Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Schoenstatt
Apostolic Movement

Solidaridad en medio del horror de la guerra. ¿Dónde está nuestro hogar?

By: Claudia Brehm

Una cruel guerra asola Ucrania desde hace semanas. El sufrimiento sobrehumano, la muerte, la huida, la violación, la tortura, el hambre, la interminable lucha diaria por la existencia, mantienen a la gente en vilo, en medio de los insoportables y deshonestos intentos de explicación y las falsas acusaciones del aparato de propaganda ruso.

La guerra de agresión y las crueles masacres generan una gran voluntad de ayuda por parte de los países vecinos, otros países europeos y otros continentes. Las familias schoenstattianas húngaras que viven cerca de la frontera con Ucrania y los ucranianos occidentales que no están directamente afectados por la guerra están ayudando todo lo posible a los que han huido y a los que quieren quedarse en el país.

Una pareja de profesores del oeste de Ucrania, Nóra e István Bardos, miembros del Movimiento de Schoenstatt, asiste a los refugiados. István relata:

«Estamos contentos de saber que nuestros hijos están a salvo. Quién sabe cuándo podrán volver a casa nuestros hijos conscriptos, y qué podemos considerar como hogar. En la última semana de febrero hubo mucha acción, trabajo extra, viajes, organización. Estuve en Budapest, Hungría, en una misión de interpretación como voluntaria en las estaciones de tren del Oeste y del Este. Allí ayudé a numerosas madres con niños que se apresuraban a coger el tren, llevando su equipaje y proporcionando asistencia de traducción.

Ahora mi esposa Nóra y yo estamos de regreso en casa, aquí en el oeste de Ucrania. Como educadores, realizamos la formación en línea, que es más dificultosa que la enseñanza directa, y requiere diferentes habilidades. Nóra tiene tareas recurrentes de 12 horas en su escuela, que se ha convertido en un refugio de emergencia. Se ocupa de los diversos problemas de los refugiados, que dependiendo del grupo, son entre 70 y 80. En nuestra escuela no hay ni duchas ni agua caliente, por lo que todavía no se ha alojado aquí a ningún refugiado. Las aulas son utilizadas principalmente como almacén por la ciudad. Además de las clases, estamos constantemente a la espera.

Siempre atentos a servir

En cuanto llega una llamada, tenemos que empacar. Hoy, por ejemplo, bancos y ropa de cama, en otra ocasión alimentos, mantas, etc., todo lo cual se transporta a la zona de guerra hacia el este y el sur. En Caritas también ayudo a empaquetar y transportar los artículos de ayuda con nuestro propio vehículo. A veces, las familias de refugiados -a menudo procedentes de Járkov- llegan a altas horas de la noche y les buscamos alojamiento. Hacemos lo que podemos, pero cada vez somos menos, muchos de nosotros también estamos huyendo. Mientras tanto, hemos tenido ensayos del coro: el Domingo de Ramos y el Viernes Santo cantamos la Pasión. Yo canto los solos de tenor y bajo en una sola persona, porque por lo demás nuestro coro está formado solo por sopranos y contraltos.

Pronto el ejército me llamará a mí

Los hombres más jóvenes se han ido todos. Estoy algo protegido por mi edad, cumplí 60 años hace unos meses. Dado que todos los hombres de 18 a 60 años están luchando ahora, tenemos que esperar que el límite de edad se amplíe pronto hacia abajo y hacia arriba. Entonces me tocará a mí también y tendré que ir. Tenemos que acostumbrarnos a vivir en la incertidumbre y el miedo sobre el destino de nuestros seres queridos, familiares, amigos y comunidades.

La población de nuestra ciudad ha cambiado, el parque de la ciudad está lleno de niños y madres y de gente pegada a sus teléfonos móviles. El número de participantes en la vida de la Iglesia ha disminuido. Nosotros también tenemos que elegir: ¿Celebraremos la Pascua en casa con nuestra comunidad y participaremos activamente en las celebraciones como antes, o preferiremos a la familia y lo celebraremos con nuestros hijos en el extranjero? Pero nuestra casa no ha sido destruida y no tenemos que pensar dónde podemos empezar una nueva vida, como lo tienen que hacer millones de personas. Agradecemos al Señor por proveernos y darnos la fuerza para ayudar a otros con nuestras habilidades y oportunidades que la providencia de Dios nos brinda“.

Alianza de Amor vivida en medio del horror

Otras familias escriben que lo que más sufren es la separación como familia, pero se alegran de que algunos miembros de la familia hayan podido encontrar alojamiento en Hungría. Una familia informa de que sus hijos se contagiaron de Corona. Uno de los niños quedó tan afectado que tuvo que ser hospitalizado durante mucho tiempo, afortunadamente en Hungría. Una madre de familia cuyo marido lleva mucho tiempo trabajando en Hungría espera fervientemente que no reciba una orden de llamada a filas y tenga que ir a la guerra. Los ucranianos de Occidente, que no están directamente afectados por la guerra, hacen todo lo que pueden con la Orden de Malta, Caritas, en jardines de infancia, escuelas y albergues de refugiados, para poder ayudar lo más eficazmente posible a sus compatriotas afectados en la huida.

Alianza de Amor concreta. Que la Virgen proteja a todos bajo su manto protector.

Nota: es posible colaborar con las Hermanas y a los Padres de Schoenstatt de Polonia, que abren sus casas para recibir a refugiados ucranianos muy necesitados de todo tipo de ayuda.

 

dónde está nuestro hogar

Share

with your loved ones

Related articles that may interest you