[vc_row row_height_percent=»0″ override_padding=»yes» h_padding=»2″ top_padding=»4″ bottom_padding=»4″ back_color=»color-lxmt» overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ column_width_percent=»100″ shift_y=»0″ z_index=»0″][vc_column column_width_use_pixel=»yes» position_vertical=»middle» align_horizontal=»align_center» gutter_size=»3″ overlay_alpha=»50″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ shift_y_down=»0″ z_index=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»900″][vc_custom_heading heading_semantic=»h3″ text_color=»color-vyce» sub_lead=»yes» subheading=»Desde su fundación en 1914, el amor a María ha estado en el corazón de Schoenstatt y su espiritualidad. Schoenstatt es profunda y devotamente mariano y experimenta cómo el amor a María abre nuevas vías para una relación vibrante con Cristo, con el Espíritu Santo y con Dios Padre, y a una renovación del amor al prójimo y a uno mismo.»]La identidad de Schoenstatt es inseparable de su relación única con María[/vc_custom_heading][/vc_column][/vc_row][vc_row row_height_percent=»0″ override_padding=»yes» h_padding=»2″ top_padding=»4″ bottom_padding=»4″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ column_width_percent=»100″ shift_y=»0″ z_index=»0″][vc_column column_width_use_pixel=»yes» gutter_size=»3″ overlay_alpha=»50″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ shift_y_down=»0″ z_index=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ width=»1/1″ column_width_pixel=»1090″][vc_row_inner row_inner_height_percent=»0″ overlay_alpha=»50″ gutter_size=»3″ shift_y=»0″ z_index=»0″][vc_column_inner column_width_percent=»100″ gutter_size=»3″ expand_height=»yes» overlay_alpha=»50″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ shift_y_down=»0″ z_index=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ css_animation=»left-t-right» width=»2/6″][vc_single_image media=»250″ media_width_percent=»100″ media_ratio=»one-one»][/vc_column_inner][vc_column_inner column_width_percent=»100″ position_vertical=»middle» gutter_size=»3″ overlay_alpha=»50″ shift_x=»0″ shift_y=»0″ shift_y_down=»0″ z_index=»0″ medium_width=»0″ mobile_width=»0″ css_animation=»right-t-left» animation_delay=»200″ width=»4/6″ el_class=»padding-left»][vc_column_text el_class=»fix-text»]La devoción mariana es camino en Schoenstatt a una relación más personal y comprometida con las personas de la Trinidad. Esto no es sorprendente, dada la estrecha unión de María con la misión de su Hijo. Tampoco es sorprendente que este amor haya ayudado a muchos a convertirse en una relación más personal y fructífera con el prójimo y con uno mismo, ya sea a través de una mayor madurez en la vocación, una vida familiar con vínculos más profundos o un ambiente de trabajo más cristiano.

A través de su acción en el Santuario, María ha ayudado a muchos a superar la soledad, la ansiedad y la baja autoestima, y a tener el valor de llegar a otros y encontrar soluciones para dificultades familiares, sociales, de relación, etc.

La devoción mariana ha ayudado a muchos también a amar a la Iglesia. Recordamos palabras que el Papa Juan Pablo II dirigió a la Familia de Schoenstatt en una audiencia en 1885:

«Una auténtica espiritualidad mariana conduce a un profundo amor por la Iglesia».
En el Santuario de Schoenstatt, la Madre de Dios actúa como madre y educadora de todos los que se confían a ella. María ayuda a formar mujeres y hombres nuevos en una nueva comunidad.[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row]