos. Te deseo que seas hombre de Dios, que vive siempre la intimidad gozosa del Padre para comunicar incesantemente a Dios a los demás, en la Palabra, la Eucaristía y en la simple presencia”, dijo el obispo.

Finalmente, señaló: “Serás hombre de Iglesia, con una perfecta fidelidad a su misterio, con un inmenso cariño por tu obispo, tu superior, con una generosa entrega de servicio a todo el pueblo de Dios que te fuere confiado”.

“Permanezcan en mi amor” (Jn. 15,9)

En sus palabras finales, el P. Lucas agradeció a toda la Familia de Schoenstatt de los lugares donde estuvo, especialmente a la Familia de San Isidro, pues fue allí donde tuvo la gracia de conocer el Santuario, sellar su Alianza de Amor y descubrir su vocación. También mencionó a las muchas personas que lo acompañaron a lo largo de sus años de formación.

“Un 24 de septiembre de 2013 Jesús movió muy fuerte mi corazón. Dos días después mientras rezaba le respondí que si a ese llamado que sentía que me hacía a seguirlo como sacerdote, como Padre de Schoenstatt. En estos diez años de formación la Virgen María a través de muchisimas personas me fue enseñando a ‘permanecer en su amor’ como nos dice Jesús (Jn. 15,9) y elegí como lema de ordenación. Me confío a tu oración para vivir siempre este don con generosidad y alegría al servicio de los demás”, escribe el neosacerdote.

Luego de su ordenación, el sacerdote Lucas Chiappe presidió el domingo 26 y el lunes 27 de noviembre sus primeras celebraciones en el santuario de Schoenstatt de San Isidro y en el santuario Los Olmos de Pilar.

En tanto, el jueves 29 de noviembre y el domingo 3 de diciembre, a las 19, celebrará la Eucaristía en la parroquia Santa Rosa de Lima de Bragado y en el santuario Nuestra Señora de Luján, respectivamente.

Con información de aica.org