Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Movimiento Apostólico

«Ángeles ante la necesidad», 100 personas son recibidas en Maria Rast.

By: Manfred Görgen

La demolición de un puente ferroviario estaba prevista para el domingo 1 de agosto de 2021. Este puente está situado sobre el río Erft entre Kreuzweingarten y Kirspenich. Eso fue necesario tras la catástrofe de las inundaciones.  2000 personas tuvieron que ser evacuadas por precaución. En realidad, se planeó como una operación rutinaria, pero las cosas resultaron ser diferentes y se convirtieron en una prueba de paciencia para muchas personas de esta región, con varias explosiones que duraron todo el día.

«Ángeles ante la necesidad«, las Hermanas de María de Schoenstatt transformaron su centro en un centro de evacuación por un día.

A las Hermanas de María de Schoenstatt en Maria Rast, cerca de Euskirchen, se les pidió que acogieran a cien personas el domingo. Por supuesto, las Hermanas del Centro de Schoenstatt, Maria Rast estaban dispuestas a cooperar con los servicios de rescate locales, el Servicio de ayuda Maltesa, el Servicio de ayuda técnica y el cuerpo de bomberos de Euskirchen. Poco después de las 8 de la mañana del domingo, las primeras personas, algunas de ellas postradas en cama, llegaron a Maria Rast como evacuados de emergencia con sólo lo esencial. Las Hermanas de María Rast demostraron ser muy buenas anfitrionas y «ángeles en la necesidad».

 

En lugar de la sirena para despejar la zona, suena la campana del Santuario.

Una vez más, Maria Rast hizo más que honor a su nombre, sobre todo porque la demolición resultó ser mucho más difícil de lo esperado y, por lo tanto, la gente tuvo que aguantar unas nueve horas. No fue hasta el final de la tarde del domingo cuando el sordo estruendo de la explosión pudo oírse hasta Maria Rast. Sin embargo, después no se escuchó la habitual sirena de «todo despejado», sino que en María Rast, la Hna. M. Dagmara, responsable de la casa, hizo sonar la campana del Santuario de Schoenstatt, en persona, con la participación de las 150 personas presentes. Después, tras más de nueve largas horas de espera, todos los evacuados pudieron volver a casa, algunos de ellos en autobuses especiales

La Capilla de Schoenstatt, un buen lugar para rezar

Por supuesto, muchas personas también aprovecharon para encender velas y rezar a la Madre de Dios y a Dios durante el tiempo de espera, que  duró más de nueve horas. El Santuario de Schoenstatt es un buen lugar para ello. Esto lo experimentaron tanto los que ya son huéspedes habituales de Maria Rast como los que estaban allí por primera vez.

Durante el largo tiempo de espera, el personal de Malteser se ocupó de nuestro bienestar físico. Hubo bebidas y muchos dulces, y para el almuerzo hubo una deliciosa sopa de chícharos. Y cuando el Capellán Winkler de Euskirchen se dio cuenta que los pasteles que ofrecían en  «Maria Rast» se habian terminado, fue a una Pasteleria a Euskirchen a comprar más.

Una pareja de ancianos también se quedó encantada con las Hermanas de María. «Venimos de Rheinbach, hemos perdido pertenencias y ahora seguramente tenemos que quedarnos aquí unas semanas, pero con gusto. Nos sentimos muy cómodos gracias a los buenos cuidados y a que mi marido y yo seguimos teniéndonos el uno al otro y nos mantenemos unidos con más firmeza que antes, incluso en nuestra vejez.»

 

Gratitud por los «ángeles en la necesidad”

Al final, hubo gratitud mutua: No sólo las hermanas, sino también sus párrocos, el padre Groß de Maria Rast y el Capellán Winkler de Euskirchen, expresaron su gratitud por la gran convivencia. Los servicios de emergencia, el Malteser, el Technisches Hilfswerk y el centro de operaciones del cuerpo de bomberos de Euskirchen también expresaron su agradecimiento entre aplausos.

El agradecimiento especial de todos los evacuados y de los servicios de emergencia fue, naturalmente, para todas las incansables hermanas. Han demostrado espontáneamente ser buenos anfitriones y sensibles a la hora de escuchar. Así, el largo tiempo de espera durante el día no fue demasiado largo para muchos.

La joven L., de 19 años, de Euskirchen, que acaba de terminar el bachillerato y ha comenzado un año social con Malteser en el servicio de rescate, se sintió sobrecogida por tanta ayuda y también gratitud por parte de todos.

Mientras que durante mucho tiempo el Coronavirus había contribuido a que estuviéramos casi distanciados unos de otros, ahora la necesidad de muchas personas está devolviendo la comunidad y la unión y reuniendo a la gente de nuevo, ¡especialmente en lugares tan hermosos como Maria Rast!

 

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you