Schoenstatt 4 de mayo de 2022

"¡Ustedes son mi carta de recomendación!". (2Cor 3:2) Querida Familia de Schoenstatt, el 3 de mayo de 2022, la diócesis de Tréveris publicó la decisión del obispo Dr. Stephan Ackermann de suspender el proceso de beatificación del Padre Kentenich (véase el comunicado de prensa de la diócesis y la declaración de la Presidencia Internacional). El Obispo destaca expresamente que con la suspensión del proceso no se emite ningún juicio sobre la vida y la obra del Padre Kentenich. Él quiere fomentar una investigación más profunda y libre. Querida Familia de Schoenstatt, por mucho que nos duele esta noticia, creemos firmemente que Dios siempre nos guía, también a través de las dificultades. Esto vale para las numerosas cuestiones del mundo y de la sociedad. Esto también vale para la Iglesia y para Schoenstatt en tiempos turbulentos y desafiantes. Se nos invita a buscar juntos lo que Dios quiere decirnos y cómo debemos responder. Una beatificación y canonización no es un fin en sí mismo. Quizás la Virgen quiere, más bien, que nos comprometamos más con la misión de nuestro Fundador y la fecundidad de su carisma en la Iglesia para nuestro tiempo. "Busquen primero su reino y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura". (Mt 6:33) Se nos pide reconocer y anunciar más profundamente el auténtico Padre Kentenich, con su grandeza y sus límites, pero sobre todo en su figura profética y provocadora. Él fue y sigue siendo un signo de contradicción. Asumimos la nueva situación como una oportunidad y un reto para investigar y dar a conocer la verdad histórica en profundidad, con seriedad y en libertad. Nuestra tarea es compleja y costará mucho tiempo, energía y también recursos financieros. Por nuestra parte, queremos hacer todo lo posible para que el Padre Kentenich y su mensaje sean estudiados y dados a conocer a fondo. Él mismo siempre tuvo esta inquietud. Varios círculos y un grupo de investigación internacional ya están trabajando intensamente en ello. Sobre todo, vemos en estos acontecimientos una llamada de Dios a anunciar aún más el mensaje de Schoenstatt con nuestra vida. A través de nuestro esfuerzo por una vida cristiana auténtica, que responda a nuestra época, y a través de nuestro compromiso apostólico, queremos dar testimonio del Fundador y así hacer fructificar su carisma en la Iglesia. La obra debe hablar por el fundador. Como escribe S. Pablo a los corintios: "¡La única carta de recomendación que necesitamos son ustedes mismos!". (2Cor 3:2). Es en este sentido que entendemos el reto que nos lanzó el Santo Papa Juan Pablo II: "Canonízenlo ustedes". Aceptamos el reto. Hoy más que nunca. Al comienzo de mayo, mes de María en muchos países, encomendamos todo a la Santísima Virgen:

¡Tua res agitur! ¡Clarifica te! (¡Se trata de tu causa, glorifícate!)

P. Juan Pablo Pater Juan Pablo Catoggio     Descargar la carta a la familia de Schoenstatt Internacional