Hace unos días se produjo un gran corrimiento de tierras en el flanco del valle del río Kirassa, en Burundi, al sur del Centro de Schoenstatt de Mutumba. Cuando la tierra empezó a moverse el viernes 19 de abril por la tarde, la gente se apresuró a salir de sus casas para ponerse a salvo. Al oscurecer, se produjo el corrimiento de tierras, que mató a un niño y provocó que 2.485 personas perdieran todas sus pertenencias. 375 casas quedaron destruidas y 500 hectáreas de tierra cultivada se precipitaron al abismo. Doce casas nuevas del proyecto Kirassa quedaron completamente destruidas. La central hidroeléctrica de la estación misionera dirigida por las Hermanas de María de Schoenstatt, cuya turbina no solo suministraba electricidad a la estación, también se vio afectada.
No es la primera vez que el río Kirassa afecta a la central hidroeléctrica. Ya en 2016, el río se salió de su cauce tras una fuerte tormenta y llenó de lodo y piedras el canal de entrada de la central hidroeléctrica, lo que provocó su cierre. Esta central suministraba electricidad a ocho escuelas, al centro de salud con su departamento de obstetricia, a muchas pequeñas empresas artesanales (taller de costura, peluquería, aserradero, etc.) y al centro misionero de las Hermanas de María de Schoenstatt. (Foto: Seizer)

La turbina está enterrada e inutilizable

La magnitud del desastre se hizo evidente a la mañana siguiente. La colina situada en el lado sur del río Kirassa se había deslizado y había bloqueado todo el río. La tierra de la colina enterró completamente la turbina hidráulica y el primer pilón de la línea eléctrica. El camino hacia la turbina, que desde 1978 había suministrado electricidad no solo a la estación misionera de las hermanas, sino también a toda la comunidad de la colina, a todas las escuelas, al centro de salud, al taller de artesanía, a la parroquia y a los hogares de las familias, ya no es transitable. Después de que el agua empezara a retroceder, el río encontró más tarde otra ruta.

Se están buscando nuevas formas de suministrar electricidad, especialmente al centro de salud

La población de los alrededores del centro de Schoenstatt es muy pobre. Muchos lo han perdido todo a causa de este desastre natural. Buscan ayuda de las Hermanas de muchas maneras. Para las Hermanas de María, mantener el funcionamiento del centro de salud es de vital importancia para la población de toda la región. La comunidad agradece haber podido obtener diesel para el generador de emergencia al día siguiente del desprendimiento, de modo que el equipo más necesario pueda utilizarse en el centro de salud al menos temporalmente y se disponga de luz en caso de emergencia. Dado que el diesel y la gasolina son difíciles de conseguir y muy caros en Burundi, las necesidades de energía no pueden cubrirse con un solo generador a largo plazo.
La carretera de acceso a la antigua central hidroeléctrica ya no existe (Foto: Seizer)
“Estamos pensando cómo podemos continuar”, dice la superiora de las Hermanas. “Llevamos mucho tiempo intentando conseguir una conexión del Estado a la central eléctrica de Kabezi, algo más alejada, pero hasta ahora sin éxito. Tenemos que insistir”. Como Burundi no tiene suficiente electricidad en general e incluso en la capital económica Bujumbura, se producen repetidos cortes. Una conexión a Kabezi probablemente no sería una solución segura. Por eso, las hermanas quieren intentar instalar un sistema fotovoltaico.
Muchas personas han perdido todas sus pertenencias. Doce casas nuevas del proyecto Kirassa (los tejados azules de la foto) también quedaron completamente destruidas (Foto: Seizer)

Oportunidades de ayuda

Las Hermanas de María de Mutumba necesitan todo aporte posible para proporcionar ayuda de emergencia a las familias afectadas y reconstruir el suministro eléctrico. Donativos en línea - haga clic aquí Cuenta de donativos en Alemania:  Missionszentrale Vallendar, Liga Bank eG, IBAN DE10 7509 0300 0000 0589 20, BIC GENODEF1M05, Palabra clave: Erdrutsch Mutumba Contacto a través del Centro Misionero de las Hermanas de María de Schoenstatt: sr.mariana@schoenstaetter-marienschwestern.org